Cómo se compara la actual crisis fronteriza entre Estados Unidos y México con el pico de la era Trump en 2019

(CNN) — El presidente Joe Biden no es el primer presidente de EE.UU. que se enfrenta a un número creciente de migrantes en la frontera con México, y no será el último. Las fluctuaciones en los flujos migratorios son comunes, independientemente del partido que esté en el poder, como fue evidente en 2019 durante la crisis fronteriza bajo el entonces presidente Donald Trump.

Es difícil comparar la situación actual con la de los últimos años debido a las circunstancias drásticamente diferentes, en parte relacionadas con la pandemia. Hay varios factores en juego, incluido el deterioro de las condiciones en América Latina, la demanda represada para ingresar a EE.UU. y una relajación percibida de la aplicación de la ley bajo Biden, que están llevando a los migrantes a la frontera a un ritmo que parece ser acelerado.

Todo eso podría encaminar a 2021 a superar a 2019 en el número de personas detenidas en la frontera. El mes pasado se encontraron poco más de 100.000 personas, 24.000 más que en febrero de 2019.

Y el número de niños no acompañados que cruzaron la frontera entre Estados Unidos y México en marzo está en camino de superar a mayo de 2019, el mes más alto de ese año en arrestos de menores, según a los datos preliminares revisados por CNN.

Esto es lo que debe saber sobre la situación en la frontera:

¿Está abierta la frontera?

No del todo. La administración de Biden se apoya en una ley de salud pública invocada por la administración de Trump para expulsar rápidamente a los migrantes que se encuentran en la frontera entre Estados Unidos y México, generalmente adultos solteros y algunas familias.

En febrero, por ejemplo, la mayoría de los migrantes encontrados en la frontera entre Estados Unidos y México fueron inmediatamente devueltos, y algunos de ellos intentaron cruzar nuevamente. Los números habían comenzado a subir de manera constante el verano pasado.

De los casi 97.000 migrantes que cruzaron la frontera ilegalmente en febrero, alrededor de 70.100 fueron rechazados, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza  de EE.UU. (CBP, por sus siglas en inglés). Esos números pueden reflejar algunas personas que cruzan varias veces. Si no fuera por esa política de la era Trump, generalmente serían procesados y estarían bajo la custodia de Estados Unidos.

Eso es similar a cómo estaba operando la frontera durante el último año bajo Trump, excepto por una diferencia: los niños migrantes no acompañados no están siendo expulsados.

La administración de Biden, en el caso de los niños, revirtió el proceso ya que era prepandémico, aceptando niños no acompañados en EE.UU. y transfiriéndolos a la custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos, que está a cargo de su cuidado.

«Con los niños, estamos viendo algo único que es más grande que lo que hemos visto antes», dijo Andrew Selee, presidente del Migration Policy Institute, un grupo de expertos no partidista. «Con los adultos también estamos viendo números más grandes que en los últimos años, pero no están entrando».

MIRA: Migrantes hondureños parten hacia EE.UU.: tienen más esperanza en las nuevas políticas de Biden que en un futuro dentro de su país

¿Cuándo fue la última crisis fronteriza y qué tan grave fue?

En 2019, la administración de Trump enfrentó un gran número de familias y niños que llegaban a la frontera sur de Estados Unidos. Durante el año fiscal 2019, la Patrulla Fronteriza arrestó a más de 473.000 familias migrantes y alrededor de 76.000 niños migrantes no acompañados.

El flujo de migrantes sobrepasó los recursos del Gobierno, lo que provocó hacinamiento en las instalaciones de la Patrulla Fronteriza y, en algunos casos, se vio a niños durmiendo en el suelo.

En mayo de 2019 se registró el mayor número de detenciones en general: 144.000.

¿Cómo se compara 2019 con 2021 para los niños?

En cuanto a los menores no acompañados, la cantidad de menores arrestados en la frontera en marzo probablemente superará fácilmente el máximo registrado en mayo de 2019, cuando alrededor de 11.400 menores no acompañados fueron arrestados, según datos preliminares del gobierno que CNN ha revisado.

La tendencia es inconfundible. En febrero, más de 9.200 niños no acompañados fueron arrestados por la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos en la frontera entre Estados Unidos y México, frente a los 5.694 de enero, según las últimas estadísticas disponibles de la CBP.

En mayo de 2019, en el apogeo de esa crisis, la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos arrestó a 11.475 niños no acompañados. En febrero de ese año, arrestó a 6.817 niños no acompañados.

Aún estamos a principios de año, razón por la cual el ritmo acelerado de arrestos es tan preocupante. Las tendencias estacionales nos dicen que los números aumentan en primavera y verano.

¿Cómo se compara 2019 con 2021 para adultos y familias?

En cuanto a las familias, las cifras de este año no son las que eran en 2019, pero podrían subir.

«Hace dos semanas hubiera dicho que esto no se parecía en nada a 2019. El hecho de que ahora un alto porcentaje de familias sean admitidas significa que es probable que veamos un aumento exponencial de familias que cruzan», dijo Selee.

Las familias de México y los países del Triángulo Norte son enviadas de regreso a México a menos que México no tenga la capacidad para recibirlas, dijo el Departamento de Seguridad Nacional en un comunicado este mes. En otras palabras, si México no los acepta, se procesan en EE.UU.

Ese cambio puede viajar de boca en boca y resultar en más familias en la frontera.

Mira dentro de las instalaciones de detención de migrantes 1:19

¿Por qué va la gente a EE.UU.?

La pandemia ha cobrado un precio dramático en América Latina, donde los casos de covid-19 y las muertes se han disparado y las economías que alguna vez se proyectaban para crecer se han diezmado. La región también se vio afectada por dos devastadores huracanes. Se espera que la disminución del crecimiento económico en 2020, según el Servicio de Investigación del Congreso, empeore la desigualdad de ingresos y la pobreza en la región.

Eso, combinado con las demandas represadas y la percepción de que la administración de Biden es más indulgente, ha impulsado la migración.

Las políticas de la era Trump que prohibían a las personas ir a Estados Unidos también contribuyeron a que más personas esperaran en México para ir a Estados Unidos.

Además de rechazar a los migrantes durante la pandemia, la administración de Trump había empujado a los solicitantes de asilo no mexicanos a México hasta su fecha de audiencia en Estados Unidos, dejando a decenas de miles languideciendo en malas condiciones en México.

«Hemos tenido poco más de un año (de Protocolos de Protección al Migrante), dos años, y luego el Título 42 y eso creó una anomalía real en el sentido de que teníamos a cientos de miles de personas preparadas en México listas para venir: centroamericanos», dijo John Sandweg, un exalto funcionario de Seguridad Nacional bajo la administración de Obama. «Creo que eso está jugando un papel importante y está aumentando artificialmente los números».

¿Por qué los niños, en particular, están cruzando solos?

Hay muchas razones diferentes por las que los niños migrantes viajan solos a Estados Unidos. Los años de reportajes de CNN en la frontera y las conversaciones con expertos revelan un hilo conductor: no es una decisión que ninguna familia tome a la ligera.

Muchos de estos niños, a quienes el gobierno llama «menores no acompañados», solicitan asilo cuando llegan porque huyen de la persecución, la violencia de las pandillas y otras formas de crimen organizado. Las terribles circunstancias económicas en sus países de origen también pueden contribuir a sus decisiones de marcharse.

Algunos padres inicialmente hacen el viaje con sus hijos, animados por declaraciones engañosas que usan los contrabandistas para atraerlos a la caminata. Pero las familias a veces se encuentran tomando decisiones diferentes una vez que llegan al norte de México y llegan a comprender las realidades de la frontera.

En 2019, por ejemplo, algunos padres comenzaron a enviar a sus hijos solos al otro lado de la frontera una vez que se dieron cuenta de que el gobierno de Estados Unidos estaba sometiendo a las familias a una política de la era Trump que los obligaba a permanecer en México, pero no a los niños que viajaban solos.

Wendy Young, presidenta de Kids in Need of Defense, una organización que trabaja con niños no acompañados, dijo que algunos niños que están cruzando ahora habían sido devueltos a México bajo Trump.

LEE: La Patrulla Fronteriza ha detenido a más menores inmigrantes no acompañados en lo que va de marzo que en todo febrero, según muestran datos preliminares

¿Qué sucede después de que llegan los niños migrantes?

Una vez que los niños están bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza, se entregan al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés), que se encarga del cuidado de los niños migrantes.

HHS supervisa una amplia red de refugios donde se ubica a esos niños hasta que puedan ser reubicados con patrocinadores, como un padre u otro familiar, en Estados Unidos. Pero ha tenido poco espacio después de operar con una capacidad limitada como resultado de la pandemia.

Durante la última semana, HHS abrió o anunció nuevas instalaciones, equipadas para niños, para comenzar a albergar a los niños que cruzan la frontera sur de EE.UU., y ha pasado a la entrega rápida de algunos niños a los patrocinadores. Hay alrededor de 11.300 niños bajo la custodia del HHS.

Según Seguridad Nacional, en más del 80% de los casos, el niño tiene un familiar en Estados Unidos. Una vez que se reúnen, los niños continúan con sus procedimientos de inmigración, en los que un juez de inmigración finalmente decide si pueden permanecer en el país.

Catherine Shoichet de CNN contribuyó a este informe.

Frontera México-EE.UU.

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver