Los CDC están luchando para convencer a los republicanos indecisos para que se vacunen contra el covid-19

(CNN) — Los expertos en salud pública de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. ( CDC, por sus siglas en inglés) enfrentan desafíos, y a veces luchan, mientras intentan convencer a los republicanos indecisos de que se vacunen contra el covid-19, dijeron a CNN funcionarios federales familiarizados con la situación.

“Es una especie de problema descubrir con esta audiencia en particular lo que les resuena, porque ven que las vacunas les quitan la libertad”, dijo un funcionario. “Es una escalada difícil para todos en cuestión de salud pública. Es mover una roca de una montaña».

Según una encuesta de la Kaiser Family Foundation, realizada en abril a más de 2.000 personas en Estados Unidos, el 42% de los republicanos encuestados, y solo el 19% de los demócratas entrevistados, están menos que entusiasmados con la vacuna contra el covid-19.

¿Qué implica retirar el uso de mascarillas a vacunados? 1:57

Estas diferencias se manifiestan claramente en la tasa de vacunación de un estado a otro. Según datos de los CDC, los 22 estados con el mayor porcentaje de personas vacunadas votaron por el presidente Joe Biden, en noviembre. Entre los 17 estados con las tasas de vacunación más bajas, todos menos uno votaron por el expresidente Donald Trump.

En un comunicado, un portavoz de los CDC reconoció los obstáculos para superar las dudas sobre las vacunas en Estados Unidos.

“Este es un desafío de salud pública complejo y sin precedentes”, escribió Jason McDonald, el portavoz de la agencia. «Los CDC continúan equilibrando la necesidad de educar e informar a las personas sobre los comportamientos seguros una vez que se vacunan, así como de mantener vigentes las recomendaciones de salud pública para evitar una mayor propagación del covid-19 que podría amenazar nuestros logros».

Los funcionarios federales expresaron su escepticismo de que simplemente explicar la ciencia (que las vacunas disminuyen drásticamente la posibilidad de que usted contraiga el coronavirus y lo transmita a otros) convencería a una gran proporción de conservadores que dudan de las vacunas como para aplicárselas.

“Puede sentirse egoísta cuando alguien dice que no quiere vacunarse. Es casi como si estuvieran telegrafiando un mensaje diciendo ‘soy invulnerable y no me importas’. No sé cómo llegar a gente así”, dijo uno de los funcionarios.

Otro funcionario dijo que la clave es escuchar.

“Si seguimos tratando de saturarlos con que el covid es malo, eso no va a funcionar. Va a ser un desafío, pero tenemos que seguir intentando comprender mejor cómo se sienten y por qué se sienten de la forma en que se sienten».

Hasta entonces, dijo el funcionario, “va a ser muy difícil convencerlos de que se vacunen”.