El payaso y la 4T

 En su más reciente edición del “Tenebrozo”, Víctor Trujillo -en su magnífico papel de Brozo- resumió en una frase coloquial el destino inmediato de México: “…ya nos cargó el payaso”. Esta frase que ha sustituido en el imaginario colectivo, la expresión -arraigada en nuestro inconsciente- de “…ya nos cargó la chingada”, representa exactamente el reconocimiento de lo que vendrá.

Y es que razones sobran para admitir que la 4T y el peor gobierno de la historia,  seguirán imponiendo su reinado de terror sobre nuestro país. No se vislumbra ninguna salida para esa tragedia que envuelve a México y que nos mantendrá en la oscuridad medieval por algunos sexenios más.

Es triste reconocerlo, pero quedarán para la nostalgia los recuerdos de una nación democrática pujante. Las nuevas generaciones adoctrinadas, creerán que siempre fuimos una república bananera bajo el control de un grupúsculo que decide primitivamente los destinos nacionales. 

La nueva clase gobernante será –como hasta ahora-  una corte de inútiles y serviles a su amo, al igual que jueces y magistrados, militares y burócratas. Difícilmente habrá oposición y rechazo a las barbaridades que se le ocurran al emperador tabasqueño. Pronto habremos de escuchar anécdotas como las del demente Calígula, exemperador romano que nombró cónsul a su caballo “Incitato” y además obligó al Senado y al pueblo a rendirle culto como si fuera un dios.

¿Recuerdan aquello de que para nombrar a alguien en cargos públicos estratégicos, cuenta “el 10% de capacidad y 90% de lealtad”? De ahí los nombramientos en el inútil gabinete y en las embajadas más importantes. Y qué decir de los candidatos de Morena y sus aliados a puestos de elección popular como gobernadores, alcaldes y diputados. Puras “finísimas personas”: violadores, pedófilos, abusadores, ladrones, delincuentes disfrazados de artistas y una caterva de sanguijuelas y criminales, dignos súbditos de la 4T. Ante ellos, un caballo sería preferible. Darle fuero a un depredador como el diputado morenista Saúl Huerta -insólitamente defendido por Beatriz Gutiérrez, la mismísima esposa de AMLO- evidencia el riesgo potencial de otorgar privilegios a este tipo de escoria humana.

Los  ilusos que imaginaban que la nefasta 4T  terminaría triturada en las aspas de la democracia, hoy despertaron con la novedad de que también se acabó la vida democrática en nuestro país. Como los delincuentes de altos vuelos, los estrategas de la 4T han puesto en marcha una maquinaria político-electoral que les asegurará el control del poder legislativo. Al poder judicial ya lo tienen agarrado de los…recursos constitucionales que sean necesarios. A poder económico les tiene garantizada la impunidad y la libertad de actuar como mejor les plazca. Al ejército lo tienen comiendo de su mano, feliz por la abundancia de negocios. Bueno, hasta en el crimen organizado la 4T tiene simpatías y apoyo incondicional, después de quitarles de encima a la DEA y cederles el control de tres cuartas partes del país, no es cualquier cosa. Los gobernadores de “oposición”, están felices con la 4T, porque saben que tienen permiso para continuar enriqueciéndose y nadie los tocará ni con el pétalo de la UIF. A cambio, sólo deben dejar que los operadores de Morena trabajen con libertad y desde luego, someterse a las sabias decisiones sanitarias de Gatell y su cofradía de pseudo científicos, quienes dictarán las medidas sanitarias post-pandemia y sus cuestionables estrategias para la vacunación.

Recientemente los gobernadores fueron convocados por el emperador tropical, para comprometerlos a no intervenir en el próximo proceso electoral, lo cual implica que no meterán la mano en la selección de candidatos de sus respectivos partidos, ni brindarles apoyos de ninguna naturaleza, pero sobre todo,  a guardar silencio ante las inconformidades surgidas en las elecciones, ya que el triunfo de los candidatos morenistas y sus aliados debe ser inobjetable.

Para eso tienen el control del Tribunal Electoral, por encima de la determinación del INE. O sea que si los candidatos morenistas y sus aliados  no ganan, arrebatarán y punto.

Porque además, si las elecciones se complicaran y tuviera que intervenir la Suprema Corte, ya cooptaron a Zaldívar, más los ministros que ha nombrado este régimen y el voto de algunos ministros -amenazados con ser investigados por la UIF o el SAT- tendrían asegurado su futuro impune y con fuero.

Como se ve, y ante una reelección -reconocida y anunciada- de AMLO, sin equilibrios políticos, ni separación de poderes,  tendremos 4T y devastación para largo. No será un solo payaso el que nos cargó. Cuenten uno por cada sexenio perdido. Esos inexorables seis años que anhelábamos que terminaran, para que reiniciara la cuenta de la esperanza de un futuro mejor. Hasta eso nos han robado.

Sólo nos queda esperar a que termine la función. Mientras, debemos prepararnos, fortalecernos y cuidar que la mierda no nos alcance. Con inteligencia, podremos ponernos a salvo, a nuestras familias y a nuestro patrimonio.  Debemos defender con vehemencia nuestra integridad. No podemos permitir que este régimen nos corrompa, ni dañe nuestra dignidad, porque terminaremos como ellos: siendo súbditos de un demente senil y resentido.  

Como los osos pardos, ante la inevitable inclemencia del invierno, se preparan para hibernar, debemos proveernos de todos los recursos materiales y espirituales, para aguantar las inclemencias que vendrán y esperar sabiamente a que llegue la luz, el calor y la vida, con la primavera incontenible del tiempo. Después de todo,  hagamos un esfuerzo por sonreir.

Al final, reírse de ellos es sólo es un tributo a su estolidez y vocación de bufones y payasos, incluyendo al dueño del circo.

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver