La Cruda Electoral

Foto Matheus Frade en Unsplash

DE UN MUNDO RARO / Por Miguel Ángel Isidro

Pues tuvo lugar la inevitable cita con la urnas de este 6 de Junio, y contrario a lo que muchos pronosticaron, no ocurrió ninguna hecatombe.

Salvo algunos incidentes aislados -no por ello menos graves- se podría considerar que la jornada electoral tuvo un saldo blanco.

De acuerdo con los primeros reportes de los medios y del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se habría alzado con un triunfo mayoritario en la renovación de las diputaciones federales; y 9 de las 15 gubernaturas en disputa.

Al corte del lunes por la mañana, la oposición mantenía clara ventaja en tres entidades: Nuevo León para Movimiento Ciudadano; Chihuahua para el Partido Acción Nacional (PAN), partido que también mantiene una amplia ventaja en Querétaro.

Otras tres elecciones de gobernador se mantenían con resultados cerrados: Campeche, con una ligera ventaja para Morena seguida muy de cerca por la alianza PAN-PRI-PRD; un escenario muy similar se registraba en Michoacán donde Morena también mantenía una ligera ventaja sobre la alianza opositora, y finalmente, en San Luis Potosí la disputa se mantenía con una escasa ventaja para la alianza PT-Partido Verde, apenas tres puntos porcentuales por encima de la alianza PRI-PAN-PRD.

Tal vez el resultado más sorprendente sería el de la Ciudad de México, donde la oposición estaría logrando el control de 9 alcaldías y Morena estaría en segundo lugar controlando 7 de marcaciones. La mañana del lunes Xochimilco aún estaba en una cerrada disputa, pero sin duda fue un amargo amanecer para la jefa de Gobierno Claudia Sheimbaum, quien no logró ganar ni siquiera Tlalpan, territorio que gobernó y donde actualmente tiene su domicilio.

En una lectura preliminar, podríamos decir que a pesar de su importante ventaja en la elección parlamentaria, el Presidente López Obrador y su partido se ven obligados a tejer fino y replantear sus alianzas con el PT y el Partido Verde, pues vendrá el consecuente pago de facturas políticas.

Habría que considera que el principal ganador de la contienda no es ningún partido, sino el propio Instituto Nacional Electoral (INE) y sus consejeros, ya que a pesar del golpeteo mediático al que fueron sometidos en el último año, y de las reiteradas críticas en su contra por parte del propio Presidente de la República, el organismo mostró su capacidad organizativa. Aún con los reportes de apertura tardía de casillas, y de funcionarios de casilla que tuvieron que ser reemplazados de último momento, quedó patente el interés de la ciudadanía por participar tanto en la organización de los comicios como en la emisión del voto.  Al propio instituto le corresponderá en lo subsecuente poner mayor énfasis en sus tareas de promoción de la cultura democrática, para posicionar entre la ciudadanía con mayor contundencia la importancia de contar con instituciones electorales sólidas, y de la relevancia que tienen los propios electores como organizadores y vigilantes en cada jornada electoral.

Mientras México se repone de la resaca de ésta borrachera electoral, alimentada por los etílicos vapores de campañas y candidatos que más que en otros tiempos se caracterizaron por su frivolidad, pobre oferta y pésimo gusto, habrá que considerar que los grandes problemas siguen ahí: una pandemia que sigue sin ser completamente erradicada; un sistema educativo que debe ser puesto en marcha a la brevedad sin ninguna estrategia oficial visible en el corto plazo, y la despiadada violencia criminal que sigue cobrando su cuota diaria de sangre a lo largo del territorio nacional, pese a la reiterada minimización del problema por parte del Presidente y su gabinete.

Habrá que observar qué implicaciones tiene el resultado de estos comicios en la carrera rumbo a la sucesión presidencial en 2024, con el evidente raspón a las aspiraciones de la Jefa de Gobierno de la CDMX Claudia Sheimbaum, que aún tiene pendiente entregar los resultados de las investigaciones y peritajes sobre el lamentable accidente en la Línea 12 del Metro del pasado 3 de mayo, cuyas heridas en el imaginario colectivo están lejos de sanar.

La victoria para el Presidente y su movimiento tiene sin duda claroscuros. Mantendría una mayoría importante en la legislatura, pero aún con limitaciones para emprender reformas constitucionales profundas. Tendrá mayor presencia territorial y control del presupuesto, pero también enfrentará el crecimiento de  algunos liderazgos opositores, tanto en las entidades que serán gobernadas por la oposición como ante la “balcanización” de la capital del país.

Y falta ver cómo se las arreglan para sobrellevar la presencia de personajes como Félix Salgado Macedonio, quien evidentemente tratará de reclamar para sí el triunfo electoral de su hija Evelyn Salgado en la gubernatura de Guerrero. Sin duda alguna se avecinan tiempos peculiares, por decir lo menos, allá por los caminos del sur.

Claro que el proceso electoral no se cierra con la jornada. Aún faltan muchos entuertos por testificar y resolver. Tampoco hay que soslayar el hecho de que en unas cuantas semanas más tendrá lugar la famosa consulta pública sobre someter o no a juicio a los ex presidentes, con todo y las limitaciones logísticas que el INE enfrentará debido a que el Poder Legislativo tuvo a bien asignar un presupuesto para dicho ejercicio.

Lo dicho: aún tenemos mucha tela de donde cortar.

Veremos y comentaremos.

SOUNDTRACK PARA LA LECTURA: 

Joan Manuel Serrat (España) / “La Fiesta”

Ska-P (España) / “El hombre resaca”

Parquet Courts (Estados Unidos) / “Wide Awake” (Bien despierto)

La Maldita Vecindad y Los Hijos del Quinto Patio (México) / “Crudelia”


miguelaisidro

Periodista independiente radicado en EEUU. Más de 25 años de trayectoria en medios escritos, electrónicos; actividades académicas y servicio público. Busco transformar la Era de la Información en la Era de los Ciudadanos; toda ayuda para éste propósito siempre será bienvenida....

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver