Milo sin leche y «cerdo» sin carne: Nestlé y otras marcas en Asia apuestan a lo grande por los alimentos y la dieta vegetariana

(CNN) — La leche con chocolate de Milo ha sido muy popular en el sudeste asiático durante décadas. Ahora el favorito del desayuno y la hora del té está a punto de revolucionar: el cacao en polvo se ofrecerá como una bebida preparada sin lácteos.

El producto es uno de los inventos vegetales más nuevos de Nestlé y se lanzará en la región esta semana, dijo la compañía a CNN Business. A partir del jueves, la bebida llegará a los supermercados de Malasia y la multinacional suiza planea venderla en otros países próximamente. (La compañía ya ofrece Milo a base de plantas en Australia y Nueva Zelanda, pero en la forma tradicional en polvo).

«Nos preocupamos por dar opciones» dijo Juan Aranols, jefe de Nestlé en Malasia y Singapur, en una entrevista. «Sentimos que con este creciente interés por los productos a base de plantas, ¿por qué no dar el sabor de Milo que todos adoran en una solución a base de plantas?».

Tradicionalmente, Milo está hecho de cacao, extracto de malta y leche desnatada, mientras que la versión a base de plantas cambia la leche en polvo por soja y avena. La medida es el último ejemplo de empresas que llevan la tendencia basada en plantas a Asia.

En los últimos años, las marcas occidentales como Nestlé, Impossible and Beyond Meat han aprovechado un creciente apetito por este tipo de alimentos y bebidas en Occidente. Ahora, se dirigen hacia el este, recaudando nuevos fondos para apuntar al crecimiento en la región, lanzando productos creados específicamente para los consumidores asiáticos y estableciendo nuevas fábricas en el lugar.

https://cdn.cnn.com/cnn/.e/interactive/html5-video-media/2021/04/07/Milo-inline.mp4

Los alimentos a base de plantas ya son populares en partes de Asia, pero están ganando nuevos adeptos por una variedad de razones, desde clientes que desean adoptar una dieta más saludable hasta preocupaciones sobre el impacto de la carne en el medio ambiente.

Algunos consumidores simplemente quieren participar en una nueva tendencia, mientras que muchos consumidores de carne más jóvenes quieren convertirse en «flexitarianos», es decir, personas que eligen renunciar a la carne uno o dos días a la semana. Para las empresas de alimentos y bebidas, esto se traduce en una oportunidad de más de US$ 25.000 millones en la región.

«La marea está cambiando» declaró David Yeung, fundador de Green Monday, uno de los pocos jugadores locales ampliamente reconocidos en Asia. La startup con sede en Hong Kong utiliza hongos shiitake, guisantes, soja y arroz para fabricar su producto «OmniPork».

«Finalmente, todo el concepto de proteína alternativa, lácteos alternativos se está volviendo más común», dijo a CNN Business.

¿Perderás peso si eliges seguir una dieta vegetariana? 1:09

Fiebre por productos de origen vegetal

Cuando Yeung comenzó su negocio en 2012, muchos asiáticos creían que una dieta vegetariana significaba comer «ensalada, o simplemente tofu, tofu, tofu», dijo.

«Hace tres años, cuando solíamos presentar esto a los supermercados, decían: ‘Esto no se va a vender. ¿Qué es esto?’ No había antecedentes», dijo. «Ahora la gente dice, ‘Oh, [los productos] a base de plantas son muy frecuentes en Hong Kong’».

Entra en un Starbucks en China continental y es probable que veas OmniPork de Green Monday o su socio estadounidense, Beyond Meat, en el menú. El advenedizo de Hong Kong ha recaudado más de US$ 100 millones hasta la fecha, de inversores que incluyen celebridades como James Cameron y Bono.

Beyond Meat también ha causado sensación al asociarse con otros jugadores en China, incluidos Alibaba y Yum China, el propietario local de KFC, Taco Bell y Pizza Hut, mientras presentaba un «cerdo» picado sin carne diseñado solo para consumidores chinos. El miércoles, marcó otro hito con la apertura de una nueva planta de fabricación cerca de Shanghái.

Beyond Meat no es la única empresa que adapta su enfoque al mercado local. El año pasado, Nestlé instaló su primera fábrica de productos de origen vegetal en Asia, como parte de una inversión de 730 millones de yuanes (US$ 111,5 millones). La instalación, que se encuentra en la ciudad portuaria china de Tianjin, ha lanzado desde entonces una línea de hamburguesas, salchichas y nuggets sin carne, así como su propio toque en las especialidades chinas, como pollo kung pao, panceta de cerdo y albóndigas estofadas.

En Hong Kong y Singapur, Impossible Foods dice que ha duplicado la cantidad de restaurantes que venden sus productos, incluso durante la pandemia de coronavirus. La firma con sede en California recaudó US$ 500 millones en 2020, principalmente de inversionistas de peso pesado en Asia.

Arvejas, piña y repollo dan como resultado una leche 100% vegetal 1:06

Los datos apuntan a un aumento constante de la demanda regional en los últimos años. A partir de 2020, las industrias de sustitutos de la carne y la leche en Asia Pacífico tenían un valor combinado de US$ 25.600 millones, frente a US$ 21.500 millones cinco años antes, según el proveedor de investigación de mercado Euromonitor International.

El gobierno de Singapur también ha aprovechado la tendencia, dando a las empresas más incentivos. «Vemos la creciente demanda de proteínas alternativas… como una oportunidad que mejoraría la seguridad alimentaria del mundo» según Johnny Teo, director ejecutivo de Alimentos, Atención Médica y Biomedicina de Enterprise Singapore, una agencia oficial centrada en el desarrollo empresarial en la ciudad-Estado.

Con ese fin, el gobierno está tomando medidas para impulsar el crecimiento en el espacio invirtiendo en nuevas empresas y comprometiendo al menos 144 millones de dólares de Singapur (US$ 107 millones) en áreas que incluyen proteínas alternativas, escribió en una publicación de blog el año pasado.

China también se ha fijado metas para reducir su consumo de carne. En 2016, la Sociedad China de Nutrición publicó pautas dietéticas que sugerían que las personas comieran de 40 a 75 gramos de carne por día, un poco menos que los 50 a 75 gramos del consumo diario recomendado en 2007. Las pautas son publicadas por el grupo, que está afiliado a pero no administrado por el gobierno, una vez cada década.

«Ha habido una revolución en este sector», dijo el presidente de Impossible Foods, Dennis Woodside, en una entrevista con CNN Business. «Estamos viendo que eso se desarrolla en Asia, en toda Asia, en particular».

La competencia se calienta

Pero el éxito en la región de rápido crecimiento puede que no sea fácil. La competencia es feroz y, en algunos casos, las empresas se han topado con obstáculos regulatorios.

Impossible, el ejemplo más destacado, todavía está esperando una luz verde para operar en China continental, donde espera lanzarse desde al menos 2019. Los reguladores han estado examinando su ingrediente estrella, «heme», una molécula que contiene hierro que procede de levadura modificada genéticamente y es prácticamente «lo que hace que la carne sepa a carne», según la empresa.

Woodside admitió que la incertidumbre se había convertido en un desafío, pero dijo que «confiamos en que el resultado será positivo». La compañía está trabajando en estrecha colaboración con los reguladores y está contratando a un gerente general para China, agregó. También se encuentra en las últimas etapas de las discusiones para su lanzamiento en Tailandia, y recientemente obtuvo la aprobación para comenzar a hacer negocios en Australia y Nueva Zelanda.

Las alternativas populares a la carne han existido durante generaciones en las naciones más grandes de Asia. India, por ejemplo, tiene una población predominantemente vegetariana y una cultura gastronómica vibrante. Y en China, la gente ha elaborado sus propios platos de carne falsos con champiñones, nueces y verduras durante siglos.

Los ejecutivos dicen que no están tratando de competir con esas ofertas; solo con la esperanza de dar a la gente más opciones.

«Siempre nos gusta decir que somos un producto de tercera generación» dijo Blair Crichton, cofundador de Karana, una startup con sede en Singapur, que vende carne de cerdo de imitación hecha de yaca.

Crichton señaló que ya ha habido «mucha innovación en Asia y un producto asombroso». Su empresa tiene como objetivo rendir homenaje a eso experimentando más con ingredientes regionales y sirviendo alimentos reconfortantes a base de plantas, como albóndigas y bollos, o «baos».

Nestlé, la empresa de alimentos más grande del mundo, está intentando una táctica diferente. Parte del plan del gigante suizo es aprovechar el amor por sus marcas heredadas, lanzando versiones basadas en plantas de todo, desde Nescafé lattes en Japón hasta Nesquik en Estados Unidos.

La «carne de res» sin carne de Impossible Foods se sirvió como plato krapow con huevo frito en el Café Siam, un restaurante de Hong Kong.

«Tenemos el alcance geográfico y tenemos la capacidad de distribución tanto en casa como fuera de casa» dijo Chris Johnson, director ejecutivo de Nestlé para Asia, Oceanía y África subsahariana. «Esas son las cosas que aporta Nestlé a la fiesta y que me dan confianza».

Johnson, quien ha estado con Nestlé desde la década de 1980, dijo que la compañía ha evolucionado internamente a medida que se apresura a crecer en el espacio basado en plantas. «Nunca he visto el tipo de velocidad de innovación, en otras palabras, pasar de la idea al lanzamiento … tan rápido como lo hemos hecho [en esto]», dijo.

A los investigadores les llevó solo nueve meses, por ejemplo, introducir y desplegar una alternativa de atún a base de plantas en Suiza. Y, de alguna manera, la empresa se está arriesgando en Asia, según el ejecutivo.

«Solíamos tener mucho cuidado antes de hacer… inversiones para producir cosas» dijo Johnson. «Pero en realidad hemos invertido antes de la demanda, en el caso de China y Malasia. Así que estamos haciendo grandes apuestas».

— Shawn Deng de CNN contribuyó a este informe.

dieta vegetariana
vegetarianismo