ANÁLISIS | Las 6 conclusiones más importantes de la redistribución del Censo en Estados Unidos

(CNN) — Después de meses de espera y demora, la Oficina del Censo de Estados Unidos finalmente dio a conocer su recuento final de la población del país y, con él, los estados que ganarán –y perderán– escaños en el Congreso durante la próxima década.El proceso decenal de reasignación de los 435 distritos de la Cámara entre los 50 estados utilizando el crecimiento (y la pérdida) de población –conocido como redistribución– es el comienzo oficial del proceso de redistribución de distritos de cada estado, en el que las líneas de cada escaño del Congreso se vuelven a trazar para tratar con los resultados del censo.

¿La primera línea? Media docena de estados obtendrán al menos un nuevo escaño en 2022, siendo Texas el único estado que gana dos distritos. Otros estados, predominantemente en la parte de arriba del Medio Oeste, perderán un escaño en la Cámara durante la próxima década.

A continuación, algunas de las conclusiones más importantes del anuncio de la Oficina del Censo.

El sur y el oeste continúan cogiendo cada vez más población (y poder)…

Los seis estados que obtienen escaños en la Cámara –Texas, Florida, Colorado, Montana, Oregon y Carolina del Norte– se encuentran en las dos regiones del país que hemos visto crecer más rápido en las últimas tres décadas. Desde el censo de 2000, por ejemplo, Texas ha ganado ocho escaños, mientras que Florida ha ganado cinco y Arizona y Georgia han obtenido tres cada uno. De hecho, de los 13 estados que han ganado escaños en redistribución desde el censo de 2000, los 13 están en el Sur o en el Oeste.

…mientras el Cinturón del Óxido continúa perdiendo escaños

De los siete estados que perdieron un distrito después del censo de 2020, todos menos dos, California y Nueva York, se encuentran dentro del antiguo corazón manufacturero del país. Pensilvania ha perdido cuatro escaños desde 2000, al igual que Ohio. Michigan perdió tres. Lo mismo ocurre con Illinois. Sin embargo, el mayor perdedor de escaños en las últimas tres décadas es Nueva York, con cinco.

El mapa electoral no cambia mucho

Las expectativas –y proyecciones– que entran en esta redistribución fueron que el mapa electoral se movería a favor de los republicanos debido a las grandes ganancias esperadas en territorios favorables a los republicanos como Texas y Florida.

Pero Texas ganó solo dos escaños y Florida solo uno; en cada caso, un escaño menos de lo que la mayoría de la gente había pensado que obtendrían. Los cambios son aún más útiles para un candidato presidencial republicano en 2024, pero solo marginalmente.

«Si las elecciones de 2020 se hubieran llevado a cabo bajo estos nuevos cargos, Biden habría ganado con 303 [votos electorales] (en lugar de 306)», tuiteó el editor de la sección de la Cámara de Representantes de The Cook Political Report, David Wasserman. «Según la mayoría de las proyecciones, habría ganado con solo 302 votos, por lo que el resultado del censo es un poquito mejor para [los demócratas] de lo esperado».

El largo boom de California ya no existe

Durante gran parte de las últimas cinco décadas, California ha sido el motor de población del país. Como señaló Scott Wilson de The Washington Post en un magnífico artículo sobre el Estado Dorado durante el fin de semana: «A partir de 1960, la población del estado creció en más del 30 por ciento en cada una de las siguientes tres décadas, una tasa que alcanzó su punto máximo en el Censo de 1990, que encontró que la población de California había aumentado un 37 por ciento en los últimos 10 años».

La delegación del Congreso del estado también creció rápidamente. Pasó de 30 asientos en la década de 1950 a 52 asientos solo cinco décadas después. Pero en los últimos 10 años, la población de California creció un 6,1%, bastante por debajo del promedio nacional de 7,4%.

Texas es la nueva superpotencia política

Seguro, Texas ganó dos escaños en contraposición a los tres que la mayoría de la gente esperaba. Pero la adición significa que el Estado de la Estrella Solitaria tendrá 38 escaños en la Cámara y 40 votos del Colegio Electoral, comenzando a rivalizar con el poder actual de California (54 votos electorales en 2024). Pero eso es solo una parte de la historia.

Si bien Texas sigue siendo un estado que favorece a los republicanos (el expresidente Donald Trump lo ganó dos veces y los senadores John Cornyn y Ted Cruz fueron reelegidos en los últimos cuatro años en carreras enormemente caras), los demócratas claramente han logrado avances en la última década.

(Trump ganó el estado por solo 5,5 puntos en 2020, en comparación con George W. Bush, que ganó a Texas por 23 puntos en 2004, o Mitt Romney, que lo ganó por casi 16 puntos en 2012.) La creciente competitividad del estado, junto con su peso cada vez mayor dentro del Congreso, hace de Texas el estado más importante, políticamente hablando, durante la próxima década.

¡La pequeña Rhode Island no es tan pequeña!

Durante gran parte de los últimos años, el tipo de personas que siguen de cerca el proceso de redistribución (léase: nerds como yo) han esperado que Rhode Island, el estado con el área más pequeña del país, perdería uno de sus dos escaños en la Cámara, relegándolo a un estado de distrito único como Wyoming, Dakota del Sur y Delaware (entre otros). ¡Pero no!

Quizás en la mayor sorpresa del anuncio de la redistribución, Rhode Island mantendrá sus dos escaños en la Cámara. Lo que es un gran alivio para los representantes David Cicilline y Jim Langevin, de quienes se esperaba que tuvieran que enfrentarse entre sí por el escaño único del estado. En algún lugar Buddy Cianci está sonriendo.

Censo