ANÁLISIS | Éxitos y fallas del discurso de Joe Biden en el Congreso

(CNN) — El presidente Joe Biden pronunció el mayor discurso de su presidencia hasta la fecha este miércoles por la noche: un discurso en una sesión conjunta del Congreso.

Las cosas se veían y sonaban un poco diferentes, con solo 200 personas presentes y todos menos Biden usando mascarillas debido a los protocolos de covid-19. Vi todo, que duró poco más de una hora, y tomé notas.

Mis pensamientos sobre los aciertos y los errores del discurso se encuentran a continuación.

El codazo de Harris-Pelosi

Creo que lo único que la gente recordará dentro de 10 años sobre este discurso no es nada de lo que dijo Biden. (Y eso no es un golpe para Biden, porque pienso que su discurso estuvo muy cerca de ser muy bueno). Será la imagen de las dos mujeres, la vicepresidenta Kamala Harris y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, de pie detrás de Biden en el estrado. Su presencia allí significa su condición de primera y segunda en la línea de sucesión presidencial. El golpe en el codo que las dos mujeres se dieron cuando llegaron a ese lugar tan alabado es un momento que verás repetido una y otra vez, por lo que significa para muchos. Y felicitaciones a Biden por reconocer el momento justo al comienzo de su discurso: «Señora presidenta. Señora vicepresidenta. Ningún presidente ha dicho esas palabras desde este podio. Ningún presidente ha dicho esas palabras. Y ya era hora».

Kamala Harris

(Crédito: Jim Watson – Pool/Getty Images)

La improvisación de Biden

Biden no es el mejor orador del mundo. Suele hablar con demasiada frecuencia en el lenguaje del Senado, que se siente muy lejano para una persona promedio y comete una buena cantidad de errores verbales. (Por ejemplo, se equivocó en el eslogan de su campaña de 2020 «reconstruir mejor» el miércoles por la noche).

Pero ya sea por el número limitado de personas en la cámara o porque Biden se sentía cómodo desde que estaba de regreso en un lugar en el que había pasado tantas décadas de su vida, se le vio notablemente a gusto desde el primer momento, improvisando una línea sobre cómo «Mitch [McConnell] y Chuck [Schumer] entenderán que es bueno estar casi en casa… al final del pasillo», en referencia a hablar desde la Cámara de Representantes. El discurso de Biden estuvo salpicado de momentos improvisados como ese, el más poderoso de los cuales fue cuando agradeció a McConnell por sugerir que un proyecto de ley de financiación de la investigación del cáncer tenía el nombre de su difunto hijo: «Y si disculpas el punto de privilegio personal, nunca olvidaré que te pusiste de pie, Mitch, y dijiste que le pusieran el nombre de mi hijo fallecido», dijo Biden. «Significó mucho».

Las claves del discurso de Biden frente al Congreso 1:31

«Nosotros» en lugar de «yo»

Cada discurso que dio Donald Trump, incluidos sus discursos ante el Congreso, se felicitó por las cosas que ÉL había hecho que sucedieran. Biden, a propósito, adoptó un tono completamente diferente, hablando repetidamente en términos del «nosotros«. Hubo un riff al comienzo del discurso: «Todos sabemos que la vida puede derribarnos. Pero en Estados Unidos, nunca, nunca, nunca, nunca nos quedamos abajo. Los estadounidenses siempre se levantan. Hoy, eso es lo que estamos haciendo: Estados Unidos está surgiendo de nuevo». Y también usó este más adelante, que nos recordó que nuestro documento fundacional se basó en el «nosotros«: «Nuestra Constitución comienza con las palabras, por trivial que suene, ‘Nosotros, el Pueblo‘. Es hora de recordar que Nosotros el Pueblo somos el gobierno. Ustedes y yo. No una fuerza en una capital distante. No una fuerza poderosa sobre la que no tenemos control. Somos nosotros. Somos ‘Nosotros, el Pueblo’ «. Ese llamado a nuestra humanidad común, que viene después de cuatro años de un presidente que buscó dividir el país para su beneficio político personal y una batalla de un año contra una pandemia que ha matado a casi 575.000 estadounidenses, se sintió profundamente importante.

Biden: “Hace 100 días nuestra casa estaba incendiada” 4:07

El traje de Chuck Schumer

Miren, el líder de la mayoría del Senado no es conocido como un ícono de la moda. (¡Lo siento, Chuck!) Pero su elección de un traje azul eléctrico para el discurso atrajo muchísima atención en Twitter. Y yo, por mi parte, lo celebro por haber dado un paso en esa rama de la moda.

La referencia de Biden sobre la raza

Pasó casi una hora en el discurso antes de que Biden mencionara a George Floyd y los esfuerzos en curso para reformar la policía en Estados Unidos. Pareció demasiado tarde en el discurso para un tema tan potente, especialmente dado que la condena del exagente de policía de Minneapolis Derek Chauvin está tan fresca en la mente del país. Sin mencionar el hecho de que los votantes negros fueron la clave para que Biden ganara la candidatura demócrata en 2020 y desempeñaron un papel central para ayudarlo a vencer a Trump. Sí, sé que este tipo de discurso es difícil de arreglar, más sobre eso a continuación, y que Biden quería asegurarse de que a) celebró el logro de su administración en la cantidad de personas vacunadas contra el covid-19 y b) vendió su plan de infraestructura a un Congreso escéptico. Aun así, se sintió como una oportunidad perdida para dejar en claro al país cuán importantes son para él los problemas de raza y policía, y presionar al Congreso para que apruebe una legislación bipartidista para abordar los problemas sistémicos sobre los que la muerte de Floyd arrojó luz. Comparen eso con el senador republicano Tim Scott, quien dedicó una buena parte de su discurso de respuesta a Biden hablando sobre la raza y sus propios esfuerzos en la reforma policial.

El discurso de Biden sobre Afganistán ante el Congreso 2:15

La mitad del discurso

Pensé que Biden comenzó bastante fuerte. Me conmovió genuinamente su descripción de «abuelos que abrazan a sus hijos y nietos en lugar de presionar las manos contra una ventana para decir adiós» como una forma de ilustrar lo lejos que hemos llegado en la batalla contra el covid-19. Y pensé que su cierre de «Nosotros la gente», como mencioné anteriormente, no solo era muy retóricamente sino también importante para el país en este momento. Pero a la mitad del discurso, cuando Biden trató de vender el plan de infraestructura (¡en detalle!) –y luego revisó una larga lista de otras prioridades, ¡armas! ¡clima! ¡inmigración! ¡Rusia! ¡acceso de banda ancha!— fue realmente pesado. Eso no es exclusivo de Biden. Este tipo de grandes discursos a menudo se ven obstaculizados por el deseo de obtener una o dos líneas sobre cada tema que hay. Independientemente, para mí el discurso perdió algo de impulso durante su pasaje intermedio.

Trump

¿Conoces esa línea de la película «Office Space» donde los consultores le dicen al personaje principal que últimamente ha faltado mucho al trabajo y él responde: «No diría que lo he extrañado»? Así es como me sentí al ver el discurso de Biden sin las peroratas de Twitter del expresidente Donald Trump acompañando cada palabra. No diría que lo he extrañado.

Si bien Trump indudablemente emitirá una declaración criticando a Biden por no acreditarlo adecuadamente por la vacuna o llamará a Biden socialista, fue bueno no tener eso en tiempo real el miércoles. En palabras del único SE Cupp: «No se ha dicho lo suficiente. Es genial no saber de ya sabes quién en Twitter esta noche».

Primeros 100 días