Nuestra aversión a «regresar a la normalidad» va más allá de la oficina. Este es el porqué

(CNN) – Cuando las áreas interiores de los restaurantes reabrieron en mi ciudad, vi a tres mujeres de veintitantos años gritar y chismorrear con vino Zinfandel en un negocio local. Estuve allí, brevemente, con mi mascarilla N95 para recoger mi comida para llevar.

En ese momento se me ocurrió que, por mucho que echaba de menos cenar en restaurantes, no me perdía eso. No quería estar en la mesa junto a gente ruidosa, incluso cuando sus aerosoles ya no contenían un contagio mortal.

Existe la posibilidad de reiniciar

Para ser claro, quiero que la pandemia termine, pero hay tantas cosas a las que no quiero volver. Compañeros de trabajo estornudando en espacios de trabajo abiertos, por ejemplo. Centros comerciales abarrotados el fin de semana. Brunch de cumpleaños obligatorios. U horas de cóctel de cualquier tipo en las que tengamos que relacionarnos y charlar con extraños. Uno de los aspectos positivos del distanciamiento físico forzado ha sido la oportunidad de reiniciar: mantener cerca a aquellos que consideramos queridos y renunciar con gusto a tener que dar excusas a todos los demás.

«No quiero volver nunca a lo que solía significar la normalidad», dijo Tori Neville, una profesional de las Comunicaciones, quien ha estado trabajando desde su casa en Hudson Valley, Nueva York, desde que comenzó la pandemia, el año pasado. «Me encanta trabajar desde casa y no tener que hacer cosas solo para mostrar la cara. Mi vida es tan tranquila, mi ansiedad ha disminuido. Estoy más conectada con mi familia y conmigo misma. Mi enfoque es más claro que nunca».

¿Quién volverá a los espacios abarrotados?

Más del 50% de los empleados no quieren volver a la vida de oficina, según un estudio reciente de Pew. Pero si bien puede ser fácil no extrañar los desplazamientos en horas pico y las salas de conferencias heladas, muchos también han desarrollado una aversión a los pasatiempos sociales que antes disfrutaban y a los que ahora no pueden imaginar volver.

Andy Humm, un activista LGBTQ y creador de medios que escribió críticas teatrales durante más de 30 años, no puede imaginarse volver a espacios abarrotados como antes. «Si alguna vez volvemos, incluso si esta pandemia ha terminado por completo, espero que usar mascarillas en teatros y cines auténticos se convierta en la regla», comentó.

¿Alguno de los que alguna vez nos considerábamos mariposas sociales nos hemos convertido en alhelíes durante un año de estancia en casa? ¿Somos, quizás, más perspicaces acerca de cómo podríamos planificar salidas sociales después de un año de repensar cómo los encuentros sociales podrían dañarnos?

Sabemos más que nunca que nuestro tiempo en este planeta es limitado, y simplemente no vale la pena reunirnos con ese viejo amigo de la universidad que nunca nos gustó tanto de todos modos. O nuestra relación recompensa-riesgo ya no valora una comida con gente ruidosa en la mesa de al lado.

Algunas personas están más ansiosas

Algunos de nosotros estamos más ansiosos socialmente de lo que estábamos. Después de todo, muchos de nosotros tuvimos más de un año de entrenamiento para deshacer los impulsos sociales que hemos construido durante toda la vida: abrazar a ese viejo amigo, ayudar a ese viejo a cruzar la calle, charlar con ese colega después de la reunión.

Sin embargo, más de un año evitando las interacciones sociales, con mascarillas que hacen que esos encuentros que tenemos sean más incómodos, nos ha convertido a algunos de nosotros en torpes idiotas que se sienten más cómodos plantando tomates en nuestros jardines pandémicos que recibiendo la brisa con un conocido en un cena de jubilación de un compañero de trabajo. Quizás siempre hemos sentido esta aversión a las obligaciones sociales y queremos aferrarnos a una vida ermitaña después de una pandemia.

«Dado que nuestro calendario social ha sido limitado durante el último año, llenarlo puede resultar estimulante para algunos y causar ansiedad a otros», dijo Judith Zackson, directora clínica de Zackson Psychology Group en Greenwich, Connecticut.

Algunas personas se apresurarán a reunirse

Las personas más jóvenes se sentirán más desesperadas por reconectarse físicamente, según Zackson, y se apresurarán a volver a la pompa y las circunstancias de las rutinas diarias y los compromisos sociales, algo que ella llama un «revés del confinamiento».

Las personas mayores, sin embargo, pueden tardar más en volver a la escena para minimizar su riesgo. El patrón puede seguir para los introvertidos y extrovertidos, respectivamente, con algunos apoyándose en su nivel de comodidad para quedarse y otros corriendo con los brazos abiertos hacia la multitud.

La pandemia también puede haber sacado a flote partes de nosotros mismos que antes no se habían descubierto, el introvertido interior en la mariposa social anteriormente extrovertida, y viceversa.

«Algunos de mis pacientes que lucharon con la ansiedad social comenzaron a flexionar sus músculos de la comunicación durante el covid-19», contó Zackson. «Estar en su propio espacio aumentó la confianza, la apertura y el pensamiento reflexivo con diferentes personas con diferentes puntos de vista.

«Esta experiencia les dio una nueva perspectiva, desafió sus creencias negativas y facilitó el regreso a las actividades normales en persona mientras continuaban las interacciones en línea», agregó.

El aislamiento también puede provocar disfunción social

Sin embargo, el aislamiento físico también puede conducir a una disfunción social, como lo demuestran múltiples estudios, incluido un estudio de 2019 en The New England Journal of Medicine.

Los investigadores estudiaron los efectos de los expedicionarios con un aislamiento social extremo en la Antártida y determinaron que «la exposición a la monotonía ambiental y el aislamiento físico tienen efectos nocivos en el cerebro».

Sin embargo, se podría argumentar que una nueva orientación en torno a la búsqueda de la satisfacción informada por un año de distanciamiento físico inducido por la pandemia no es del todo negativa.

Estos 3 consejos mejorarán tu relación de pareja 1:33

Si eras un noctámbulo antes del covid-19, apiñado en los bares abarrotados, y ahora tu búsqueda de placer viene en forma de leer un buen libro solo acurrucado en el sofá con una taza de té caliente o una copa fría de Chardonnay, no es del todo malo.

Si sales de la pandemia con más discernimiento sobre cómo gastas tu precioso tiempo y con quién, solo es tuyo y solo tú eres quien puede decidir. Y si alhelí o ermitaño no son apodos que estás listo para usar a largo plazo, solo prepárete para ponerte el sombrero de la paciencia la próxima vez que tu compañero de trabajo no pare de hablar sobre el juego de la noche anterior cerca del dispensador de agua.

Allison Hope es una escritora y nativa de Nueva York que prefiere el humor a la tristeza, los viajes a la televisión y el café a dormir.

coronavirus
Covid-19

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver