Niños inmigrantes están atrapados en el limbo mientras la administración Biden abre refugios de emergencia en todo el país

(CNN) — A principios de este mes, en un lado del Centro de Convenciones de Dallas, cientos de adolescentes se reunieron para un torneo de voleibol de la escuela secundaria. Había entrenadores, espectadores y patrocinadores corporativos. Los sonidos de sus vítores fueron amortiguados, pero audibles al otro lado del edificio, en un refugio temporal para cientos de otros menores, todos ellos niños inmigrantes no acompañados, que recientemente cruzaron la frontera sur de EE.UU. y ahora enfrentan un futuro incierto.

El sitio de Dallas es uno de más de una docena de refugios temporales que la administración Biden estableció frenéticamente para acomodar el número récord de menores no acompañados que ahora llegan a la frontera sur de Estados Unidos.

Los detalles que han surgido en las últimas semanas revelan la carrera detrás de escena para establecer los sitios, reclutar voluntarios y personal, y luego reubicar a los niños con un patrocinador, como un padre o pariente, en Estados Unidos mientras continúan con sus trámites legales de inmigración.

Los funcionarios se apoyaron en los espacios ordinarios, como los centros de convenciones, en la lucha por encontrar un refugio adecuado para los niños, y aunque los sitios son mejores que las instalaciones de la Patrulla Fronteriza, que son similares a las cárceles, también han tenido problemas.

En un caso, un sitio de admisión de emergencia solo tenía alrededor de dos docenas de miembros del personal para supervisar a más de 2.000 niños, según una fuente familiarizada con el sitio, lo que subraya el ritmo rápido al que se levantaban los sitios mientras los funcionarios intentaban obtener recursos.

Así rescató la Patrulla Fronteriza a dos niños hondureños inmigrantes 1:58

El creciente número de niños migrantes no acompañados que llegaban a la frontera entre Estados Unidos y México, muchos de los cuales huían de las condiciones de deterioro en sus países de origen, presentó un desafío inmediato para la administración Biden, mientras los funcionarios se apresuraron a aliviar el hacinamiento en las instalaciones fronterizas.

Dentro de la Casa Blanca, parte de la culpa interna de la situación ha recaído en el secretario de Salud y Servicios Humanos, Xavier Becerra, quien muchos de los asesore de Biden creen que no ha abordado el asunto con urgencia. Altos funcionarios de la Casa Blanca han presionado repetidamente al Departamento de Salud en reuniones para identificar y establecer instalaciones para albergar a los niños migrantes más rápidamente, según personas familiarizadas con las conversaciones.

Al principio, las instalaciones emergentes tomaron la forma de refugios de emergencia, que ofrecían necesidades básicas, pero no llegaban a brindar otros servicios, como educación y administración de casos, a los cientos de niños alojados en los sitios. En esas condiciones, la espera para reunirse con la familia en Estados Unidos o para ser trasladado a un refugio de larga duración, equipado con más recursos, pasó factura.

«Al principio, vimos a los niños, dibujando, jugando a las cartas, haciendo pelotas de fútbol con lo que podían encontrar y manteniéndose ocupados. Hubo mucho menos de eso esta semana», dijo Michelle Sáenz Rodríguez, una abogada de inmigración con base en Dallas, que se ofreció como voluntaria en el centro de convenciones de la ciudad.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés), que está a cargo del cuidado de los niños migrantes, ha reconocido la naturaleza limitada de estos sitios temporales, diciendo en un comunicado que su intención es «inicialmente brindar servicios que puedan salvar vidas a los niños no acompañados que son de conformidad con las mejores prácticas/estándares en respuesta a emergencias en desastres u otras situaciones humanitarias: dormitorios, comidas, artículos de tocador, lavandería y acceso a servicios médicos limpios y cómodos».

Se necesitan personal y camas

Impactante video del rescate de dos niños en la frontera 0:33

En el último mes, el Departamento duplicó su capacidad al agregar más de 14.000 camas de refugio de admisión de emergencia, según Mark Weber, portavoz del HHS.

Las condiciones en los sitios de admisión de emergencia pueden variar y cambiar con regularidad. Los abogados y defensores dicen que, en algunos casos, los sitios han estado mejor equipados con el tiempo. Pero la administración aún enfrenta desafíos en su intento de expandir la capacidad de camas.

Becerra le dijo a la subcomisión de Asignaciones de la Cámara de Representantes –este mes– que brindar servicios a los más de 21.000 niños no acompañados que ahora están bajo la custodia del HHS se ha vuelto «más agotador, más difícil, porque los espacios que estamos encontrando son cada vez menos».

El Departamento también ha tenido problemas para llevar voluntarios a los centros donde se alojan a menores, a pesar de que durante semanas mendigaban a los empleados, dijo a CNN un funcionario de llamadas internas. Incluso una vez que están allí, algunos que optaron por ser voluntarios han regresado a casa temprano, dijo este funcionario.

Los altos funcionarios han advertido a los posibles voluntarios sobre las condiciones de trabajo estresantes que enfrentan quienes se ofrecen como voluntarios, como escenarios en los que hay pocos o ningún espacio de trabajo establecido y turnos de pie de 12 horas, según la fuente. En una llamada, los funcionarios lo expresaron sin rodeos: hacer voluntariado no es irse de vacaciones.

El HHS tiene una capacidad de camas con licencia de alrededor de 13.500 equipadas con una gran variedad de servicios, como educación y recreación, para acomodar a los niños que cruzan solos la frontera entre Estados Unidos y México, hasta que puedan ser reubicados con un patrocinador, como un padre o pariente, en Estados Unidos. Pero en el transcurso de la pandemia de coronavirus, el Departamento estaba operando con una capacidad reducida, sorprendiendo a la administración entrante de Biden cuando aumentó la cantidad de menores que cruzaban la frontera sur de EE.UU.

«Cuando vimos que los números aumentaban, la Casa Blanca comenzó a convocar un proceso interinstitucional […] En lo que nos enfocamos, desde el principio, es que necesitamos más camas, necesitamos personal y servicios para satisfacer las necesidades de los niños, necesitamos aumentar este rendimiento», dijo un funcionario de la Casa Blanca, y agregó que la administración anterior no tomó medidas de precaución para prepararse para una afluencia en la frontera.

Abren 17 albergues para menores migrantes en México 1:49

Se necesita ayuda para trabajar con los niños inmigrantes

Desde entonces, la administración ha tomado una serie de pasos para apuntalar recursos y personal adicionales. La Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR, por sus siglas en inglés) del HHS publicó un trabajo para un Especialista del Programa de Campo que está abierto a «empleados federales actuales de cualquier agencia en cualquier grado» y se describe como un despliegue para «apoyar a la ORR en instalaciones para niños no acompañados».

La escasez de personal se ha convertido en un punto de tensión entre el HHS y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés).

«Están luchando para satisfacer las necesidades de la misión», dijo un funcionario de Seguridad Nacional, y agregó que ha habido conversaciones tensas con el Departamento, mientras el DHS interviene para ayudar con el procesamiento y los voluntarios.

Más de 300 empleados de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de EE.UU., una agencia del DHS, están ayudando con la gestión de casos, el proceso de recopilar los detalles de un niño y ayudarlo a reunirse con un patrocinador en EE.UU., según el HHS.

La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, FEMA, también bajo el DHS, está brindando asistencia técnica para ampliar la capacidad de camas y apoyo para establecer sitios de toma de emergencia «para proporcionar descompresión inmediata» de las instalaciones fronterizas, según un portavoz de la agencia. Hasta el 21 de abril, 95 miembros del personal de FEMA se han desplegado en sitios en Texas, California, Michigan y Pensilvania, agregó el portavoz.

Se agota cupo de albergues para migrantes en México 3:42

El alto costo de los albergues

El uso de sitios emergentes es costoso. La administración Biden está gastando al menos US$ 62 millones a la semana para cuidar a los niños migrantes no acompañados bajo la custodia del HHS, según datos del Gobierno.

Uno de los principales desafíos en los sitios emergentes es la falta de administración de casos, generalmente incorporada en los refugios de la ORR ya establecidos. La consecuencia: los niños permanecen más tiempo en los refugios y, como resultado, una necesidad continua de aumentar la capacidad de camas.

«Están comenzando con poco, o nada, en lugar de la administración de casos. Eso es un problema porque los niños necesitan la relación que tendrían con un administrador de casos y porque la forma en que los niños pueden llegar a un padre u otro patrocinador es tener un administrador de casos que inicie ese proceso», dijo Greenberg.

Lindsay Gray, abogada de inmigración con sede en Austin y fundadora de la organización sin fines de lucro Vecina, inició un proyecto de reunificación familiar junto con Project Lifeline, para ayudar a los padres y familiares a poner en marcha el papeleo con la esperanza de reducir el tiempo de reunificación.

«Estamos viendo una demora significativa en la asignación de los administradores de casos. Si ni siquiera pueden comunicarse con un patrocinador para el papeleo que necesitan hasta que un niño haya estado detenido durante cinco semanas, esa es una demora significativa», dijo Gray.

«Es muy estresante. Muchos patrocinadores llaman y no han tenido noticias del niño en varios días y no saben dónde están y solo quieren ayuda y seguridad», agregó.

La duración promedio de la estadía es de 31 días, según el HHS.

La ORR dice que ha comenzado el proceso de identificación de padres o parientes que viven en EE.UU., mientras que los niños están bajo la custodia de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos​ (CBP, por sus siglas en inglés). Pero persiste la necesidad de administradores de casos. En una solicitud publicada la semana pasada, el HHS llamó a los administradores de casos para que trabajen en los sitios de emergencia.

«Obviamente, hemos logrado un progreso enorme en la reducción del tiempo de los niños bajo custodia en las instalaciones de CBP y en la apertura de estos centros de admisión de emergencia. Pero, obviamente, lo que queremos avanzar es asegurarnos de que todos los niños se reúnan primero con familiares en Estados Unidos, pero en segundo lugar, mientras esperan reunirse, están en el refugio más seguro posible», dijo Andrea Flores, directora de Seguridad Transfronteriza del Consejo de Seguridad Nacional.

— Kevin Liptak, de CNN, contribuyó a este informe.

Frontera Estados Unidos México