Benjamin Netanyahu, el primer ministro de Israel de más larga trayectoria, podría ser derrocado pronto luego de que sus rivales acordaran trabajar en un gobierno de unidad

Jerusalén (CNN) — La carrera de Benjamin Netanyahu como el primer ministro de Israel con más años de servicio podría estar llegando a su fin. Naftali Bennett, líder del pequeño partido de derecha Yamina, anunció el domingo por la noche que está trabajando hacia un acuerdo de coalición con Yair Lapid, líder del partido centrista Yesh Atid, para unirse a un nuevo gobierno.

Es un evento sísmico en la política israelí, y si la coalición presta juramento, pondría fin a los 12 años de Netanyahu como primer ministro.

En un discurso en horario de máxima audiencia el domingo, Bennett dijo a los israelíes que se unirá al nuevo gobierno para evitar una quinta ronda de elecciones y «rescatar al país del giro».

«Después de cuatro elecciones y dos meses más, se nos ha demostrado a todos que simplemente no hay un gobierno de derecha posible encabezado por Netanyahu. Es una quinta elección o un gobierno de unidad», dijo Bennett.

Rechazó las sugerencias de que la coalición, que incluiría una amplia franja de partidos, sería un gobierno de izquierda, y en lugar de eso rindió homenaje a la disposición de los socios potenciales de la coalición para permitirle convertirse en el líder de Israel.

«La izquierda está haciendo compromisos difíciles para permitirme … convertirme en primer ministro», dijo, y agregó: «Este gobierno no se retirará ni entregará territorios, ni tendrá miedo de lanzar una operación militar si es necesaria…».

Poco tiempo después de que Bennett hablara, Netanyahu hizo una declaración propia en la que denunció al líder del partido Yamina como un hombre al que no le importaba nada más que convertirse en primer ministro.

Al recordar a los israelíes que antes de las elecciones de marzo, Bennett había dicho que no se sentaría en un gobierno liderado por Lapid, Netanyahu dijo que los principios de su rival de derecha no tenían el peso de una pluma.

Netanyahu dijo que Bennett estaba tratando de lograr el «engaño del siglo».

En general, se espera que cualquier acuerdo de unidad daría el puesto de primer ministro a Bennett primero y a Lapid en segundo lugar.

Es un arreglo inusual, único por el hecho de que el partido de Bennett ganó solo siete escaños en las últimas elecciones. Pero su partido se convirtió en uno de los reyes de la política israelí, ya que tanto Netanyahu como el bloque pro «cambio» intentaron cortejar a Bennett, pues necesitaban sus siete escaños para acercarlos a la mayoría de 61 escaños necesaria para formar un gobierno en la Knesset, el parlamento israelí.

La coalición del «cambio» probablemente estará formada por partidos de derecha a izquierda de la política israelí, pero es casi seguro que necesitará algún tipo de apoyo externo para alcanzar el umbral de los 61 escaños. Ese apoyo puede provenir de fuera del gobierno, como de uno de los partidos árabes, probablemente la Lista Árabe Unida Islámica, encabezada por Mansour Abbas.

Y puede que no haya mucha unión de una gama tan amplia de partidos que no tengan el deseo de derrocar a Netanyahu. Con cuestiones urgentes como cómo mantener el alto el fuego con los militantes liderados por Hamas en Gaza y el aumento de las tensiones en Jerusalén Este y Rivera Occidental, este podría ser un gobierno frágil fácilmente quebrantado por divisiones ideológicas.

Lapid ahora necesita alcanzar y firmar acuerdos formales de coalición con todas las partes antes de anunciar su propósito, primero al presidente de Israel y luego al presidente de la Knesset.

Luego, el parlamento tiene una semana para votar sobre los acuerdos de coalición antes de que el nuevo gobierno y un nuevo primer ministro de Israel puedan prestar juramento.

Benjamin Netanyahu

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver