Ginebra (CNN) — La reunión del presidente Joe Biden con su homólogo de Rusia este miércoles se produjo después de meses de discusiones diplomáticas sobre los detalles, días de preparación con toneladas de investigación y la elaborada construcción de dos lugares separados junto al lago para que los líderes se presentaran después.Pero una vez concluida la cumbre, la ornamentada mansión de estilo francés se cerró y los líderes tomaron direcciones opuestas para volver a casa, el estado de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia parecía más o menos el mismo que antes.

Esto no es necesariamente una sorpresa, y menos para Biden, que entró en la cumbre con el vago y modesto objetivo de establecer una relación «predecible y racional» con Vladimir Putin.

La actuación posterior de Putin fue ciertamente predecible, aunque no del todo racional.

En última instancia, Biden fijó unas expectativas tan bajas para su primer encuentro cara a cara con Putin que todo lo que fuera más que alguien que no se presentara equivalía a un empate.

Incluso la duración más corta de lo esperado no presagiaba grandes disputas, según los funcionarios de la Casa Blanca. En cambio, Biden dijo que era un reflejo de que las dos partes simplemente se habían quedado sin cosas que decir: «Nos miramos el uno al otro como: Vale, ¿qué sigue?», dijo.

Hubo logros modestos, como la decisión de reincorporar a los embajadores de ambos países a sus puestos y la creación de grupos de trabajo sobre ciberataques, quizá el mayor punto de discordia entre Washington y Moscú.

Pero tanto Biden como Putin afirmaron que la cumbre no pretendía lograr grandes avances. En cambio, cada uno dijo que se trataba de hacer un balance, ser honesto y avanzar.

De hombre a hombre

La decisión de Biden de convocar la cumbre del miércoles se reduce a su visión esencial de los asuntos exteriores: todo tiene que ver con la persona.

«Sé que hacemos de la política exterior una gran habilidad, que de alguna manera es como un código secreto», dijo Biden en su conferencia de prensa final. «Toda la política exterior es una extensión lógica de las relaciones personales. Es la forma en que funciona la naturaleza humana».

A juzgar por esos parámetros, la cumbre pareció haber cumplido sus objetivos.

«El tono de toda la reunión fue bueno, positivo», dijo Biden, y añadió: «El resultado final es que le dije al presidente Putin que necesitamos tener algunas reglas básicas del camino que todos podamos cumplir».

Putin hizo una descripción algo similar.

«Es un hombre equilibrado y profesional, y está claro que tiene mucha experiencia», dijo Putin. «Me parece que hablamos el mismo idioma».

Aun así, no dio señales de alterar el comportamiento doloso que ha puesto a prueba la capacidad y la voluntad de respuesta de Occidente. Y no modificó su retórica, al denunciar a Alexey Navalny y negar el papel de Rusia en los ciberataques.

Putin habla sobre Navalny, pero no menciona su nombre 1:22

En su lugar, describió unas tres horas francas y pragmáticas que no llevaron a una conexión profunda o emocional.

«Ciertamente no implica que nos hayamos mirado a los ojos y hayamos encontrado un alma o hayamos jurado amistad eterna», dijo.

Nada que ver con Trump

Un objetivo primordial del equipo de Biden a la hora de planificar su cumbre con Putin era evitar el espectáculo que se produjo en Helsinki en 2018, cuando el entonces presidente Donald Trump se reunió a solas con Putin durante dos horas y salió a decir que le tomaba la palabra al ruso por encima de lo dicho por la inteligencia de Estados Unidos sobre la injerencia electoral.

Decidieron no dar una conferencia de prensa conjunta para evitar un escenario similar.

La cumbre del miércoles fue sin duda diferente. Incluso Putin tomó nota.

«Su predecesor tenía una visión diferente», dijo. «Este decidió actuar de forma diferente. Su respuesta fue diferente a la de Trump».

Biden, por su parte, se mostró abierto sobre las áreas en las que se enfrentó a Putin -incluyendo la intromisión en las elecciones y los derechos humanos, a los que Trump a menudo restó importancia o ignoró por completo en sus reuniones con el líder ruso.

Sin embargo, a pesar de todas las diferencias, hubo una similitud. A la salida de su conferencia de prensa, y de nuevo en el aeropuerto de Ginebra, Biden se mostró disconforme con la forma en que los periodistas estaban enmarcando su viaje.

«Para ser un buen periodista hay que ser negativo», dijo. «Nunca haces una pregunta positiva».

Biden se disculpó por reprender a Kaitlan Collins, de CNN, durante su conferencia de prensa, por preguntarle qué le hacía confiar en que Putin podría cambiar.

Pero su advertencia sobre las preguntas negativas podría haber venido fácilmente de su predecesor.

Biden regaña a periodista por pregunta sobre Putin 0:50

Elevar a Putin

Los escépticos de la reunión de Biden con Putin se preguntaban si reunirse con el líder de Rusia tan pronto en el mandato de Biden podría realzar el papel del exespía de la KGB en la escena mundial.

Los asesores de Biden estaban conscientes de ese riesgo; una de las razones por las que decidieron no dar una conferencia de prensa conjunta fue que podría potenciar a Putin si se le veía al lado del presidente de Estados Unidos.

Pero cuando Biden se sentó con Putin en el interior de Villa la Grange, se encargó de describir a Rusia y a Estados Unidos como «dos grandes potencias», una notable elección de palabras después de que anteriores funcionarios de EE.UU. hayan tratado de restar importancia a la influencia de Rusia.

Incluso el antiguo jefe de Biden, el expresidente Barack Obama, describió a Rusia como una mera «potencia regional» después de que el país invadiera Crimea.

Putin lleva mucho tiempo buscando el respeto de occidente, incluso cuando pone a prueba sus límites. Algunos críticos de la reunión de Biden dijeron que su ausencia de resultados firmes significaba que equivalía a poco más que a una foto que resultaría ser de gran ayuda para el aire de legitimidad de Putin.

Biden, cuyas observaciones completas fueron imposibles de escuchar por el estruendo de los periodistas que se apresuraban a entrar en la sala, parecía querer decir que los líderes de países grandes e importantes deben encontrar formas de tratar con los demás, incluso en medio de sus diferencias.

Putin, con el mismo tono

Cuando Putin salió tras la cumbre, que duró varias horas, reconoció que la reunión con Biden fue «constructiva».

«Creo que ambas partes manifestaron la determinación de intentar entenderse e intentar converger nuestras posiciones», dijo.

Pero pasó a realizar el mismo tipo de actuación equívoca y llena de negaciones que siempre hace cuando se le presiona sobre cuestiones de ciberdelincuencia, derechos humanos y Ucrania.

Esto no fue una sorpresa para los funcionarios de EE.UU., que no entablaron las conversaciones creyendo que Biden sería capaz de cambiar mágicamente la retórica de Putin, y mucho menos su comportamiento. Tampoco fue algo fuera de lo normal para Putin, que a menudo ha trabajado para cultivar las relaciones con los líderes de EE.UU., incluso cuando se desentiende abiertamente de sus preocupaciones en público.

La única diferencia en la presentación del miércoles fue su alcance: dado que acababa de concluir una cumbre muy esperada con el presidente de EE.UU., sus declaraciones fueron transmitidas en todo el mundo, incluso en las cadenas de televisión de Estados Unidos.

Su conferencia de prensa final se adelantó a la de Biden en una pieza de la coreografía de la cumbre muy planificada. Esto permitió a Biden rebatir muchos de sus puntos.

Aun así, su giro tuvo su mayor difusión en años, y solo subrayó las dificultades a las que se enfrentó Biden dentro de las conversaciones al plantear asuntos serios con una contraparte que niega la existencia misma de los problemas.

Ciberguerra

Al iniciar sus conversaciones con Putin, Biden dejó claro que los ciberataques, y en particular la reciente oleada de ataques de ransomware llevados a cabo por sindicatos criminales que operan dentro de Rusia, constituirían una parte importante de sus conversaciones.

Biden cree que países como Rusia tienen la responsabilidad de reprimir la ciberdelincuencia originada en sus países. En reuniones anteriores del G7 y de la OTAN esta semana, convenció a sus colegas occidentales para que incluyeran en sus declaraciones finales un texto que lo respaldara.

Uno de los principales, y únicos, resultados de las conversaciones del miércoles fue el acuerdo de encargar a expertos que «trabajen en entendimientos específicos sobre lo que está prohibido y hagan un seguimiento de casos concretos».

Biden pareció reconocer los límites de la decisión: «El principio es una cosa, pero tiene que estar respaldado por la práctica», dijo.

Y reveló un aspecto significativo de sus intentos de convencer a Putin de la gravedad de los delitos: «¿Cómo te sentirías si un ransomware derribara los oleoductos de tus campos petrolíferos?», afirmó que le dijo a Putin.

Biden no aclaró cómo respondió Putin. Pero aseguró que le dijo a Putin que Estados Unidos tiene una «importante capacidad cibernética» y que respondería a nuevos ciberataques.

«Él lo sabe. No sabe exactamente qué es, pero sabe que es significativa», dijo Biden. «Si de hecho violan sus normas básicas, responderemos».

La confrontación de Biden no sirvió para cambiar el tono de Putin al concluir la cumbre. Refiriéndose a la vulneración del oleoducto Colonial, que Estados Unidos ha atribuido a hackers con base en Rusia, Putin preguntó: «¿Qué tienen que ver las autoridades de Rusia con esto?».

La respuesta no sorprendió especialmente a los funcionarios de Estados Unidos, que no entraron en la cumbre creyendo que Putin cambiaría de opinión de repente. En cambio, querían que Biden transmitiera las consecuencias claras de la ciberdelincuencia, una amenaza en rápida evolución sobre la que Biden quiere al menos poder comunicarse con Putin.

Joe Biden
Vladimir Putin

La reunión del presidente Joe Biden con el presidente de Rusia Vladimir Putin este miércoles tras meses de discusiones diplomáticas tuvo como resultado cinco conclusiones tanto sobre la actitud de los líderes como los acuerdos alcanzados.

FOTOS | Histórica cumbre entre Joe Biden y Vladimir Putin
Termina la cumbre Biden-Putin en Ginebra: esto es lo que sabemos

La publicación Cinco conclusiones de la cumbre entre Biden y Putin apareció primero en CNN.Feedzy

Por

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver