ICE pone fin a la política de multar indocumentados que no han salido de EE.UU., implementada en la era Trump

(CNN) — El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) dejará de multar a los inmigrantes indocumentados que no han salido de Estados Unidos, según anunció la agencia este viernes. Se trata de una decisión que revoca la política implementada por el gobierno del expresidente Donald Trump que amenazaba a los inmigrantes con deudas de miles de dólares ante el gobierno federal.

Funcionarios del ICE dijeron que la agencia rescindió las dos órdenes de la administración de Trump sobre el cobro de sanciones económicas, tras determinar que la política era «ineficaz». También señalaron que la entidad tiene la intención de cancelar las multas ya emitidas a los inmigrantes indocumentados.

La medida es uno de los múltiples cambios que se han alejado de las políticas de inmigración de línea dura que implementó el gobierno de Trump. En ese sentido, forma parte del esfuerzo de la administración de Biden para reducir el alcance de la aplicación de las leyes de inmigración.

Reacciones al programa de militarización de fronteras 2:19

«No hay indicios de que estas sanciones hayan promovido el cumplimiento de las obligaciones de salida de los no ciudadanos», dijo el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, en un comunicado. «Podemos hacer cumplir nuestras leyes de inmigración sin recurrir a medidas punitivas ineficaces e innecesarias».

El ICE dejó de emitir estas multas a partir del 20 de enero. El anuncio del viernes formaliza el cambio de política.

La agencia comenzó a notificar a algunos inmigrantes indocumentados su intención de poner multas en diciembre de 2018, tras el decreto del entonces presidente Trump. En este decreto se pedía al Departamento de Seguridad Nacional que «garantizara la evaluación y el cobro de todas las multas y sanciones» a las personas presentes ilegalmente en Estados Unidos y a quienes facilitaran su presencia en el país.

En julio de 2019, cuando la noticia de las multas atrajo la atención nacional, un portavoz del ICE dijo que la agencia estaba «comprometida con el uso de varios métodos de aplicación de la ley». Esto incluía sanciones financieras «para hacer cumplir la ley de inmigración de Estados Unidos y mantener la integridad de las órdenes legales emitidas por los jueces».

Multas de ICE a inmigrantes indocumentados 2:29

El ICE está autorizado para imponer sanciones económicas a las personas que no salgan del país desde hace más de 20 años, pero la agencia no inició la aplicación de estas sanciones hasta 2018, según informó el organismo.

En última instancia, la imposición de multas a los inmigrantes indocumentados resultó infructuosa. La agencia solo pudo recaudar alrededor del 1% de las multas emitidas, según un funcionario del ICE.

El número de personas detenidas y deportadas por estar en Estados Unidos de forma ilegal ha disminuido bajo el mandato del presidente Joe Biden, después de que su administración redujera la aplicación de la ley de inmigración para centrarse en aquellos que pudieran suponer una amenaza o tuvieran antecedentes penales.

Bajo el gobierno de Biden, el ICE ha tratado de dar prioridad a los inmigrantes que suponen una amenaza para la seguridad nacional, la seguridad fronteriza y la seguridad pública. El cambio fue impulsado por un decreto firmado por Biden poco después de asumir el cargo.

Anteriormente, los inmigrantes indocumentados que no cumplían con las órdenes finales de deportación de los jueces de inmigración estaban sujetos a multas de hasta US$ 799 por día, lo que fácilmente podía suponer un costo extremadamente alto. Las personas que no salían voluntariamente de Estados Unidos se enfrentaban a una multa de US$ 3.000, ajustada a la inflación.

Los defensores denunciaron el uso de las multas como algo injusto y una represalia contra el movimiento santuario, que incluye la búsqueda de refugio frente a las autoridades de inmigración dentro de los lugares de culto.

En un caso, Edith Espinal, una inmigrante indocumentada que se había refugiado dentro de una iglesia en Columbus, Ohio, recibió una «notificación de intención de multa» de ICE por US$ 497.777, que su abogado hizo pública en 2019.

Finalmente, la agencia retiró la multa, junto con las de otras seis mujeres que vivían dentro de iglesias en todo el país, según el National Sanctuary Collective.

«Sabíamos que estas multas exorbitantes eran ilegales y nada más que una herramienta para asustar a nuestros clientes y tomar represalias contra ellos por luchar y enfrentarse a esta administración», dijo Lizbeth Mateo, la abogada de Espinal, después de que el ICE revocara la multa.

En ese momento, un portavoz del ICE defendió la política, diciendo que la agencia seguía comprometida con el uso de las sanciones financieras como una herramienta de cumplimiento de la ley.