¿Cuán fácil (o difícil) es confundir un arma de fuego con un ‘taser’?

(CNN) — A primera vista, la confusión parece incomprensible: una policía tiene la intención de utilizar un taser, pero en su lugar dispara su arma de fuego y mata a alguien.

Eso es lo que aparentemente ocurrió el domingo en Brooklyn Center, Minnesota, cuando una policía gritó «¡TaserTaser! ¡Taser!» antes de apretar el gatillo de su arma y matar a Daunte Wright, de 20 años, de acuerdo con el jefe de Policía.

Las imágenes de la cámara corporal revelan la aparente conmoción de la policía en cuanto Wright resultó herido letalmente.

«¡Santo cielo!», grita la policía. «Le disparé».

No es la primera vez que sucede una muerte trágica de este tipo:

En 2015, Robert Bates alguacil adjunto dijo que disparó accidentalmente su arma en lugar de su taser cuando mató a Eric Harris, un sospechoso desarmado que ya estaba sometido en el piso.

«¡Oh! Le disparé. Lo siento», dijo Bates en un video del tiroteo en Tulsa, Oklahoma. Bates fue declarado culpable de homicidio involuntario y condenado a cuatro años de prisión.

En 2009, el policía Johannes Mehserle, de Bay Area Rapid Transit, disparó su arma en lugar de su taser y mató a Oscar Grant, de 22 años, en Oakland (California). Mehserle fue condenado a dos años de prisión por homicidio involuntario, pero quedó en libertad anticipada por buena conducta.

Aún no es claro qué sucederá con la policía de Minnesota, que fue puesta en baja administrativa tras la «descarga accidental que provocó la trágica muerte del Sr. Wright», dijo el jefe de la Policía de Brooklyn Center, Tim Gannon.

Entonces, ¿es fácil, o difícil, desenfundar y disparar accidentalmente un arma de fuego en lugar de un taser?

Estos son algunos factores clave a tener en cuenta:

La ubicación es importante

Los expertos en las fuerzas del orden dicen que las armas de fuego deben colocarse en el lado dominante del cuerpo, y el taser en el lado no dominante.

Así, si un policía es diestro, el arma de fuego deberá estar en el lado derecho y el taser en el izquierdo.

«La razón por la que se lleva el taser en el lado opuesto a la pistola es para evitar que ocurra este tipo de cosas [el disparo de Minnesota]», dijo el lunes el analista de las fuerzas del orden de CNN, Charles Ramsey.

La Policía de Brooklyn Center está entrenada para seguir esta práctica, dijo Gannon.

«Nos entrenamos con nuestras armas en el lado dominante y nuestro taser en el lado débil», dijo el jefe de la Policía.

No quedó claro de inmediato si la policía que mató a Wright tenía los dispositivos en los lados equivocados o si utilizó la mano equivocada para agarrar el dispositivo.

Los tasers están diseñados para distinguirse de las armas

taser Daunte Wright

Las fuerzas del orden y los guardabosques utilizan una variedad de tasers durante su entrenamiento, en 2014.

Existen varias diferencias clave que hacen que los tasers se vean y sientan diferente a las armas de fuego.

Los tasers suelen ser más ligeros y tienen una empuñadura y tacto diferente, dijo en 2015 el exvicepresidente de Taser, Steve Tuttle.

Y cuando se quita el seguro de un taser, se ilumina un panel de control LED.

Los taser tienen un tipo de funda diferente al de las pistolas, y muchos tienen al menos un color amarillo brillante en alguna parte del dispositivo. 

«No debería haber ocurrido»

Mientras los investigadores independientes indagan sobre el tiroteo mortal en Minnesota, y determinan si la policía deberá enfrentar cargos, Gannon ofreció sus «más profundas condolencias» a la familia de Wright.

«No hay nada que pueda decir para disminuir el dolor de la familia del señor Wright y sus amigos, por el sentimiento de pérdida que deben tener», dijo el jefe de Policía. «Ese dolor es compartido por la comunidad y también por todos los implicados en el incidente».

Ramsey dijo que las imágenes de las cámaras corporales muestran que no era necesario el uso de fuerza letal. Y aunque las confusiones de armas de fuego y tasers son muy raras, aunque sea una, es demasiado.

«Esto es, sin duda, una tragedia», dijo Ramsey. «No debería haber ocurrido».

Agresiones policiales