Bitcoin se hunde a US$ 40.000 mientras China amplía su represión a las criptomonedas

Hong Kong (CNN Business) — El bitcoin y otras criptomonedas se están hundiendo a medida que la ansiedad se extiende por el mercado, esta vez, después de que China tomó más medidas para acabar con las monedas digitales.

La criptomoneda más negociada del mundo se desplomó un 10% el miércoles para cotizar a US$ 40.728 por unidad, según Coindesk, un sitio web de noticias e información especializado en criptoactivos. Ese es el nivel más bajo del bitcoin desde febrero. También representa una caída del 36% desde que alcanzó un récord de US$ 63.347, en abril.

El bitcoin ya estaba cayendo este mes después de que el CEO de Tesla, Elon Musk, dijera que desconfiaba de su impacto ambiental. Pero un nuevo anuncio de un trío de organismos de control bancarios y financieros chinos parece haber conmocionado aún más los mercados de criptomonedas.

Las agencias dijeron el martes que las instituciones financieras y las empresas de pago no deben participar en ninguna transacción relacionada con las criptomonedas, ni deben proporcionar servicios relacionados con las criptomonedas a sus clientes.

«Los precios de las criptomonedas se han disparado y caído recientemente, y el comercio especulativo se ha recuperado. Esto daña seriamente la seguridad de la propiedad de las personas y perturba el orden económico y financiero normal», dijo el comunicado de los reguladores supervisados por el Banco Popular de China y la Comisión de Bancos y Seguros de China.

La actitud fría de China hacia las criptomonedas se remonta a hace años. Si bien el país no prohíbe completamente las criptomonedas, los reguladores declararon, en 2013, que el bitcoin no era una moneda real y prohibieron a las instituciones financieras y de pago realizar transacciones con ella. En ese momento, citaron el riesgo de que el bitcoin se pudiera utilizar para el lavado de dinero, así como la necesidad de «mantener la estabilidad financiera» y «proteger el estado del yuan como moneda fiduciaria».

El público puede tener o comerciar con criptomonedas, pero ese comercio se ha cerrado a las principales bolsas de China continental. En 2017, las autoridades también prohibieron las ofertas iniciales de monedas, una forma en que las nuevas empresas tecnológicas recaudan dinero mediante la emisión de tokens criptográficos al público.

La creciente represión también puede ser en parte para impulsar la iniciativa del yuan digital, respaldada por el Estado chino, y las autoridades están trabajando para implementar que puedan mantener los flujos de dinero bajo su estricta supervisión.

Si bien el aviso de 2013 solo mencionó al bitcoin por su nombre, algunos observadores han considerado que se aplicaría a todas las criptomonedas, dado el disgusto de Beijing por estas monedas. El miércoles, el periódico estatal China Times describió el último anuncio como una «advertencia de riesgo por naturaleza». Si bien no es una ley o regulación nacional, representa un «estándar de la industria hasta cierto punto», escribió el medio, citando a Zhu Youping, un funcionario del Centro de Información del Estado, un grupo de expertos en formulación de políticas.

Aun así, muestra que China no está cambiando de táctica con las criptomonedas en el corto plazo, y eso parecía ser suficiente para preocupar a los comerciantes.

Junto a la caída del bitcoin, varias otras criptos importantes cayeron el miércoles. El ethereum se desplomó un 14%, cotizando a US$ 2.978, una caída del 31% desde el pico, alcanzado la semana pasada. El meme convertido en criptomoneda, dogecoin, perdió un 13%.

«La posición china sobre las criptomonedas es clara desde el principio: el comercio y el uso de criptomonedas están simplemente prohibidos», escribió Ipek Ozkardeskaya, analista sénior de Swissquote, en una nota de investigación del miércoles. «Por lo tanto, la noticia no es nada ‘nueva’, pero dado que los comerciantes de criptomonedas son demasiado sensibles a las noticias negativas hoy en día, se suma a la presión a la baja sobre las criptomonedas».

Antes del último anuncio de China, Elon Musk, de Tesla, ya había enviado a los mercados de criptomonedas a un viaje salvaje.

Cambió de parecer, la semana pasada, sobre un plan para permitir que su fabricante de automóviles eléctricos comenzara a aceptar bitcoins como pago por sus automóviles al suspender el programa, citando preocupaciones de sostenibilidad en torno a la minería de bitcoins. La criptomoneda cayó un 12% después. Siguió cayendo a principios de esta semana, después de que Musk pareció sugerir que su fabricante de automóviles pudo haber abandonado sus tenencias de la moneda digital, aunque luego aclaró que no lo había hecho.

El dogecoin, mientras tanto, cayó a principios de este mes después de que Musk, el partidario más prominente de la moneda, bromeó al respecto en «Saturday Night Live».

Pero las dos criptomonedas siguen siendo astronómicamente más altas que hace un año. El bitcoin ha subido un 323% durante el año pasado, según Coinbase, mientras que dogecoin ha subido un 670%.

Bitcoin
Criptomoneda