¿Nervioso por volver a socializar en las oficinas? Aquí te decimos cómo ‘romper el hielo’

(CNN) — La idea de volver a la oficina puede traer consigo muchas emociones. Miedo. Emoción. Nerviosismo. Expectativa. Ambivalencia.

Y tanto si los empleados vuelven a la oficina a tiempo completo, como si lo hacen unos días a la semana o de forma periódica a lo largo del año, será un cambio volver a la vida laboral normal y socializar de nuevo cara a cara, sobre todo si el distanciamiento físico y las medidas de seguridad siguen vigentes.

«Al principio será un poco raro», comentó Susan McPherson, autora de The Lost Art of Connecting.

Pero socializar y tener amigos en la oficina suele ser bueno para la carrera, sobre todo en lo que respecta al compromiso y la productividad. Las amistades en la oficina también pueden ser un beneficio para el empleador.

«En el trabajo, las relaciones lo son todo. El mero hecho de tener ese espacio para cometer errores, saber que puedes acudir a los miembros de tu equipo y a los directivos para cualquier cosa, poder tomar decisiones más rápidamente… todo eso va a afectar a los resultados de la empresa, a las tasas de retención y a la satisfacción de los empleados», afirmó Stephanie Heath, coach de carrera.

Pero, ¿cómo se puede volver a romper el hielo después de más de un año de reuniones virtuales? Aquí tienes algunos pasos que puedes dar.

Poner en marcha la conversación

Mientras desempolvamos nuestras habilidades para socializar en persona, es útil tener a la mano algunas preguntas que van más allá de la típica charla trivial.

«Tengan algunas preguntas significativas que les ayuden a interactuar con los demás», dijo McPherson.

Sugirió hacer preguntas como: ¿Hay algo que pueda hacer para ayudarte? ¿Hay algún lugar del mundo que estés planeando visitar? Si hubiera un problema que pudieras resolver en los próximos tres meses, ¿cuál sería y por qué?

«Este tipo de preguntas nos llevan a un lugar más profundo, pero no son tan personales como para poner a la gente en una posición incómoda», explicó McPherson.

Mostrar un poco de vulnerabilidad también puede ayudar a que las conversaciones fluyan, dijo Heath. Por ejemplo, contarle a alguien que te sentiste incómodo en tu primera reunión social desde que comenzó la pandemia puede ayudar a romper el hielo.

«Cuando compartes algo que es medio vergonzoso y empiezas con eso, invitas a la otra persona a empezar a compartir», señaló Heath.

Cuando se trata de socializar fuera de la oficina, McPherson recomendó empezar despacio.

«Siempre hay que tener en cuenta el nivel de comodidad de los demás, y las normas estatales y locales para las reuniones. No es el momento de exigir que se presenten personas que no se sienten preparadas», explicó.

Añadió que, debido al buen tiempo que se avecina, un pequeño picnic o una reunión en un parque podría ayudar a la transición, en lugar de un bar.

Empezar por lo más próximo

Al tratar de volver a forjar relaciones sociales en la oficina, Heath sugirió comenzar con los compañeros de equipo, y luego con los gerentes y otros líderes.

«Puedes sentirte bien con todas las personas que te rodean y que están a tu nivel, vuelves a reír y a bromear, y vuelves a tener una personalidad profesional», comentó.

Una vez que te sientas cómodo, programa un tiempo de reunión con tu jefe directo y tus superiores para ponerte al día, discutir cualquier proyecto futuro y resolver cualquier asunto pendiente.

Reaviva tu carrera

Si el año 2020 frustró tus planes profesionales y todavía te sientes atascado, aprovecha este momento de transición para reevaluar tus objetivos.

«Siéntate y reafirma cuáles son tus objetivos», comentó Heath. «Escríbelos y crea un plan sobre cómo quieres atacarlo. Incluye un cronograma; una vez que tengas esa reunión contigo mismo, entonces trae a otras personas».

Pero no te centres demasiado en ti mismo, señaló Laura Gallaher, psicóloga organizacional y fundadora de la empresa de consultoría de gestión Gallaher Edge.

«Céntrate en cómo puedes ser realmente útil para otros miembros del equipo. Pregúntate cómo tus contribuciones repercutirán en la organización en su conjunto y, básicamente, prioriza al equipo sobre ti mismo. De este modo, parecerás una persona segura de sí misma que el equipo de dirección querrá retener, recompensar y promocionar», afirmó.