Algas tóxicas en Florida mataron 200 toneladas de vida marina hace tres años, y ahora amenazan con volver

(CNN) — No son solo los turistas los que invaden Florida en verano.Los coloridos microorganismos conocidos como marea roja y cianobacterias (algas verdeazules) también aprovechan el cambio de temperatura para proliferar. Y esto causa grandes problemas.

Ambos tipos de floración de algas están empezando a hacer acto de presencia a lo largo de algunas de las costas más bellas del suroeste de Florida. Está por ver si se están instalando para el verano o si solo se trata de una provocación.

Muchos de los que se ganan la vida en el agua se muestran bastante optimistas al respecto.

«Creo que la marea roja nos acompañará todos los veranos», afirma Rafael Ríos, propietario de un barco de pesca de alquiler en San Petersburgo desde hace 15 años, pero que lleva 40 años pescando en las aguas de la bahía de Tampa. «Hay años en los que no vemos ninguna. Hay años en los que se registra mucho más».

La marea roja y las algas azules provienen de diferentes microorganismos. La marea roja está causada por la especie Karenia brevis, mientras que un informe emitido a los comisionados del condado de Manatee identificó recientemente la cianobacteria Lyngbya como la causa del brote local de algas verdeazules.

Ambas son tóxicas.

Las algas verdeazules han florecido en las últimas semanas en las aguas que rodean la bahía de Tampa, incluida la bahía de Sarasota, la vía navegable intracostera y la isla de Terra Ceia, situada en el condado de Manatee, al sur de Tampa.

Los residentes de Manatee descubrieron la amenaza hace unos 10 días, cuando el Departamento de Protección Ambiental de Florida y la Comisión de Conservación de la Pesca y la Vida Silvestre de Florida colocaron carteles a lo largo de Frog Creek y otras partes del Parque Estatal Terra Ceia Preserve, advirtiendo de los peligros de las algas verdeazules.

Pero la marea roja es la mayor preocupación.

Una floración de marea roja en 2018 fue ‘una de las peores’

En 2018, una proliferación masiva de marea roja a lo largo de la costa suroeste de Florida mató a 200 toneladas de vida marina y causó 8 millones de dólares en pérdidas comerciales.

«2018 fue una de las peores mareas rojas que hemos tenido», dijo Ríos. «Mató a muchos, pero muchos, peces».

Rafael Ríos, en la foto, es propietario de un barco de pesca de alquiler de San Petersburgo desde hace 15 años y lleva 40 años pescando en las aguas de la bahía de Tampa.

Los mapas de las agencias estatales y federales para el verano de 2018 y el otoño de ese año muestran fuertes brotes de marea roja en seis condados, desde Pinellas en el norte hasta Collier en el sur.

Este año, el mapa más reciente de la Comisión de Conservación de la Pesca y la Vida Silvestre de Florida, publicado en un reporte del 21 de mayo, muestra una alta concentración de marea roja en los condados de Lee y Collier y bajas concentraciones en cuatro condados.

Se han registrado muertes de peces en los condados de Manatee, Sarasota, Lee y Collier, según la comisión estatal, y se han observado problemas respiratorios en los condados de Charlotte y Collier.

Las autoridades sanitarias de Florida en el condado de Manatee emitieron una advertencia a finales de la semana pasada, instando a la gente a no nadar cerca de los peces muertos y aconsejando a cualquier persona con problemas respiratorios crónicos que se mantenga alejada de las playas por completo.

Un pueblo pesquero a merced de la marea roja

El pueblo pesquero de Cortez, en el sur del condado de Manatee, se vería fuertemente afectado por un brote masivo de marea roja, al igual que en otras ocasiones.

La familia de Karen Bell lleva 100 años pescando en las aguas locales. Es propietaria de un negocio de venta al por mayor y al por menor de pescado en Cortez que emplea a 25 trabajadores, y hace negocios con 60 pescadores, incluidos los capitanes de los 18 barcos de pesca que posee su empresa.

El hombre que aparece en la foto con la nevera en el barco es Jacob Reeder. La foto fue tomada en Cortez, en los muelles de AP Bell Fish Co., la empresa que posee Karen Bell.

La mayoría de esa gente está a merced de la marea roja.

«La marea roja de 2018 fue dura tanto para los pescadores como para la empresa pesquera», recuerda. «Hubo muy poca producción en la costa durante unos 10 meses».

La recolección a lo largo de las aguas costeras se redujo en un 75%, dijo.

«Las especies de la costa que obtuvimos procedían de pescadores dispuestos a viajar lo suficientemente lejos, donde la marea roja no estaba presente», dijo Bell. «Algunos hicieron largos viajes en barco y otros remolcaron sus embarcaciones. Fue un año difícil».

Por ahora, todo parece estar bien.

«Los pescadores de Cortez están pendientes de las condiciones locales del agua», dijo Bell. «Hasta ahora, han visto algunas floraciones de algas, pero no mucho más. Esta semana los vientos los han mantenido fuera del agua. Ellos esperan que las turbulencias creadas por el tiempo ayuden a romper cualquier agua estancada en la que pueda prosperar un florecimiento de algas».

El capitán de un barco de alquiler, Ríos, dijo que tampoco se ha encontrado con ninguna marea roja.

La marea roja no es un fenómeno nuevo

El Departamento de Salud de Florida señala que las mareas rojas se documentaron en el sur del Golfo de México en el año 1700 y a lo largo de la costa del Golfo de Florida desde la década de 1840. Pero la Comisión de Conservación de la Pesca y la Vida Silvestre de Florida dice que Karenia brevis, el microorganismo responsable de la marea roja, no fue identificado hasta 1946.

Las floraciones no tienen que ser necesariamente de color rojo o verde azulado. Los Centros para el Control de Enfermedades de EE.UU.  (CDC, por sus siglas en inglés) dicen: «Las floraciones pueden tener el aspecto de espuma, residuos, capas o pintura en la superficie del agua. Una floración puede cambiar el color del agua a verde, azul, café, rojo u otro color».

El pueblo pesquero de Cortez, en el sur del condado de Manatee en Florida, se vería muy afectado si se produjera un brote masivo de marea roja, como ya ha ocurrido anteriormente.

La agencia también señala que las floraciones pueden ser peligrosas si producen toxinas, consumen el oxígeno del agua, liberan gases nocivos o se vuelven demasiado densas.

Las floraciones de algas requieren de una combinación adecuada de circunstancias para prosperar: luz solar, agua de movimiento lento y nutrientes como el nitrógeno y el fósforo.

Y aunque las floraciones de algas se conocen desde hace cientos de años, la Agencia de Protección del Medio Ambiente señala: «La contaminación por nutrientes derivada de las actividades humanas agrava el problema, dando lugar a floraciones más graves y frecuentes».

Esos nutrientes proceden de los vertederos de la agricultura, las aguas pluviales y las aguas residuales, afirma la Comisión de Pesca y Vida Silvestre.

El vertido de aguas es probablemente la causa de una floración masiva de algas que el 11 de mayo cubrió 1294.99 kilómetros cuadrados del lago Okeechobee en el sur de Florida.

El vertido de agua contaminada en la bahía de Tampa desde la planta de yeso de Piney Point en abril para evitar el derrumbe de las paredes sigue siendo una gran preocupación.

«Más de 814 millones de litros de aguas residuales que contienen más de 200 toneladas de nitrógeno vertidas en la bahía de Tampa en el transcurso de solo 10 días es sinónimo de desastre», dijo Justin Bloom, fundador de la organización medioambiental Suncoast Waterkeeper.

«Aunque todavía no hemos registrado la intensidad de las floraciones de algas nocivas que temíamos, la contaminación está ahí fuera, y es probable que tardemos años en conocer bien los daños causados a este estuario delicado pero resiliente».

La familia de Karen Bell lleva 100 años pescando en las aguas locales. Es propietaria de un negocio de venta al por mayor y al por menor de pescado en Cortez y hace negocios con 60 pescadores, incluidos los capitanes de los 18 barcos de pesca que posee su empresa. La mayoría de esa gente está a merced de la marea roja.

«Aunque es poco probable que podamos establecer una correlación directa entre el daño medioambiental manifestado en las bahías de Tampa o Sarasota, sería absurdo sugerir que el impacto no es significativo».

Suncoast Waterkeeper y otros cuatro grupos ecologistas notificaron el 17 de mayo que quieren entablar un diálogo formal con representantes del Departamento de Protección Medioambiental de Florida, la Autoridad Portuaria del Condado de Manatee y HRK Holdings LLC, el propietario de Piney Point.

Si estas conversaciones fracasan, amenazan con presentar una demanda federal en Tampa.

Con la presentación de la demanda, dicen las organizaciones ecologistas, quieren que Piney Point cierre definitivamente y que se preste atención a lo que consideran fallos normativos en todo el estado.

El Departamento de Protección Medioambiental se hizo cargo de la planta de fertilizantes fosfatados de Piney Point en 2001, después de que el entonces propietario se declarara repentinamente en quiebra y abandonara la propiedad.

Según el documento legal presentado por los ecologistas, el Departamento de Protección Medioambiental vertió unos 4 millones de litros de aguas residuales en la bahía de Tampa y en el puerto de Bishop entre febrero de 2001 y febrero de 2004.

HRK Holdings compró Piney Point en agosto de 2006.

La Autoridad Portuaria de Manatee forma parte del aviso legal porque almacenó material de dragado de la bahía de Tampa en Piney Point. El Departamento de Protección Medioambiental aprobó ese almacenamiento.

Esas acciones dieron lugar a violaciones de la Ley de Aguas Limpias, la Ley de Conservación y Recuperación de Recursos y la Ley de Especies en Peligro, según el aviso legal de las organizaciones ecologistas.

Alexandra Kuchta, subsecretaria de prensa del Departamento de Protección Medioambiental, dijo a la CNN en un correo electrónico del 18 de mayo que la agencia estatal no es responsable del incidente de Piney Point en abril.

«Aunque no podemos hacer comentarios sobre litigios pendientes», decía el correo electrónico, «lo que sí puedo decirles es que el departamento se ha comprometido a responsabilizar a HRK Holdings Inc. y a todas las partes implicadas por este suceso, así como a garantizar el cierre de este sitio de una vez por todas para que éste sea el último capítulo de Piney Point».

Un representante local de Piney Point, que no quiso dar su nombre, remitió a CNN al propietario principal, William «Mickey» F. Harley III.

Harley no respondió a dos llamadas de CNN el 18 de mayo y su buzón de voz estaba lleno. Tampoco respondió a dos mensajes de texto ese mismo día.

Pero un portavoz de HRK dijo en una declaración facilitada a la prensa en abril que el Departamento de Protección Ambiental tenía la culpa por no tomar medidas correctivas en los años anteriores a la fuga de abril. HRK había informado a la agencia estatal de la magnitud del problema, dijo el portavoz Tom Richards.

La Autoridad Portuaria del Condado de Manatee también se negó a hacer comentarios en un correo electrónico enviado a CNN el 18 de mayo.

«Hemos puesto el asunto en manos de la asesoría legal», dijo Virginia Zimmermann, directora de comunicaciones y relaciones públicas.

Todavía es muy pronto para pronosticar qué ocurrirá este año

Es probable que los fuertes vientos del este hayan ayudado a disipar algunas de las floraciones de algas. En la costa oeste de Florida, los vientos terrestres y el movimiento del agua suelen llevar las algas a la orilla. Los vientos de mar adentro las empujan hacia aguas abiertas.

El Departamento de Protección Ambiental de Florida y la Comisión de Conservación de la Pesca y la Vida Silvestre de Florida han instalado señales en el Parque Estatal Terra Ceia Preserve para advertir de los peligros de las algas verdeazules.

Pero aún es muy pronto para pronosticar qué ocurrirá este año. La marea roja suele alcanzar su punto máximo en verano y otoño. Y puede durar días, semanas, meses o incluso hasta un año.

Bell, propietaria de un negocio de pesca en Cortez, recuerda que su padre le contó que, tras regresar de la Segunda Guerra Mundial, una horrible marea roja envolvió el pueblo pesquero del condado de Manatee. No podía pescar en la localidad, así que se fue a Campeche, México.

Esa marea roja duró dos años.

«Siempre pienso en eso porque, aunque estoy segura de que lo que hacemos con los fertilizantes y los vertidos tiene efectos negativos, la marea roja es un fenómeno que se produce de forma natural», dijo Bell. «La cuestión es que la marea roja probablemente esté aquí para quedarse, pero como guardianes del medio ambiente, deberíamos hacer todo lo posible para no agravar el problema».

Algas Tóxicas
Florida

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver