ANÁLISIS | La pandemia de covid-19 parece perfectamente diseñada para destruir los castillos de arena de líderes populistas

Washington (CNN) — Entre sus propiedades mortales, el covid-19 parece perfectamente diseñado para destruir las casas de arena construidas por líderes populistas.

En enero, Narendra Modi, se burló de los expertos y científicos que advirtieron que su país enfrentaba un «tsunami» de contagios. Ahora, el primer ministro de la India está siendo duramente criticado por un triunfalismo prematuro en medio de una oleada terrible que tiene personas muriendo en las calles.

Modi es solo el último apóstol populista en fracasar. El negacionismo del expresidente de Estados Undios, Donald Trump, parece haber costado decenas de miles de vidas. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, provocó un desastre al rechazar las contramedidas de covid-19 en favor de las curas excéntricas. El primer ministro de Gran Bretaña, Boris Johnson, pagó un alto precio personal y político por ignorar la amenaza de la pandemia desde el principio, aunque desde entonces se ha vuelto más cauteloso.

Covid-19: Brasil supera 3 millones de casos y 100.000 muertes 3:54

El covid-19 no tiene preferencias políticas. Incluso algunos líderes elogiados por su enfoque científico han visto su reputación consumida por el virus. Los últimos meses en el poder de la canciller de Alemania, Angela Merkel, por ejemplo, se ven empañados por una ola de infecciones empeoradas por el lento lanzamiento de vacunas en Europa.

Pero se garantiza que la pandemia expondrá a los líderes que socavan la verdad, crean realidades alternativas, excluyen a los expertos y científicos, y se niegan a tomar precauciones para mantener la seguridad del público. A principios de este mes, por ejemplo, Modi se jactó de una gran multitud de manifestaciones antes de las elecciones en Bengala Occidental. Su arrogancia ante el virus recuerda la negativa de Trump a renunciar a los mítines –el año pasado– en los que se jactó de que el virus estaba siendo expulsado, incluso cuando sus multitudes contribuyeron a una creciente ola de infecciones letales ese invierno.

Que su negligencia sea expuesta puede no disuadir a los líderes populistas que distorsionan la verdad inspirados por Trump (que ya está ansioso por regresar). El populismo encontrará un terreno fértil en los detritus económicos y sociales que quedaron tras la pandemia. Pero cuando los líderes priorizan su imagen política sobre la salud pública, millones de personas sufren.

Polémica por dichos de Bolsonaro sobre muertes en Brasil 2:13

Popul