ANÁLISIS | Joe Biden está por mostrar su radicalismo moderado en su gran discurso ante el Congreso

(CNN) — La idea «radical» del presidente Joe Biden es que el gobierno no es el problema en Estados Unidos, sino la solución multimillonaria que puede poner fin a la pandemia, equilibrar la economía y mejorar la vida de millones de trabajadores.

Al conmemorar sus primeros 100 días en el cargo el miércoles por la noche con un discurso en una sesión conjunta del Congreso, Biden aprovechará lo que puede ser una oportunidad única en una generación en medio de una profunda crisis para cambiar la trayectoria del país.

El presidente no es un ideólogo apasionado, pero su objetivo va más allá de vencer el covid-19 y la enorme crisis laboral que provocó. Él está aportando activismo y ambición para abordar la desigualdad en una economía que está funcionando mal para millones de ciudadanos.

«No estoy tratando de castigar a nadie. Pero, maldita sea, tal vez sea porque vengo de un vecindario de clase media, estoy harto y cansado de que la gente común y corriente sea estafada», dijo en la Casa Blanca la semana pasada.

El radicalismo silencioso de Biden se expresa a través de un enorme proyecto de ley de rescate ante una pandemia, una propuesta más amplia que redefine el concepto de infraestructura y un plan masivo de salud y cuidado infantil. Es una agenda que sostiene que el gobierno aún puede resolver problemas nacionales, 40 años después de que un presidente republicano que definió la era expusiera la conclusión opuesta.

En su discurso de toma de posesión en enero de 1981, Ronald Reagan declaró que «el gobierno no es la solución a nuestro problema, el gobierno es el problema». El arsenal del 40° presidente de recortes de impuestos sobre la renta y las ganancias de capital para los ricos, una contracción del Estado y la destrucción de las regulaciones fue en sí mismo una reacción a los cambios sociales anteriores de los presidentes demócratas Franklin Roosevelt y Lyndon Johnson. La filosofía de Reagan impulsó años de capitalismo desenfrenado que ayudó a ampliar las desigualdades económicas que dos presidentes demócratas posteriores lucharon por corregir.

Timothy Naftali, historiador presidencial de la Universidad de Nueva York, dice que Biden no está consumido por la ideología, pero ve una oportunidad para expandir su coalición de gobierno de una manera que el expresidente Donald Trump se negó a hacer.

«El presidente Biden ha tratado de hablar por encima de las cabezas de la élite de Washington, que es profundamente partidista, y decir: ‘Mira, creo que te entiendo mejor que Washington y creo que estás más interesado en los resultados que en en ser ideológicamente puro’”, dijo Naftali.

«El gobierno federal tiene algunas ventajas; tiene ventajas comparativas para hacer frente a las crisis. Las está utilizando para restablecer una relación más sana entre el pueblo estadounidense y su gobierno federal».

Biden difícilmente se va a los extremos. Pero sigue siendo la Reaganomía al revés: planea pagar sus planes con un modesto aumento en la tasa de impuestos corporativos del 21% al 28% y con impuestos más altos sobre las ganancias de capital y los mayores ingresos.

Los republicanos piensan que pueden calificar a Biden de radical y provocar una reacción violenta

Los republicanos, sin embargo, ven a un radical, y no en el buen sentido. Están aprovechando el costo y el tamaño de la ambición del presidente, presentándolo como un liberal extremo, con la esperanza de sembrar una reacción violenta que les inclinará al Congreso en las elecciones de mitad de período. Si pueden solidificar la idea de que Biden se ha extralimitado y ha hecho campaña como moderado pero gobernado como radical, podrían prosperar, ya que los votantes a menudo usan las elecciones de mitad de período para modificar un curso establecido en la anterior carrera por la Casa Blanca.

«Está claro que los demócratas tienen la intención de seguir una agenda radical llena de prioridades de izquierda con el apoyo total del presidente Biden», dijo el senador republicano Marco Rubio de Florida en febrero.

La semana pasada, el fiscal general republicano de Virginia Occidental, Patrick Morrisey, volvió a utilizar la palabra «r» al amenazar con demandar a Biden si usa el poder ejecutivo para cumplir con los compromisos de emisiones globales de Estados Unidos porque no puede aprobar el plan en el Congreso.

«La promesa del presidente Biden de que Estados Unidos quiere lograr reducciones radicales, transformadoras y demasiado rápidas de las emisiones de carbono y las emisiones de carbono para finales de la década es un error colosal de política nacional y exterior de proporciones épicas», dijo Morrisey.

El senador John Thune de Dakota del Sur, el segundo republicano del Senado, aclaró la estrategia el martes cuando admitió que se podía relacionar con Biden, pero predijo que el enfoque del presidente sería contraproducente.

«Este es un enfoque muy, muy liberal y expansivo del gobierno», dijo Thune a Manu Raju de CNN. «Creo que en algún momento partes de eso pueden ser populares, pero cuando comiencen a pagar por ello, creo que será impopular muy rápido».

Los republicanos han luchado desde la campaña presidencial para retratar a Biden, un clásico centrista demócrata de Washington durante 50 años, como una especie de socialista furioso que quiere derrocar a la sociedad estadounidense.

Como hombre blanco y de la tercera edad, Biden es un objetivo difícil para los conservadores amantes de Trump, a quienes les gusta retratar a los demócratas racialmente diversos como una amenaza para lo que ven como tradiciones culturales anglosajonas.

Y la radicalización en la política estadounidense actualmente no está en la Oficina Oval sino en una base republicana inundada de teorías de conspiración, que cree en las mentiras de Trump sobre el fraude electoral y casi ha renunciado a la democracia estadounidense.

Los progresistas respaldan los primeros 100 días de Biden

La amplitud de la ambición de Biden ha sido disfrazada por la moderación de su carácter. Parece que no siente la necesidad de dominar la psique de la nación, un cambio sustancial de las payasadas de Trump, quien construyó una presidencia a imagen de su temperamento volcánico.

Si bien el plan detallado de Biden para inclinar la economía hacia los estadounidenses menos acomodados ha sorprendido a muchos en Washington, tal vez no debería haberlo hecho: fue un tema constante en su campaña. Ha escrito toda una carrera política con fábulas de sus propios orígenes obreros como un esfuerzo por levantar a los estadounidenses de clase media y trabajadora.

Pero cuando la republicana No. 3 de la Cámara de Representantes, la representante Liz Cheney de Wyoming, y la campeona progresista demócrata, la representante Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York, coinciden en que Biden es más progresista de lo anticipado, algo está sucediendo claramente. El presidente corrió a la derecha de los senadores Bernie Sanders de Vermont y Elizabeth Warren de Massachusetts en las primarias demócratas, pero ambos elogiaron calurosamente el alcance de sus políticas.

A veces, el presidente ha mostrado una audacia que juega con la idea de que es bastante radical. Se pronunció a favor de la condena de Derek Chauvin por el asesinato de George Floyd horas antes de que regresara el jurado, lo que se ganó las críticas de los puristas judiciales y los conservadores, pero expresó las emociones de millones de negros que lo ayudaron a ganar la presidencia. Biden también planea poner fin a la participación de Estados Unidos en la guerra en Afganistán para el 11 de septiembre. Tanto Trump como el presidente Barack Obama prometieron hacer lo mismo, pero al final se resistieron.

Pero Biden también se ha cuidado de no ser visto como más extremista que el bloque centrista de votantes que cortejó el año pasado.

De hecho, atascó las demandas de los liberales de expandir el tamaño de la Corte Suprema al imponer una comisión presidencial no vinculante. Y no ha ocultado su disgusto por desmantelar el obstruccionismo del Senado de 60 votos, aunque es difícil ver cómo puede aprobar sus planes más audaces sin hacer eso.

En qué se diferencia Biden de Franklin Roosevelt

El tamaño de los proyectos de Biden, sin embargo, es sorprendente.

El plan de rescate de covid costó US$ 1,9 billones. Su plan de infraestructura, que proporciona miles de millones para artículos como atención médica en el hogar, así como carreteras y puentes crujientes, asciende a unos US$2,2 billones. Y un American Family Plan, que destacará en su discurso del miércoles por la noche, está valorado en US$ 1,8 billones.

Para un tema, el cuidado infantil, Biden ya ha prometido miles de millones de dólares en su plan de infraestructura y el paquete de ayuda de covid. Se espera que incluya nuevos fondos para el cuidado infantil, prekínder universal, créditos fiscales ampliados y licencia familiar y médica pagada en el plan familiar. Está buscando US$ 400.000 millones para el cuidado en el hogar de estadounidenses ancianos y enfermos, fondos que normalmente no se esperaría que se incluyeran en un proyecto de ley de infraestructura.

El presidente ha preparado el terreno para tal generosidad presentándose como un reparador que está utilizando al gobierno para devolver al país una apariencia de vida normal.

Ahora está argumentando implícitamente que es hora de cambiar la misma metodología para solucionar otros problemas, poniéndose del lado de Roosevelt, a quien Reagan admiraba cuando era joven pero terminó repudiando con su giro brusco a la derecha.

Aquí es donde a menudo se compara a Biden con Roosevelt, quien asumió el cargo en un momento de profunda crisis y luego pasó a remodelar la economía estadounidense y la red de seguridad social. Biden, sin embargo, no tiene las mayorías masivas de Roosevelt en el Congreso.

«El mensaje es de un activismo muy enérgico por parte del presidente para abordar la crisis en cuestión, que por supuesto es lo que también hizo Roosevelt», dijo Ellen Fitzpatrick, profesora de historia en la Universidad de Nueva Hampshire.

«Creo que el nivel de activismo por parte de Biden es muy, muy notable. Su ambición es grande. Su éxito puede ser más dudoso. Pero creo que este cambio de tono es importante en sí mismo».

Discurso