Columpios

Foto Aaron Burden en Unsplash

Por: Cam Vera

Es vértigo lo que siento. Uno que se hunde profundo en la boca de mi estómago. Incrementa su potencia cuando vuelo al frente; retrocede, pero no cesa, cuando voy de ¿regreso? ¿Voy a alguna parte? Es como una droga esto que siento. Una bondadosa que embriaga de forma dulce y que me regala un pequeño triunfo entre la ruina primigenia de mi cuerpo humano: no poder volar.

¿A dónde iré? Suplico, desde hace un par de décadas, por la respuesta a la impertinente pregunta, ¿a dónde? Para atrás el horizonte se ensancha y desaparezco, hacia adelante sólo yo existo y la tierra se desvanece. Es entonces cuando entiendo el devenir: un mareo que fluye del centro hacia el frente y, la memoria, atrás, sitio de mis reconvenciones, me obliga suplicar la vuelta. Para atrás, de nuevo, y entonces la pregunta: ¿regreso?

No tengo alas para volar, por eso admiro mis pies al aire, cuando se alinean con el horizonte y luego pasan, airosos, encima del suelo que clama a su centro mi cuerpo todo. Poco después una revelación: no soy yo quien se mueve, lo que impulsan mis piernas es al mundo entero. 

El eje del mundo se distorsiona y cambia, la astronomía es una ciencia inútil cuando, encima de una tabla, el universo pende de una rama o de cualquier otro capricho. Subo, respiro, cierro los ojos, floto y por un segundo la ingravidez lo es todo.

Cuánta libertad cabe en un solo impulso. Vuelo, respiro, abro y cierro los ojos, me impulso de nuevo. Soy el ansiado artilugio de la energía perpetua. Floto, vuelo, respiro. Otra revelación: así es la vida, agarrados de dos hilos volamos, con vértigo creciente, un pequeñísimo trayecto del todo, que creemos el centro del universo.

Sin embargo la tierra. Sin embargo la muerte. La diversión concluye en cuanto tocamos el suelo, en cuanto hollamos la tierra y descendemos el cuerpo. Bajar del columpio, bajar a la tierra, aterrizar. Poner los pies en la tierra, dicen los adultos, y abandonar el vuelo. Aterrizar es lo mismo que morir. Sobre la tierra y dentro de ella. Aterrizar, ser enterrados.

@CamVera4

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver