El pequeño vehículo lunar de los Emiratos Árabes Unidos se enfrentará a grandes desafíos en la Luna

Dubái (CNN) — El mes pasado, los Emiratos Árabes Unidos se convirtieron en el primer país del mundo árabe en poner una nave espacial en órbita alrededor de Marte. Pero mientras celebra el logro de su sonda Hope, un grupo de científicos emiratíes ya está comprometido en otra hazaña histórica: construir un vehículo lunar.

El vehículo será otra primicia regional, y es más pequeño que cualquier rover que haya aterrizado en la Luna.

Hasta la fecha, los rovers Yutu de 310 libras (140 kilogramos) de China son los más livianos que han realizado aterrizajes lunares, en 2013 y 2019. Pero los de Emiratos Árabes Unidos pesarán menos de una décima parte de eso. Con alrededor de 54 centímetros de largo y ancho, y 76 centímetros de alto, pesará aproximadamente 10 kilogramos con su carga útil.

MIRA: La superluna de gusanos ayudó a desbloquear el canal de Suez

La misión Emirates Lunar, que se lanzará en 2024, tiene como objetivo viajar a una parte de la Luna que nunca ha sido alcanzada por un rover. Aún no se ha revelado el lugar exacto de aterrizaje, pero el objetivo es comprender mejor cómo varían el polvo y las rocas lunares a lo largo de la Luna.

«Si piensas en el mundo y dices que visitaste 10 lugares, no puedes decir que conoces toda la Tierra, así que pasa lo mismo con la Luna», dice Sara Al Maeeni, científica del proyecto del Centro Espacial Mohammed Bin Rashid Centro eççen Dubai. «Esperamos ver cosas nuevas en el nuevo sitio y comprender más acerca de los cuerpos sin aire».

Los cuerpos sin aire son objetos espaciales que carecen de atmósfera, como la Luna, los asteroides y el planeta Mercurio. Sin una atmósfera que los proteja, sus superficies constantemente están siendo cambiadas y erosionadas por la radiación solar, los meteoritos y el polvo.

El equipo espera examinar de cerca el suelo de la Luna, registrar su temperatura, analizar cómo el polvo lunar se adhiere a diferentes superficies y observar el impacto de la radiación solar.

Nombrado Rashid, en honor al difunto Sheikh Rashid bin Saeed Al Maktoum, exgobernante de Dubai, el rover llevará seis instrumentos científicos a bordo, además de sistemas de comunicaciones, energía y movimiento.

Mantener el peso colectivo del equipo por debajo de las 22 libras es un desafío en sí mismo, dice Al Maeeni, pero construir un rover tan pequeño crea otros obstáculos.

La temperatura en la Luna varía dramáticamente entre el día y la noche. En el área que será explorada por la Misión Lunar de los Emiratos, se espera que las temperaturas oscilen entre menos 328 grados Fahrenheit (menos 200 grados Celsius) por la noche, hasta 176 grados Fahrenheit (80 grados Celsius), durante el día, según Al Maeeni. Los vehículos más pequeños se ven más afectados por los cambios de temperatura externos.

«Para los rovers más pequeños sobrevivir a un ciclo completo de día y noche, diría que es muy difícil», dice Armin Wedler, científico investigador de exploración planetaria en el Centro Aeroespacial Alemán. «En el rover que se enfría a la temperatura ambiental y luego se calienta nuevamente, eso podría dañar su sistema».

MIRA: La NASA quiere generar energía sustentable con paneles solares en la Luna

Se espera que el rover Rashid opere solo durante un día lunar, equivalente a 14 días en la Tierra, evitando el frío de la noche lunar, por lo que no necesita pasar por la fase de recalentamiento.

Sin embargo, como lo han hecho las misiones lunares anteriores, el equipo intentará volver a despertar el rover al día siguiente, para probar si sus sistemas pudieron sobrevivir a las bajas temperaturas. «No funcionará completamente, solo estamos buscando cualquier tipo de respuesta … incluso si es solo un pitido», dice Al Maeeni.

Otro desafío es generar, almacenar y distribuir energía suficiente para mantener todos los sistemas en funcionamiento, dado el espacio limitado para paneles solares y baterías. Eso significa maximizar la eficiencia energética.

«Por ejemplo, el sistema de comunicación pesa alrededor de 400 gramos en total y usa solo de 4 a 5 vatios», dice Al Maeeni. «Así que establecer una señal tan lejos de la Tierra, a casi 385.000 km (de distancia), es realmente increíble».

Se están desarrollando rovers más pequeños que Rashid, pero ninguno ha hecho aún el viaje a la Luna. El «Iris» de 4,5 libras (2 kilogramos) está siendo construido por estudiantes de la Universidad Carnegie Mellon, en Pensilvania, en colaboración con la NASA. Se espera que lancen este año en una misión lunar privada.

Asagumo, un rover de cuatro patas con forma de araña de 2 libras (1,3 kilogramos) construido por la empresa británica Spacebit, también se lanzará a finales de este año.
.

Luna