Netanyahu advierte sobre «linchamientos» mientras los enfrentamientos entre árabes y judíos sacuden ciudades de Israel

(CNN) — Mientras el Ejército israelí y los combatientes palestinos en Gaza intercambian letales ataques aéreos y bombardeos con cohetes, los disturbios y los enfrentamientos violentos entre ciudadanos árabes y judíos también sacuden varias ciudades de Israel.

En Bat Yam, al sur de Jaffa, un video mostró el miércoles por la noche a una multitud judía de ideología de derecha intentando linchar a un automovilista árabe.

La Policía dijo que sacaron al hombre de su auto antes de que comenzara la agresión. El video muestra a unas 20 personas golpeándole con objetos metálicos y dándole repetidas patadas en la cabeza. Lo trasladaron al hospital, donde la Policía describió sus heridas como moderadas.

En Acre, al norte de Haifa, un intento de linchamiento por parte de una multitud árabe dejó a un judío herido de gravedad, según la Policía israelí. Un portavoz de la Policía dijo que el grupo atacó a los agentes de la Policía antes de atacar a la víctima con piedras y barrotes de hierro.

El momento en que Israel destruye otro edificio en Gaza 0:50

Violencia en varias ciudades de Israel

«Estamos muy, muy preocupados por este recrudecimiento [de la violencia]», dijo la legisladora israelí Aida Touma-Suleiman, en Acre, a Hala Gorani, de CNN, en una entrevista, en vivo, a última hora de la tarde del miércoles, hora local.

«Estoy encerrada en mi casa, está ocurriendo frente a mi casa, y no hay manera de salir. El gas lacrimógeno llena las casas, y la situación es insegura. Hoy ha habido ataques a ciudadanos árabes en diferentes ciudades», dijo.

«Estoy muy, muy preocupada por esta ciudad [Acre]. Lo mismo ocurre en Haifa. Lo mismo ocurre en Lod. Hay diferentes ataques contra diferentes ciudadanos», señaló.

La legisladora árabe-israelí agregó: «No estoy segura de que la policía pueda o quiera controlar la situación».

Netanyahu sobre los linchamientos

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, tachó el miércoles de «inaceptable» la violencia en las ciudades israelíes y dijo que ordenó a la Policía que adoptara poderes de emergencia, que se reforzara con unidades de la Policía Fronteriza y que impusiera toques de queda cuando fuera necesario.

«Nada justifica el linchamiento de judíos por parte de árabes y nada justifica el linchamiento de árabes por parte de judíos», dijo Netanyahu, en un comunicado.

«A los ciudadanos de Israel les digo que no me importa que les hierva la sangre. No pueden tomar la justicia por su propia mano», añadió el primer ministro. «No se puede agarrar a un ciudadano árabe común y corriente y tratar de lincharlo, al igual que no podemos ver a los ciudadanos árabes hacer esto a los ciudadanos judíos».

Víctimas hasta el momento

Los combatientes en Gaza han disparado más de 1.000 cohetes contra Israel desde que el lunes por la tarde comenzó el estallido de violencia más fuerte, e Israel ha respondido con devastadores ataques aéreos en Gaza.

La ofensiva de bombardeos de Israel en Gaza lleva un saldo, hasta el momento, de al menos 83 palestinos fallecidos, entre ellos 17 niños y siete mujeres, según informó el jueves el Ministerio de Salud palestino con sede en Gaza. Aunado a ello, los palestinos heridos ascienden a al menos 487, según la dependencia.

Por otra parte, van siete israelíes muertos y más de 200 heridos desde el lunes, informó el Ejército de Israel, el miércoles. Un niño de seis años murió el miércoles cuando un cohete disparado desde Gaza impactó en un edificio residencial de Sderot, según un miembro del personal de emergencias.

Décadas de convivencia «aplastadas»

El conflicto entre israelíes y palestinos —alimentado por la controversia sobre desalojos de familias palestinas en Jerusalén y las restricciones en un popular punto de encuentro de Jerusalén Este al comenzar el ramadán— se desbordó esta semana y se convirtió rápidamente en una de las peores oleadas de violencia entre ambas partes en los últimos años.

«Estamos escalando hacia una guerra a gran escala. Los líderes de todas las partes tienen que asumir la responsabilidad de la disminución [de la violencia]», dijo el miércoles el coordinador especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para el Proceso de Paz en Oriente Medio, Tor Wennesland.

La furia por la actual situación alimenta feroces protestas en la ciudad de Lod, en el centro de Israel, donde la Policía israelí informó, el miércoles, que la gente estaba lanzando piedras a los autos que pasaban y bloqueando las carreteras hasta la madrugada.

El alcalde de Lod, Yair Revivo, dijo que décadas de convivencia habían sido «aplastadas».

Dijo que los alborotadores árabe-israelíes «quemaron sinagogas, el Talmud Torah, decenas de vehículos, contenedores de basura, destruyeron banderas de Israel y, lo que es peor, quitaron la bandera israelí e izaron la bandera palestina, en una noche de disturbios en la que policías y residentes resultaron heridos».

Por su parte, un residente árabe-israelí de Lod, Wael Essawi, declaró a CNN que la Policía israelí y residentes judíos atacaron una mezquita durante las oraciones del martes por la noche, antes de que se lanzaran gases lacrimógenos y se incendiaran autos.

«No pudimos hacer nada, pero abrimos las ventanas para poder respirar. Fue muy intenso», dijo Essawi.

El infierno se ha desatado en Gaza 1:51

«Gritos aterrorizados»

Otro residente, Khaled Zabarqah, dijo que, tras una manifestación palestina, el lunes, contra las políticas israelíes en Jerusalén, miles de personas fueron atacadas con gases lacrimógenos, granadas de aturdimiento y balas de goma antes de que los israelíes empezaran a lanzar piedras y a golpear al grupo.

«Mi hija, de 15 años, se despertó por el sonido de las piedras lanzadas contra la ventana de su habitación, luego me despertaron sus gritos aterrorizados», comentó Zabarqah.

«No podíamos hacer otra cosa que protegernos y defendernos con cualquier herramienta que tuviéramos, o nos defendemos o nos matan», dijo.

El martes, un hombre árabe-israelí, de 25 años, murió en la ciudad por los tiros que un judío, de 34 años, disparó contra los manifestantes después de que estos le atacaran con piedras, según la Policía.

Asimismo, la policía detuvo a dos sospechosos en relación con otro tiroteo también en Lod.

Un equipo de CNN, que recorría la ciudad a primera hora del miércoles, vio que algunas de las carreteras estaban llenas de piedras. También se veían autos quemados al lado de la carretera tras una noche de disturbios en Lod.

Eyad Kourdi, de CNN, contribuyó a este reporte.

Benjamin Netanyahu
Gaza
Israel
Palestinos