ANÁLISIS | Boris Johnson amplía las largas restricciones por pandemia en Reino Unido a medida que la variante delta frena el despliegue de la vacuna

Londres (CNN) — El plan de Inglaterra de levantar todas las restricciones por covid-19 el 21 de junio se ha visto frustrado por la variante delta del virus, dijo Boris Johnson el lunes.A pesar del éxito del despliegue de la vacuna en el Reino Unido, que ha administrado dos dosis a más de la mitad de la población adulta, la prevalencia de la variante delta, identificada por primera vez en la India, ha convencido al primer ministro y a su gobierno de que el «día de la libertad» para los ciudadanos ingleses, como algunos lo han llamado, debe retrasarse cuatro semanas, hasta el 19 de julio.

«Ahora es el momento de soltar el acelerador, porque si somos precavidos ahora, tenemos la oportunidad en las próximas cuatro semanas de salvar muchos miles de vidas vacunando a millones de personas más», dijo Johnson en una rueda de prensa en Downing Street.

La variante está creciendo en el Reino Unido a un ritmo del 7% semana a semana y el gobierno teme que si las restricciones se levantan por completo el próximo lunes, entonces las hospitalizaciones podrían aumentar a los niveles registrados en la primera ola del país.

El intervalo de cuatro semanas permitirá al gobierno acelerar la administración de la segunda vacuna a los más vulnerables.

«La vacunación reduce en gran medida la transmisión y dos dosis proporcionan un nivel muy alto de protección contra la enfermedad grave y la muerte, pero todavía hay millones de adultos jóvenes que no han sido vacunados y, lamentablemente, una proporción de los ancianos y personas vulnerables todavía puede sucumbir incluso si han recibido dos vacunas», dijo Johnson.

La Oficina de Salud Pública de Inglaterra (PHE, por sus siglas en inglés) informó el lunes que las dos principales vacunas utilizadas en el Reino Unido son muy eficaces contra la variante.

PHE afirma que la vacuna contra el covid-19 de Oxford/AstraZeneca es un 92% efectiva contra la variante después de dos dosis, mientras que la de Pfizer-BioNTech ofrece un 96% de protección después de dos dosis. Su investigación ha descubierto que, aunque una dosis es un 17% menos eficaz para proteger a las personas de la variante delta en comparación con la variante alfa, la diferencia es mucho menor después de dos.

Esto significa que el Reino Unido se encuentra en una carrera contrarreloj para conseguir aplicar las dosis en las próximas cuatro semanas.

El gobierno cree que lo conseguirá reduciendo el intervalo entre las dosis de 12 semanas a ocho para los mayores de 40 años. A todos los mayores de 40 años que recibieron una dosis a mediados de mayo se les ofrecerá una segunda antes del 19 de julio, mientras que a todos los mayores de 18 años se les habrá ofrecido su primera vacuna para esa fecha.

Opinión pública dividida

Johnson cree firmemente que éste será el último retraso y que no habrá razón para que dure más de cuatro semanas. Existe la posibilidad de que el país levante las restricciones antes, el 5 de julio, si los datos lo avalan, aunque no parece probable.

Es casi seguro que el retraso dividirá a la opinión pública.

Aunque la mayor parte del público ha apoyado en gran medida las duras restricciones por el covid-19 durante toda la pandemia, la costumbre de Johnson de dar un giro de 180 grados podría resultar negativa, ya que los ciudadanos y las empresas han estado ocupados haciendo planes para su verano de libertad.

Los ciudadanos británicos llevan viviendo bajo algún tipo de restricción por el covid-19 desde el 23 de marzo de 2020, cuando el primer ministro Boris Johnson dijo sombríamente a la nación que, con efecto inmediato, debían permanecer en casa para suprimir el virus.

El primer ministro británico, Boris Johnson, posa con un vial de la vacuna de Oxford/AstraZeneca durante una visita al centro de vacunación del estadio de Cwmbran el 17 de febrero de 2021 en Cwmbran, Gales.

Desde esa fecha, la historia del covid en el Reino Unido ha pasado por numerosos altibajos, desde sistemas de pruebas fallidos hasta miles de muertes diarias y la cancelación de las celebraciones de Navidad.

Los legisladores del Partido Conservador de Johnson se mantienen herméticos en público, pero se sienten profundamente incómodos con el retraso en el levantamiento de las restricciones, precisamente por el éxito de la vacuna.

Un miembro veterano del parlamento dijo a CNN que, si bien «es cierto que esta variante se está extendiendo», las tasas de mortalidad y las hospitalizaciones son lo suficientemente bajas como para que los «daños que causan las restricciones a la economía y a la calidad de vida» simplemente no se justifiquen.

Otro alto parlamentario conservador expresó su furia por el hecho de que Johnson haya optado por anunciar las medidas al país «antes de molestarse en decírnoslo en el Parlamento», una crítica que se le ha hecho al primer ministro a lo largo de la crisis. «Si va a hacer esto sin consultarnos, tendrá que ofrecernos algún tipo de flexibilidad. Tiene que haber alguna zanahoria, no puede ser todo garrote».

Johnson ofrece una especie de «zanahoria».

Miles de británicos han tenido que retrasar sus bodas en los últimos 15 meses. A partir del lunes, las normas relativas a las bodas se flexibilizarán, eliminando el límite de 30 personas para los asistentes y confiando, en cambio, en que los lugares de celebración obedezcan las normas de distanciamiento físico, es decir, mesas de seis personas y nada de bailes ni cantos.

Crecen las voces contra el cierre

Es probable que la mayoría del público respalde a Johnson, si nos guiamos por los patrones anteriores.

«Desde el comienzo del primer cierre, han surgido dos tendencias a largo plazo: el gobierno se mueve con demasiada lentitud y no hace lo suficiente», dice Joe Twyman, director de la consultora de opinión pública Deltapoll.

Sin embargo, también señala que, a medida que más personas se han vacunado y se sienten cada vez más seguras de volver a la normalidad, esto podría cambiar: «Hay una minoría considerable de personas que ahora están en contra del cierre y cada vez son más ruidosos, sin importar su tamaño».

Twyman dice que la mejor manera de acallar ese ruido será vender esto como «la etapa final de un régimen de vacunas popular y exitoso», en lugar de «proteger los hospitales de nuevo, haciendo que parezca el Día de la Marmota».

Manifestantes sostienen pancartas mientras participan en una protesta contra las restricciones gubernamentales diseñadas para controlar o mitigar la propagación del nuevo coronavirus, incluyendo el uso de mascarillas y cierres, en Londres el 28 de noviembre de 2020.

Simon Clarke, profesor asociado de microbiología celular en la Universidad de Reading, cree que ampliar las medidas incluso cuatro semanas para vacunar a más personas podría tener un gran impacto.

«Cuando un virus circula entre la población, puede mutar», afirma. «Cada vez que se replica (infecta) existe la posibilidad de una mutación. Aunque la mayoría de ellas son neutras o incluso perjudican al virus, de vez en cuando una mutación da al virus una ‘ventaja de aptitud’, que lo hace más transmisible. En pocas palabras, cuanta más gente tenga una segunda dosis, menos podrá mutar de forma peligrosa».

Tanto si el retraso de Johnson es bien recibido por el público y los legisladores como si no, es algo que Johnson había intentado evitar desesperadamente. Su política personal siempre se ha inclinado por alejarse de que el gobierno central diga lo que quieren los ciudadanos.

El hecho de que haya tenido que dar lecciones al público tan a menudo en los últimos 15 meses es algo de lo que el primer ministro es muy consciente que podría definir su legado como líder.

E incluso si el público está ampliamente a favor de las medidas drásticas de Johnson en el curso de esta crisis, es imposible negar que se siente incómodo con un hombre cuya mayor victoria política se basó en la premisa de que los británicos recuperarían el control.

Boris Johnson
Covid-19

Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido, anuncia nuevas medidas de confinamiento para contrarrestar la transmisión de la variante delta del covid-19 identificada por primera vez en la India.
La publicación ANÁLISIS | Boris Johnson amplía las largas restricciones por pandemia en Reino Unido a medida que la variante delta frena el despliegue de la vacuna apareció primero en CNN.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver