Funcionarias de la ONU condenan a la Junta de Myanmar después de que más de 100 civiles fueran asesinados en un día

(CNN) — Dos altas funcionarias de la ONU condenaron a la Junta militar de Myanmar a raíz del día más sangriento de protestas contra el golpe militar que derrocó al gobierno electo del país, luego de que los manifestantes desafiaran el golpe una vez más el domingo.

Al menos 114 personas murieron el sábado durante manifestaciones en 44 pueblos y ciudades de todo el país, según un recuento del medio de comunicación independiente Myanmar Now. CNN no ha podido confirmar de forma independiente la cantidad de personas muertas.

En una declaración conjunta, Alice Wairimu Nderitu, asesora especial de la ONU para la Prevención del Genocidio, y Michelle Bachelet, alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, instaron a las fuerzas armadas de Myanmar a «dejar de matar inmediatamente a las mismas personas a las que tienen el deber de servir y proteger».

Las funcionarias también «condenaron enérgicamente los ataques generalizados, letales y cada vez más sistemáticos de las fuerzas armadas de Myanmar contra manifestantes pacíficos, así como otras graves violaciones de los derechos humanos desde que tomaron el poder el 1 de febrero de 2021».

El relator especial de la ONU para Myanmar dijo que el ejército estaba llevando a cabo «asesinatos en masa» y pidió al mundo que aísle a la Junta y detenga su acceso a las armas.

Según el último recuento de la Asociación de Asistencia para Presos Políticos, una organización sin fines de lucro, al menos 423 personas han muerto en Myanmar desde el golpe militar del 1 de febrero.

Al menos seis niños entre las edades de 10 y 16 estaban entre los muertos el sábado, Día de las Fuerzas Armadas de Myanmar, según informes de prensa y testigos, informó Reuters.

A pesar del derramamiento de sangre, algunos manifestantes volvieron a las calles el domingo para manifestarse contra las fuerzas armadas de Myanmar en partes de Yangon y otros distritos de Myanmar.

Las transmisiones en vivo del domingo mostraron a personas marchando para protestar contra los militares en Phayar Then Zu a lo largo de la frontera entre Tailandia y Myanmar, llenando las calles. Algunos manifestantes también tomaron las calles en Magway y Myingyan, según Myanmar Now.

MIRA: Militares en Myanmar parecen haberle declarado la guerra a su propia gente, según enviado ante la ONU

Los residentes dijeron a los medios locales que las fuerzas militares habían estado disparando indiscriminadamente en Yangon desde temprano en la mañana. Las imágenes compartidas en redes sociales pretenden mostrar que al menos un hombre fue asesinado a tiros en el municipio de Hlaing el domingo.

Los medios locales también informaron que las fuerzas de seguridad dispararon a una mujer en la cabeza en Mon Ywa, en el centro de Myanmar.

Un residente de Mandalay de 40 años fue baleado y quemado vivo por tropas militares, según Myanmar Now, que citó a residentes y un guardia nocturno en el vecindario de la víctima. Su informe agregó que los lugareños no pudieron ayudar a la víctima debido a los «continuos disparos de las tropas».

También en Myingyan, Mandalay, una mujer de 24 años murió y otras dos resultaron heridas cuando los pistoleros del régimen golpista abrieron fuego contra los manifestantes el domingo, según Myanmar Now.

El medio de comunicación independiente también informó del asesinato de una enfermera de 20 años el domingo en Monywa. Su informe dice que la enfermera recibió un disparo en la cabeza por parte de los militares mientras atendía a otras personas heridas por los militares. Según los informes, formaba parte de un equipo de rescate. Un hombre que aún no ha sido identificado también fue asesinado a tiros por los militares junto con la enfermera, agregó Myanmar Now.

En otro incidente, informó que una activista por los derechos de las mujeres, parte de la organización «Mujeres por la Justicia» en Myanmar, fue asesinada por los militares durante una represión contra una protesta contra el golpe en Kalay, Sagaing.

La agencia de noticias Reuters informó, citando testigos, que las fuerzas de seguridad de Myanmar abrieron fuego el domingo contra personas reunidas en la ciudad de Bago para el funeral de una de las 114 personas muertas el día anterior. No hubo informes inmediatos de víctimas en los disparos.

CNN no puede verificar los informes de forma independiente.

CNN también ha solicitado repetidamente comentarios a las fuerzas armadas de Myanmar, pero no ha recibido respuesta.

MIRA: FOTOS | Poderosas imágenes satelitales revelan la magnitud de las protestas en Myanmar

‘Acciones vergonzosas y cobardes’

El derramamiento de sangre del sábado provocó una renovada condena occidental, con países como Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Europea alzando la voz.

Pero las críticas extranjeras y las sanciones impuestas por algunas naciones occidentales hasta ahora no han logrado influir en los líderes militares, como lo han hecho las protestas casi diarias en todo el país desde que la Junta tomó el poder y detuvo a la líder electa Aung San Suu Kyi.

«Saludamos a nuestros héroes que sacrificaron vidas durante esta revolución y debemos ganar esta REVOLUCIÓN», publicó uno de los principales grupos de protesta, el Comité de Huelga General de Nacionalidades (GSCN), en Facebook, según Reuters.

El relator especial de la ONU, Tom Andrews, dijo que era hora de que el mundo actuara, si no a través del Consejo de Seguridad de la ONU, entonces a través de una cumbre internacional de emergencia. Dijo que a la Junta se le debería cortar el financiamiento, como los ingresos por petróleo y gas, y el acceso a las armas.

«Las palabras de condena o preocupación son francamente huecas para el pueblo de Myanmar mientras la junta militar comete asesinatos en masa contra ellos», dijo en un comunicado.

Nderitu y Bachelet calificaron los asesinatos de «acciones vergonzosas, cobardes y brutales de los militares y la policía, quienes han sido filmados disparando a manifestantes mientras huyen, y que ni siquiera han escatimado contra niños pequeños».

«Esta situación también ha puesto en mayor riesgo a las ya vulnerables minorías étnicas y religiosas en Myanmar, incluidos los rohingya», dijo su declaración conjunta.

Pidieron a la comunidad internacional que actúe y agregaron: «La comunidad internacional tiene la responsabilidad de proteger al pueblo de Myanmar de crímenes atroces».

El alto oficial militar de Estados Unidos y casi una docena de sus homólogos dijeron en un comunicado que unas fuerzas armadas profesionales deben seguir las normas internacionales de conducta «y son responsables de proteger, no de dañar, a las personas a las que sirven».

Los militares tomaron el poder diciendo que las elecciones de noviembre ganadas por el partido de Suu Kyi fueron fraudulentas, una afirmación desestimada por la comisión electoral del país.

Suu Kyi permanece detenida en un lugar no revelado y muchas otras figuras de su grupo también están bajo custodia.

Ataques aéreos

También han estallado intensos combates entre el ejército y los grupos étnicos armados que controlan franjas del país, según Reuters.

Los aviones militares mataron al menos a dos miembros de la milicia de la Unión Nacional Karen (KNU) en un bombardeo cerca de Tailandia y muchos civiles huyeron a través de la frontera, dijo David Eubank, fundador de Free Burma Rangers, una organización de ayuda.

En un ataque aéreo de los militares el sábado, al menos tres civiles murieron en una aldea controlada por la KNU, dijo un grupo de la sociedad civil. La milicia dijo anteriormente que había invadido un puesto del ejército cerca de la frontera, matando a 10 personas, informó Reuters.

Unas 3.000 personas huyeron a través de la frontera del estado de Karen hacia Tailandia el domingo, informó Reuters, citando a un grupo activista, la Organización de Mujeres Karen, y al medio de comunicación Thai PBS.

Los enfrentamientos estallaron el domingo entre otro grupo armado, el Ejército de Independencia de Kachin, y los militares en el área de extracción de jade de Hpakant en el norte. Las fuerzas de Kachin atacaron una comisaría y los militares respondieron con un asalto aéreo, informaron los medios de Kachinwaves.

No hubo informes de víctimas.

Un portavoz de la Junta no respondió a las llamadas de Reuters en busca de comentarios sobre los asesinatos o los combates.

El general mayor Min Aung Hlaing, el líder de la junta, dijo durante un desfile para conmemorar el Día de las Fuerzas Armadas que los militares protegerían a la gente y lucharían por la democracia.

Sarah Dean y Radina Gigova de CNN contribuyeron a este informe.

Myanmar