ANÁLISIS | Sin vacunas, sin liderazgo, sin un final a la vista. Así se convirtió Brasil en una amenaza global

(CNN) — La temperatura marcó 35 grados Celsius el martes, pero la humedad la hizo sentir peor. En medio del sofocante calor de fin de verano en Río de Janeiro, Brasil, Silvia Silva Santos sostuvo a su madre de 77 años mientras caminaban hacia la puerta de la clínica.

«Ya hemos venido aquí dos veces pero no ha logrado vacunarse», dijo Silva Santos. «Ella simplemente hace cola y luego no hay más vacunas y tenemos que irnos».

En la puerta, Silva Santos le preguntó al guardia si podía darle una vacuna a su madre. Muy consciente de que las cámaras de CNN la observaban, rápidamente la hizo pasar.

Unos cinco minutos después, la pareja volvió a salir, con malas noticias expresadas en sus rostros.

«Creo que esto está muy mal», afirmó Silva Santos, claramente enojada y frustrada. «Ahora tendremos que volver a averiguar cuándo tendrán las vacunas, nunca se sabe cuándo será eso».

Esa frustración se extendió por la multitud de ancianos cuando a una persona tras otra se le negó la primera dosis de una vacuna, luego de que el estado de Río de Janeiro suspendiera su campaña de vacunación porque se había quedado sin suministros de vacunas.

«Esto es un desastre, un desastre total», comentó una mujer a CNN después de que le negaran la vacuna. «¿Quién tiene la culpa de todo esto? Creo que nuestros líderes, nuestros políticos apestan».

El personal médico transporta a un paciente en una camilla en un hospital de campaña el 11 de marzo de 2021 en Santo Andre, Brasil.

La creciente tormenta perfecta

La crisis del covid-19 en Brasil está en su peor momento. Casi todos los estados del país tienen una ocupación de UCI del 80% o más, según un análisis de CNN con datos estatales. Hasta el viernes, 16 de los 26 estados estaban al 90% o más, lo que significa que esos sistemas de salud han colapsado o corren un riesgo inminente de que suceda.

Los promedios de siete días de casos nuevos y muertes adicionales son más altos que nunca.

En los últimos 10 días, aproximadamente una cuarta parte de todas las muertes por coronavirus en todo el mundo se han registrado en Brasil, según un análisis de CNN.

«Son señales claras de que estamos en una fase de aceleración muy crítica de la epidemia y no tiene precedentes», indicó Jesem Orellana, epidemiólogo brasileño.

Si las vacunas son la mejor forma de salir de esta pandemia mundial, Brasil tiene un largo camino por recorrer para lograrlo.

Hasta el viernes, menos de 10 millones de personas en un país de alrededor de 220 millones habían recibido al menos una dosis, según datos federales de salud. Solo el 1,57% de la población estaba completamente vacunada.

Ese es el resultado de un programa de implementación lento que ha estado plagado de retrasos. Durante el anuncio de su plan de distribución a principios de febrero, el gobierno prometió que en marzo estarían disponibles unas 46 millones de dosis de vacunas. Pero se ha visto obligado en repetidas ocasiones a reducir esa cifra, y ahora prevé solo 26 millones para fin de mes.

La producción local de lo que según los gobiernos eventualmente será de cientos de millones de dosis de la vacuna Oxford-AstraZeneca apenas acaba de comenzar. Las primeras 500.000 dosis fueron entregadas y celebradas por los principales funcionarios del Ministerio de Salud en Río de Janeiro esta semana, a pesar de tener meses de retraso.

«[No hay] vacunas en una cantidad suficiente para que realmente tenga un impacto en este momento», dijo Natalia Pasternak, microbióloga brasileña, quien dijo que no será hasta bien entrada la segunda mitad del año antes de que haya suficientes vacunas disponibles para tener un impacto sustancial en la epidemia.

Si las vacunas seguirán siendo escasas en el futuro previsible, las únicas formas restantes de controlar el crecimiento exponencial de la epidemia en Brasil son los métodos que el mundo ha escuchado hasta la saciedad: distanciamiento físico, sin grandes multitudes, movimientos restringidos y buena higiene.

Pero en muchos lugares de Brasil, eso simplemente no sucede. En la bulliciosa Río de Janeiro, es fácil encontrar multitudes sin máscaras caminando por las calles, conversando en espacios reducidos.

Aunque las famosas playas de la ciudad están cerradas este fin de semana, los restaurantes y bares podrán estar abiertos hasta las 9 p.m. y muchos probablemente estarán llenos.

Varios estados han impuesto restricciones mucho más severas, incluidos los toques de queda nocturnos, pero los líderes locales luchan contra el liderazgo federal, o la falta de él, decidido a mantener las cosas abiertas.

El presidente Jair Bolsonaro, un escéptico del covid-19 que se ha burlado de la eficacia de las vacunas y no ha obtenido una públicamente, anunció el jueves que tomaría acciones legales contra ciertos estados en la Corte Suprema del país, alegando que es la única persona que puede decretar toques de queda, algo que ha prometido no hacer nunca.

A pesar de que miles de personas mueren a causa del virus cada día, el mandatario afirma que la verdadera amenaza proviene del daño económico impulsado por las restricciones para controlar el virus.

Millones de simpatizantes de Bolsonaro siguen su ejemplo, cuestionando abiertamente las regulaciones locales de distanciamiento físico y uso de máscaras.

Todo esto sería lo suficientemente preocupante por sí solo, pero se ve agravado por una realidad profundamente preocupante: la propagación de las variantes de covid-19.

‘La gente no se da cuenta de cuánto peor es la P.1’

La variante P.1 se descubrió por primera vez en Japón. Las autoridades de salud detectaron la mutación viral en varios viajeros que regresaban del estado de Amazonas, una región aislada en el norte de Brasil repleta de selva tropical.

CNN informó desde la región a fines de enero, donde una brutal segunda ola de covid-19 diezmó la ciudad de Manaus.

Casi dos meses después, cada vez más investigaciones apuntan a la variante P.1 como un factor crucial no solo en el brote de Manaus, sino también en la crisis nacional que enfrenta Brasil actualmente.

Un estudio de la principal fundación de investigación médica de Brasil, Fiocruz, de principios de marzo encontró que de los ocho estados brasileños estudiados, las variantes de covid-19, incluida la P.1, prevalecían en al menos el 50% de los casos nuevos.

Se sabe que la variante se transmite más fácil, hasta 2,2 veces, según un estudio reciente. Eso es más transmisible que la variante B.1.1.7 ampliamente identificada por primera vez en el Reino Unido, que es hasta 1,7 veces más transmisible, según un estudio de diciembre.

Ese mismo estudio también encontró que las personas tienen entre un 25% y un 65% más de probabilidades de evadir la inmunidad protectora existente de infecciones anteriores que no fueran de la P.1.

Finalmente, sigue habiendo preocupaciones de que las diferentes vacunas podrían no ser tan efectivas contra la variante P.1.

Aunque un estudio reciente del Reino Unido encontró que «las vacunas existentes pueden proteger contra la variante del coronavirus brasileño», CNN habló con varios epidemiólogos que siguen preocupados.

«El mundo no ha comprendido la terrible realidad potencial que podría representar la variante P1», dijo el Dr. Eric Feigl-Ding, epidemiólogo. «La gente no se da cuenta de cuánto peor es la P1».

Brasil se convierte en un peligro global

En medio de la propagación viral de Brasil se encuentran dos amenazas adicionales distintas.

Una, la fácil propagación de la variante P.1 existente al extranjero. Ya está en al menos dos docenas de países y el conteo y los viajes internacionales desde y hacia Brasil todavía están abiertos para la mayoría de los países.

Dos, si la variante P.1 se creó aquí, también pueden hacerlo otras.

«La pandemia fuera de control en Brasil causó la variante», dijo Pasternak, el microbiólogo brasileño. «Y causará más variantes. Va a causar más mutaciones porque esto es lo que sucede cuando dejas que el virus se replique libremente».

Bajo las leyes de la evolución viral, se crean nuevas variantes para intentar que el virus se propague más fácilmente. En el camino, se pueden crear iteraciones más peligrosas.

«Más variantes significa que hay una mayor probabilidad de que una de estas variantes realmente pueda escapar a todas las vacunas, por ejemplo», explicó Pasternak. «Es raro, pero podría suceder».

Eso, dice, convierte a Brasil en un peligro global, no solo para sus países vecinos sino para otros en todo el mundo.

«Todo esto en conjunto debería hacer sonar las alarmas en todos los países del mundo para ayudar a Brasil a contener la P1, no sea que todos suframos el mismo destino del colapso del sistema hospitalario brasileño», dijo el Dr. Feigl-Ding.

Con la falta de vacunas y un gobierno que no está dispuesto a tomar las medidas necesarias para evitar que eso suceda, no está claro cómo mejorarán las cosas en Brasil en el corto plazo.

Eduardo Duwe contribuyó a este informe.

coronavirus
Covid-19