Pasó de vivir en la pobreza extrema a dar clases en Oxford: la inspiradora vida de Esteban Cichello

(CNN) — La historia de Esteban Cichello Hübner es digna de una película, pero no tiene nada de ficción. Nació en la provincia de Córdoba en Argentina, donde estuvo pocos años, porque la separación de sus padres lo llevó a vivir con su madre en Buenos Aires. Allí creció en condiciones de pobreza extrema, en una casa con piso de tierra y sin acceso a un baño o agua potable.

Pese a la adversidad, nunca claudicó en sus estudios y llegó a ser profesor de la Universidad de Oxford, donde trabaja desde hace más de 20 años. El recorrido hasta allí fue largo. Pasó por varios oficios, entre ellos recolector agrícola y albañil en Japón, viajó por 82 países, estudió cinco carreras y sabe hablar siete idiomas. En una entrevista “En Diálogo con Longobardi”, contó cómo hizo para aprender inglés gracias a su gallina Zulema, qué lo motivó a subir al icónico Obelisco de la Ciudad de Buenos Aires y recordó cómo organizó la visita de Diego Armando Maradona a Oxford.

Marcelo Longobardi: Naciste en La Falda, provincia de Córdoba, ¿no es cierto? En un barrio y una familia extremadamente humildes.

Esteban Cichello: En La Falda vivíamos bien, frente a una plaza, pero luego mi familia se desarticula. Mi madre empaca y nos vamos a Buenos Aires, al conurbano bonaerense, y allí vamos a parar a un terreno que estaba pagando mi abuela Raquel en cuotas y donde había un galponcito muy precario. Tenía piso de tierra, techo de chapa, sin electricidad, sin agua. El baño era un agujero en el fondo. Y ahí me críe toda mi infancia y mi adolescencia. Para colmo, mi padre se olvidó de nosotros completamente. Hoy lo puedo decir libremente porque ya no está, pero fue muy duro. Comencé a trabajar a los 9 años.

Marcelo Longobardi: Aterrizas en Oxford, ¿cómo pasó eso?

Esteban Cichello: Mi mayor logro en la vida fue en Argentina. Que un niño que nació y se crío en la pobreza termine la escuela primaria y el secundario, creo que es el mayor logro. Después de ahí, todo fue mucho más fácil. Estudié Relaciones Internacionales y Ciencias Políticas. Yo quería ir a la Universidad de Oxford. Me preparé, pasé los exámenes, las entrevistas y me aceptaron. No me dieron dinero, tuve que ir a trabajar de albañil en Japón construyendo casas para pagarme el año primer de estudio. Después gané una beca muy prestigiosa. Así llegué a Oxford.

Marcelo Longobardi: ¿Es cierto que conociste 82 países?

Esteban Cichello: Sí, claro, 82 países. Y viví en 13.

La gallina de los huevos de oro

A Cichello siempre le han gustado los idiomas. Gracias a sus diversos trabajos y viajes aprendió a hablar siete. Comenzó con el italiano en la escuela y luego recurrió a un método muy particular para tomar lecciones de inglés.

Esteban Cichello: Tenía una gallina que se llamaba Zulema y para mí era la gallina de los huevos de oro. ¿Por qué? Porque era muy ponedora. Yo tenía una vecina que se llamaba Fernanda Fernández y tenía una colección de discos de un curso de inglés. Y yo estaba desesperado por saber inglés. Entonces ella me dice “ok, si me traes un huevo de Zulema, yo te dejo escuchar un disco”. Y claro, yo quería aprender. Entonces le llevaba muchos huevos de Zulema y tenía muchas clases de inglés. A medida que más sabía, era más fácil conseguir mejores trabajos.

Esteban Cichello cambiaba huevos por clases de inglés 0:43

Marcelo Longobardi: Háblame de la relación de la educación con la pobreza.

Esteban Cichello: Hoy no puedo decir que hay que estudiar para salir de la pobreza, porque hay gente que no estudió y salió adelante. Pero sí hay una correlación muy directa. Para mí, la educación era todo. Ir a la escuela era mi fiesta diaria. Imagínense ustedes, no tenía agua en casa, yo me bañaba quizás una vez por mes. En la escuela tenía agua corriente, tenía jabón, tenía baño donde podía cerrar la puerta. La escuela era todo. Ahí me contenían. Cuanto más estudiaba, más contento estaba conmigo mismo y más fácil era encontrar trabajo.

La visita de Maradona a Oxford

Marcelo Longobardi: Hay un episodio muy famoso aquí en Argentina, que es la visita de Maradona a Oxford. ¿Vos estuviste detrás de esa legendaria conferencia que ofreció en la universidad?

Esteban Cichello: Conocí a Maradona cuando trabajaba como mensajero en el Hotel El Conquistador, en Buenos Aires. Él fue pobre, fue villero como yo. Se levantaba temprano para ir a entrenar con disciplina, con el estómago vacío. No tenía dinero para comprar botines y revolvía basurales como yo, me lo contó él. Entonces, en sus palabras era un ejemplo de lo que hay que hacer y un ejemplo de lo que no hay que hacer. Cuando le propongo al comité del Centro de Estudiantes traer a Diego Maradona, lo hago en un paquete de otras personas, como la madre Teresa de Calcuta, Mijáil Gorbachov y el primer ministro de Israel. Me aprueban todos, pero cuando digo Maradona, no me lo quieren aceptar. E insistí, porque era mi sueño traer a mi ídolo a la Universidad de Oxford. Insistí y vino. Y con una magia que solo Maradona podía hacer, le dio cátedra a todo el estudiantado. Después de la reina Isabel en 1969, fue la visita más memorable que conoció esta ciudad milenaria.

Cichello: Era mi sueño traer a Maradona a Oxford 0:52
0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver