La administración de Biden ya no podrá seguir otorgando los beneficios semanales por desempleo de US$ 300 que los gobernadores republicanos están recortando

(CNN) — El Departamento de Trabajo de Estados Unidos agotó sus opciones para seguir pagando los US$ 300 adicionales a la semana en beneficios federales a las personas desempleadas en los 22 estados liderados por el Partido Republicano que les están poniendo fin antes de tiempo, dijo un funcionario de la administración a CNN el jueves.

Aproximadamente 3,6 millones de estadounidenses sin trabajo dejarán de recibir un total de US$ 21.700 millones en beneficios como resultado de las acciones estatales, según un análisis de The Century Foundation. Texas, Indiana y Carolina del Sur se encuentran entre los estados que pondrán fin a los programas de desempleo pandémico.

Crédito tributario por hijos 2021: lo que debes saber sobre los nuevos apoyos que comienzan el 15 de julio en EE.UU.

«No hay nada que podamos hacer», dijo el funcionario, y agregó que el departamento ha tratado de encontrar una solución. «Quitarles el salvavidas no va a ayudar en nada».

Durante las últimas dos semanas, un grupo de gobernadores republicanos ha optado por terminar uno o más de los programas contenidos en la histórica expansión federal del sistema de desempleo. Han citado la escasez de mano de obra y la mejora de la economía como las razones detrás de sus decisiones.

Los pagos mejorados, que el Congreso aprobó por primera vez en su plan masivo de alivio del coronavirus en marzo de 2020 y se extendió dos veces, impiden que los estadounidenses regresen al mercado laboral, dicen los gobernadores. En su lugar, al menos cuatro estados ofrecerán bonificaciones por regreso al trabajo.

Además de proporcionar el suplemento semanal de US$ 300, los legisladores ampliaron los beneficios a los trabajadores autónomos, los que trabajan por su cuenta, los contratistas independientes y ciertas personas afectadas por la pandemia y ampliaron la duración de los pagos para aquellos en el programa regular de desempleo del estado.

Aquellos que reciben beneficios estatales regulares, que generalmente duran 26 semanas, continuarán recibiendo esos pagos pero no recibirán el aumento de US$ 300. Sin embargo, aquellos en los otros dos programas — los programas de Asistencia por Desempleo Pandémico y Compensación por Desempleo de Emergencia Pandémica — perderán todos sus beneficios.

Los programas contra la pandemia están programados para terminar a principios de septiembre en los estados que los mantengan.

Es probable que el Departamento de Trabajo publique una carta este viernes en la que se describirá que el gobierno federal no puede contrarrestar las decisiones de los gobernadores republicanos, dijo el funcionario de la administración. La carta es una respuesta al senador de Vermont Bernie Sanders y un grupo de defensa laboral, los cuales han instado a la administración de Biden a seguir ofreciendo los beneficios.

Sanders envió el jueves una carta al secretario de Trabajo, Marty Walsh, pidiéndole que se comprometa a hacer que los estados rindan cuentas por su papel en la administración de los beneficios.

«Los demócratas en el Congreso consiguieron ayuda por desempleo que les salvó la vida a los trabajadores para que no tuvieran que volver a trabajar por salarios de hambre o sin cuidado de niños», tuiteó Sanders. Y agregó que le pidió a Walsh «asegurarse de que los gobernadores republicanos no eliminen esa ayuda.»

En un discurso la semana pasada, el presidente Joe Biden dijo que los estadounidenses despedidos deben regresar al trabajo si se les ofrecen puestos adecuados, pero subrayó que no ve muchas señales que indiquen que la gente se está quedando en casa debido a los generosos pagos federales.

«Las personas que afirman que los estadounidenses no trabajarán aunque encuentren una oportunidad buena y justa subestiman al pueblo estadounidense», dijo.

Estímulo económico