Departamento de Justicia abandona una investigación penal de la era Trump y una demanda relacionada con el libro de John Bolton

Washington (CNN) — El Departamento de Justicia cerró su investigación penal de un año sobre el ex asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, y retiró una demanda relacionada con la publicación de su libro sobre las torpezas diplomáticas del expresidente.La investigación penal de la era Trump había examinado si el libro de Bolton revelaba ilegalmente información de seguridad nacional, mientras que la demanda había tratado de arrebatarle derechos de autor a Bolton por publicar su libro sin la plena aprobación de la administración.

El final de los procedimientos marca otro cierre por parte de la administración de Biden de casos políticamente cargados y e investigaciones de los oponentes políticos de Trump. En las últimas semanas, el Departamento de Justicia ha abandonado o cambiado su enfoque en varios asuntos que el departamento de la era Trump había perseguido, y anunció que su ahora vicefiscal general Lisa Monaco está estudiando «asuntos potencialmente problemáticos», además de las políticas que la nueva administración podría querer cambiar.

El Departamento de Justicia desiste de estos casos a un año de la demanda de urgencia contra Bolton.

John Bolton dijo el miércoles a Wolf Blitzer de CNN en «The Situation Room» que su libro «sí pasó por un proceso de revisión previo a la publicación» y que «fue aprobado por el equipo de expertos que lo revisó, arduamente».

«Mira, creo que esto fue una reivindicación de la opinión que he tenido desde el principio de que Trump utilizó la cuestión de la información clasificada puramente como un pretexto para tratar de suprimir un libro que no quería que saliera antes de las elecciones de noviembre de 2020», dijo sobre el desistimiento de los casos.

Presionado sobre si creía que los procedimientos legales eran algún tipo de represalia, Bolton dijo: «Como es el caso de casi todo lo que involucra a Trump, todo era sobre Trump y sus fortunas políticas».

El abogado de Bolton, Charles Cooper, aplaudió al Departamento de Justicia del presidente Joe Biden por poner fin a todos los procedimientos legales contra el asesor de Trump convertido en enemigo político. Cooper dijo que los casos parecían tener una motivación política.

«Sostuvimos desde el principio que ninguna de las dos acciones era justificable, porque se iniciaron solo como resultado de la orden políticamente motivada del presidente Trump para evitar la publicación del libro del embajador antes de las elecciones de 2020», dijo Cooper en un comunicado.

«Al poner fin a estos procedimientos sin sancionar en modo alguno al embajador Bolton ni limitar sus ganancias por el libro, el Departamento de Justicia ha reconocido tácitamente que el presidente Trump y sus funcionarios de la Casa Blanca actuaron de forma ilegítima», añadió Cooper.

El libro, publicado en junio de 2020, se jactaba de una serie de escandalosas acusaciones, entre ellas que Trump solicitó ayuda china para ganar las elecciones presidenciales de 2020, que había argumentado que Venezuela es parte de Estados Unidos, que se había ofrecido casualmente a intervenir en el sistema de justicia penal para líderes extranjeros y que sus propios altos funcionarios se burlaban de él a sus espaldas.

A principios del gobierno de Biden, los funcionarios del Departamento de Justicia comenzaron a discutir formas de poner fin a la investigación penal de Bolton, según personas informadas sobre el asunto.

Los abogados de carrera habían considerado durante mucho tiempo que los casos civiles y penales estaban contaminados por tintes políticos debido a la participación de altos funcionarios de la Casa Blanca y a las declaraciones públicas del expresidente.

Los fiscales también se dieron cuenta, según las personas informadas del asunto, de que probablemente no podrían utilizar el testimonio del que habría sido su testigo estrella, Michael Ellis, un antiguo abogado de seguridad nacional de la Casa Blanca que desempeñó un papel en la clasificación retroactiva de partes del libro de Bolton y al que el expresidente trató de imponer como consejero general en la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés). El gobierno de Biden suspendió el nombramiento en la NSA y se convirtió en objeto de una investigación interna del Pentágono antes de que finalmente dimitiera.

El libro de Bolton, un momento perjudicial para Trump políticamente durante un año electoral, es uno de los episodios que generó críticas importantes sobre la politización de la comunidad de inteligencia y del Departamento de Justicia por parte de la administración de Trump.

El ex secretario de Justicia William Barr había firmado una solicitud de la Casa Blanca para demandar con el fin de detener la publicación del libro de Bolton en un acto insólito pocos días antes de su lanzamiento.

En línea con su enfoque de no intervención fuera de su círculo político, Barr envió al entonces subsecretario de Justicia, Jeffrey Rosen, a discutir con los abogados del departamento cómo debían presentar la demanda contra John Bolton, según dijo previamente a CNN una persona familiarizada con el manejo del caso.

Los abogados aconsejaron que un intento de detener la publicación del libro era infructuoso. Pero sus preocupaciones fueron ignoradas y Barr firmó la demanda, dijo la persona. Esa parte de la demanda, que pretendía detener la publicación, fracasó porque el libro ya estaba en manos de las librerías.

A principios de este año, un juez federal dictaminó que Bolton podía buscar pruebas sobre el proceso de clasificación en torno a su libro en caso de que hubiera una toma de decisiones de mala fe por parte de la Casa Blanca y de la comunidad de inteligencia destinada a proteger políticamente a Trump.

Esa decisión había puesto al Departamento de Justicia en una situación potencialmente difícil, ya que se había abierto la puerta para que el equipo legal de Bolton presionara para entrevistar bajo juramento a personas del entorno del presidente.

Una antigua funcionaria del Gobierno especializada en clasificación había dado un paso al frente el pasado otoño para alegar que la Casa Blanca de Trump manejó mal la clasificación en torno al libro, y dijo que creía que se había visto obligada a dejar su trabajo por la ira del entonces presidente hacia Bolton.

La abogada, Ellen Knight, se preguntaba «cómo podría ser apropiado que un proceso diseñado apolíticamente haya sido requisado por designados políticos para un propósito aparentemente político», escribieron sus abogados sobre su trabajo de revisión del manuscrito de Bolton, que ella aprobó en gran medida para su publicación antes de que los abogados cercanos a Trump intervinieran, bloqueando su aprobación.

Por lo general, si un escritor que ha trabajado para el gobierno no obtiene la aprobación completa antes de la publicación de un libro, el Departamento de Justicia puede demandar después de que se haya producido el hecho para intentar cobrar las ganancias del escritor.
Bolton podría perder millones si esto fuera el caso.

El Departamento de Justicia, en el juicio por la demanda, había dado a conocer que la administración de Trump también lo estaba investigando por incurrir en infracciones penales.

John Bolton

El Departamento de Justicia desestimó la investigación y demanda en contra del John Bolton, exasesor de Donald Trump.
La publicación Departamento de Justicia abandona una investigación penal de la era Trump y una demanda relacionada con el libro de John Bolton apareció primero en CNN.Feedzy