Estados Unidos y sus aliados están cercando a China y Rusia, pero ¿cuánto durará la «amistad inquebrantable» de Beijing y Moscú?

(CNN) — Rusia y China no podían dejar de jactarse de su «amistad inquebrantable» antes de la cumbre del presidente de Rusia, Vladimir Putin, con su homólogo estadounidense, Joe Biden.

Las relaciones entre Moscú y Beijing están en un «nivel sin precedentes», dijo el presidente de Rusia, Vladimir Putin, a NBC en una entrevista transmitida este lunes, enfatizando que no considera a China una amenaza. «China es una nación amiga. No nos ha declarado enemigos, como lo ha hecho Estados Unidos», dijo.

El martes, Beijing devolvió los elogios en especie, declarando que «el cielo es el límite» para la cooperación bilateral. «China y Rusia están unidos como una montaña, y nuestra amistad es inquebrantable», dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, en una rueda de prensa.

En los últimos años, los dos países se han acercado más entre sí en medio de sus deterioradas relaciones con Occidente. Para Rusia, un pivote hacia la segunda economía más grande del mundo fue una solución natural a las sanciones por su anexión de Crimea e incursiones en el este de Ucrania, en 2014. Y Beijing estaba más que feliz de abrazar lazos más estrechos con su vecino del norte a medida que aumentaban las tensiones en casi todos los aspectos con Estados Unidos.

Alianza entre Rusia y China, ¿peligrosa para EE.UU.? 9:41

La alianza estratégica de China-Rusia

La economía ha estado en el centro de la asociación estratégica entre China y Rusia. El comercio bilateral superó los US$ 100.000 millones, en 2018, y el objetivo es duplicarlo, para 2024. Los dos países también han profundizado la cooperación energética, incluido un acuerdo de US$ 400.000 millones para transportar gas natural desde Rusia y múltiples proyectos conjuntos de plantas de energía nuclear en China.

Moscú también es el mayor proveedor de armas de Beijing, proporcionando el 70% de las importaciones de armas de China, entre 2014 y 2018.

En el frente diplomático, Beijing y Moscú a menudo se han puesto del lado del otro en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, contrarrestando a EE.UU. y sus aliados en cuestiones como Siria, al tiempo que rechaza las críticas occidentales sobre las violaciones de derechos humanos.

Pero su alianza táctica ha cobrado más urgencia desde que Biden asumió el cargo con el compromiso de afirmar el liderazgo de Estados Unidos en el escenario mundial. Bajo Biden, Washington ha señalado repetidamente a Rusia y China como las mayores amenazas para el orden internacional basado en reglas, ya que reúne aliados para unirse en una aparente batalla ideológica entre democracia y autocracia.

En los últimos días, las discusiones sobre cómo contrarrestar las acciones autoritarias de Rusia y China se destacaron de manera destacada tanto en la cumbre del G7, en Inglaterra, como en la reunión de la OTAN, en Bruselas.

En respuesta, Moscú y Beijing han presentado un frente unido fuerte contra las críticas, así como lo que dicen son «intentos de destruir» su relación.

«Tenemos que decirles a quienes intentan por todos los medios abrir una brecha entre China y Rusia que cualquier intento de socavar las relaciones entre China y Rusia está condenado al fracaso», dijo el martes Zhao, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China.

Lo que separa a China y a Rusia

Pero a pesar de la demostración de unidad, queda mucho potencial de fricción.

Las relaciones comerciales entre los dos países están profundamente desequilibradas. China es el socio comercial más grande de Rusia, mientras que Rusia es un socio comercial mucho menos importante de China. La mayoría de las exportaciones de Rusia a China comprenden recursos naturales y materias primas, a cambio de importaciones de productos manufacturados.

También podría haber preocupaciones geopolíticas. A través de su Iniciativa de la Franja y la Ruta, China ha expandido su influencia económica en Asia Central, un área considerada durante mucho tiempo por Rusia como su esfera de influencia.

Más allá de las relaciones oficiales, el público ruso se está volviendo cada vez más cauteloso con la inversión china en Siberia y el Lejano Oriente ruso, donde los proyectos chinos han avivado el resentimiento y la reacción de los lugareños.

Los observadores han visto desde hace mucho tiempo los lazos entre China y Rusia como una asociación de conveniencia impulsada por intereses geopolíticos y económicos, después de que las dos potencias abandonaron su animosidad pasada. A fines de la década de 1950, las relaciones entre Moscú y Beijing se tensaron y luego se caracterizaron por una profunda desconfianza, disputas ideológicas y conflictos fronterizos.

Y ahora, en ausencia de valores fundamentales compartidos, ideologías comunes y una alianza militar formal, queda por ver cuán profundos y duraderos serán sus lazos.

En Asia

Un total de 28 aviones militares chinos volaron el martes en las Zonas de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ) de Taiwán, la mayor incursión desde que la isla autónoma comenzó a informar regularmente sobre tales acciones, el año pasado.
Un equipo completo de trabajadores en un restaurante de comida rápida en Pakistán fue presuntamente detenido el fin de semana después de rechazar las demandas de los agentes de policía de hamburguesas gratis.
En Japón, algunos voluntarios para los Juegos Olímpicos de Tokio están preocupados por el riesgo de contraer covid-19, en medio de la incertidumbre sobre si se vacunarán antes de los juegos.

Foto del día

China pondrá a tres astronautas en órbita el jueves en su primera misión tripulada en casi cinco años. Los tres hombres, de entre 45 y 56 años, vivirán durante tres meses en el módulo central de la estación espacial china que aún está en construcción. Mientras estén a bordo de la estación espacial, llamada Tiangong o Heavenly Palace, los hombres instalarán equipos y realizarán una serie de pruebas técnicas.

Una caída del gasto podría estar afectando la recuperación de China

Un brote de coronavirus en el sur de China y la incertidumbre económica entre los consumidores pueden estar complicando los esfuerzos de recuperación del país.

La venta de entradas para películas durante el fin de semana festivo del Festival Duanwu, conocido en inglés como Dragon Boat Festival, se desplomó alrededor de un 40% con respecto al mismo período, en 2019, según datos oficiales. Fue el peor desempeño de taquilla para las vacaciones, desde 2015.

Y aunque 89 millones de personas viajaron dentro de las fronteras de China durante las vacaciones, o casi lo mismo que durante el nivel previo al virus de 2019, no gastaron tanto como solían hacerlo. Los datos oficiales mostraron que el gasto turístico total fue solo el 75% de eso, en 2019.

Covid-19: cierre parcial de Guangzhou por nuevo brote 0:56

Los medios estatales chinos atribuyeron en parte los malos resultados de taquilla a los confinamientos comunitarios en la enormemente poblada región de Guangdong, impuestos para controlar un brote de coronavirus que comenzó el mes pasado. El brote también ha afectado a otras industrias, incluido el transporte marítimo, ya que Guangdong alberga varios puertos importantes.

También puede haber otros factores en juego. Los espectadores en las redes sociales chinas se quejaron de la falta de éxitos de taquilla de Hollywood para ver durante el fin de semana.

Y la caída general del gasto turístico también podría atribuirse a la incertidumbre sobre la economía. Una encuesta a nivel nacional realizada por el Banco Popular de China en el primer trimestre de 2021 mostró que solo el 22% de los residentes urbanos que respondieron estaban dispuestos a gastar más. Casi la mitad de los encuestados querían ahorrar más.

China ha salido de la pandemia a un ritmo más rápido que otras economías importantes, gracias a la fuerte demanda mundial de sus productos y un auge de inversiones liderado por el estado en proyectos de infraestructura y bienes raíces.

Pero el consumo se ha recuperado a un ritmo más lento de lo esperado. En abril, las ventas minoristas aumentaron alrededor del 18% con respecto al año anterior, muy por debajo del pronóstico de consenso del 25%. También se desaceleró desde el aumento del 34% de marzo.

El mercado laboral tampoco se ha recuperado por completo. La economía agregó alrededor de 4,4 millones de nuevos empleos en los primeros cuatro meses, menos de los 4,6 millones registrados durante el mismo período en 2019.

Crece la presión para el boicot a Beijing 2022

Un número creciente de parlamentos occidentales están denunciando las acciones de China en Xinjiang como genocidio, aislando aún más a Beijing diplomáticamente y aumentando la probabilidad de un boicot político parcial de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022.

El martes, el Comité de Relaciones Exteriores del Parlamento belga aprobó una moción no vinculante que decía que los uigures estaban en «grave riesgo» de genocidio como resultado de las acciones del Gobierno chino en la región occidental del país. Se espera una votación sobre la resolución en la legislatura el 1 de julio.

«Nuestro pequeño país es grandioso, porque nos atrevemos a salvar un poco de humanidad», dijo Samuel Cogolati, miembro del Parlamento belga, en su Twitter oficial.

Los legisladores belgas son los últimos parlamentarios occidentales en debatir una moción que condena las acciones de Beijing en Xinjiang, donde expertos en derechos humanos afirman que hasta un millón de uigures han sido detenidos en un vasto sistema de campos de reeducación.

El 10 de julio, el Senado de la República Checa declaró que el Gobierno chino estaba cometiendo genocidio en Xinjiang. El 20 de mayo, el Parlamento de Lituania aprobó una resolución no vinculante similar.

En total, cinco parlamentos occidentales han aprobado mociones oficiales no vinculantes utilizando la palabra genocidio en relación con las políticas de Xinjiang de China, incluidos el Reino Unido, Canadá y Países Bajos, y es probable que Bélgica las siga. En enero, el Gobierno de Estados Unidos designó oficialmente como genocidio los abusos de derechos humanos cometidos por China en Xinjiang.

Pero el mayor golpe aún podría estar por llegar para el Gobierno chino. El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo el 7 de junio que estaba consultando con los aliados de Estados Unidos sobre un «enfoque compartido» para un boicot a los Juegos de Invierno de Beijing 2022, en consonancia con el impulso de Biden para un frente unido en la acción contra China.

Y la presión por un boicot diplomático está aumentando. El Senado checo respaldó la idea en su declaración de genocidio en Xinjiang, la semana pasada. La Ley de Innovación y Competencia de Estados Unidos, que fue aprobada por el Senado, el 8 de junio, incluía una cláusula que convertiría en «la política de Estados Unidos» participar en un boicot diplomático de los Juegos Olímpicos de Beijing 2022.

China
Geopolítica
Rusia

En los últimos años, China y Rusia se han acercado más entre sí en medio de sus deterioradas relaciones con Occidente y su alianza táctica ha cobrado más urgencia desde que Biden asumió el cargo con el compromiso de afirmar el liderazgo de Estados Unidos en el escenario mundial.
La publicación Estados Unidos y sus aliados están cercando a China y Rusia, pero ¿cuánto durará la «amistad inquebrantable» de Beijing y Moscú? apareció primero en CNN.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver