OPINIÓN | La cumbre de EE.UU.-Rusia fue una gran pérdida para Putin

Nota del editor: Frida Ghitis (@fridaghitis) es exproductora y corresponsal de CNN, es columnista de asuntos internacionales. Es colaboradora frecuente de opinión de CNN, columnista colaboradora de The Washington Post y columnista de World Politics Review. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opinión en CNN.

(CNN) — Las imágenes, el lenguaje corporal y el entorno convergieron para ayudar al presidente Joe Biden a lograr lo que quería: no solo de su tan publicitada cumbre con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, sino de una semana de reuniones fundamentales con aliados de Estados Unidos.

Desde el comienzo de la cumbre de Ginebra, Biden parecía confiado y relajado. Por el contrario, Putin, que ha hecho un arte de parecer presumido y casi aburrido, parecía tenso y en guardia. Entonces Biden tomó la iniciativa, extendiendo su mano primero a Putin, quien se acercó para agarrarla.

La cumbre importó, por supuesto, pero fue en el duelo de las conferencias de prensa donde Putin ayudó a Biden a lograr sus objetivos. Eso es porque la reunión de Biden con Putin tenía dos objetivos. Una trataba sobre la gestión de las relaciones de Estados Unidos con Rusia. El otro fue el tema principal de su viaje a Europa y, de hecho, de la presidencia de Biden: fortalecer la democracia trazando una clara distinción entre ella y el autoritarismo, mientras persuadía al mundo de que la democracia es el modelo superior.

En su conferencia de prensa, Putin, en una verdadera forma autocrática, no se responsabilizó por nada y trató torpemente de defenderse de las acusaciones de abusos a los derechos humanos destacando los problemas sociales en Estados Unidos. Quizás después de años de reprimir a los medios independientes en Rusia, ha perdido su capacidad para responder preguntas difíciles, como las que hacen los periodistas estadounidenses.

«Si todos sus oponentes políticos están muertos, en prisión, envenenados», preguntó una reportera de ABC News, «¿no envía eso un mensaje de que no quiere una pelea política justa?». Pero Putin, una vez más, eludió la cuestión, comparando a los insurrectos del 6 de enero en Estados Unidos con los disidentes democráticos que su Gobierno está reprimiendo en Rusia, una comparación que Biden calificó con razón de «ridícula».

Si bien Putin respondió a todas las preguntas sobre la represión y los derechos humanos con sus clásicos argumentos falaces, Biden, por el contrario, habló de todo lo que está mal en Estados Unidos, cuando habló con los medios, explicó que le dijo a Putin que su agenda «no es contra Rusia» sino «por el pueblo estadounidense», y eso significa que todavía tiene la responsabilidad de hablar sobre los derechos humanos.

Los críticos dijeron que Biden se equivocó al elevar la posición de Putin con una cumbre mundial. Después de todo, Putin es el líder autocrático de una economía en contracción un poco más grande que la de España y un ingreso per cápita menor que el de Costa Rica. Pero Rusia, un país con armas nucleares, se ha convertido en un enemigo activo de la democracia en Occidente. Funciona para desacreditar el sistema y hacerlo disfuncional. Y ha tenido tanto éxito que gran parte del Partido Republicano ahora propaga el tipo de desinformación que los hackers rusos solían tener que esforzarse para propagar.

Al reunirse con Putin y dejarlo mostrar su estilo evasivo característico, Biden pudo utilizar al presidente ruso como apoyo, un espectáculo para su campaña para demostrar que el autoritarismo es una fuerza maligna.

Sí, los dos líderes llegaron a algunos acuerdos, como permitir que los embajadores retirados regresen a sus capitales asignadas y comprometerse a iniciar un «diálogo estratégico» para evitar una guerra accidental. También buscarán avances en el control de armas nucleares, posibles liberaciones de prisioneros y otras áreas.

Sin embargo, en general, la reunión fue una pérdida para Putin, quien sonó a la defensiva y críptico. Se negó a pronunciar el nombre del líder de la oposición Alexei Navalny, culpándolo de su propia situación en medio de una serie de falsedades, y negó cualquier responsabilidad por los recientes ataques cibernéticos en Estados Unidos.

Y, sin embargo, hizo todo lo posible para decir que respeta a Biden, llamándolo «un estadista experimentado[…] muy diferente del presidente Trump», una comparación que seguramente perjudicará a su predecesor.

Biden parecía satisfecho cuando todo terminó, y parecía convencido de que había trazado algunas líneas rojas claras en los aproximadamente 160 minutos de reuniones cara a cara.

Biden regala unas gafas de sol a Putin 0:42

El contraste visual no podría haber sido más nítido desde la última cumbre Estados Unidos-Rusia, cuando el presidente ruso tan satisfecho de sí mismo y el presidente de Estados Unidos luciendo intimidado y haciendo comentarios tan contraproducentes que la propia asesora de Trump en ese momento, Fiona Hill, dijo que ella consideró fingir una emergencia médica —»un fuerte grito espeluznante»— para detenerlo. En cambio, en lugar del expresidente complaciente y abatido, Biden parecía vigorizado contra el brillante telón de fondo al aire libre. Explicó por qué es importante que los dos países trabajen juntos siempre que sea posible y que intenten gestionar sus diferencias cuando no puedan.

Biden dijo que le dio a Putin una lista de 16 entidades estadounidenses clave, definidas como infraestructura crítica, que están fuera de los límites de los ataques cibernéticos. Mientras se preparaba para irse, un periodista le preguntó si una «respuesta militar» de Estados Unidos sería una opción para un ataque de ransomware. Su respuesta: «No discutimos una respuesta militar». Sin embargo, si Navalny muere en prisión, advirtió Biden, «las consecuencias de eso serían devastadoras para Rusia».

En lo que pareció un desliz, el presidente de Estados Unidos perdió los estribos cerca del final de su conferencia de prensa. Kaitlan Collins, de CNN, había preguntado por qué confía en que Putin cambiará su comportamiento, y Biden respondió: «No estoy seguro de que cambie su comportamiento». Más tarde dijo que no debería haber sido «un tipo tan rudo» y le debía una disculpa a Collins.

Biden regaña a periodista por pregunta sobre Putin 0:50

Putin pudo haber sentido que se había asegurado la imagen que anhelaba, la de un igual a Estados Unidos. Pero amplíe la lente más allá de Ginebra, más allá de Rusia, y esta cumbre fue parte de una agenda más amplia de Biden.

«Hice lo que vine a hacer», declaró Biden antes de regresar a casa.

Y con eso, Biden concluyó su primer viaje internacional, habiendo comenzado el proceso de fortalecer las alianzas que Trump había erosionado, aumentando la confianza del mundo en el liderazgo de Estados Unidos y estableciendo con éxito un contraste entre un líder autocrático y represivo en el poder porque ha aplastado sus oponentes, y uno elegido democráticamente, luchando contra las fuerzas antidemocráticas en el país y en el extranjero.

Joe Biden
Vladimir Putin

En su conferencia de prensa, Putin, en una verdadera forma autocrática, no se responsabilizó por nada y trató torpemente de defenderse de las acusaciones de abusos a los derechos humanos destacando los problemas sociales en Estados Unidos.
La publicación OPINIÓN | La cumbre de EE.UU.-Rusia fue una gran pérdida para Putin apareció primero en CNN.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver