Él compró una casa barata en Italia. Esto es lo que pasó después

(CNN) — La bonanza de las casas baratas en Italia sigue atrayendo a cientos de compradores interesados, a pesar de la pandemia. Pero, ¿qué sucede una vez que alguien da el paso y hace una (pequeña) inversión en un rincón en ruinas de una ciudad remota?

Para Roy Patrick, un británico de 67 años, fanático de los automóviles y motocicletas, que compró el edificio de una vieja escuela en el pueblo montañoso norteño de Carrega Ligure por alrededor de US$ 16.500, ha sido una aventura –no sin contratiempos, como una chimenea caída y un puerta atascada– y también una alegría

Cinquefrondi, la ciudad italiana ‘libre de covid’ que vende casas de un dólar

Patrick, de Oxford, compró la propiedad después de llegar al pueblo, en las montañas en la frontera de las regiones italianas de Piamonte y Ligure, casi por accidente.

Carrega Ligure: esta ciudad de montaña en el norte de Italia ha estado vendiendo casas baratas durante varios años para intentar revertir una tendencia de despoblación y mantener viva la comunidad. Cortesía de Roy Patrick

Llegó tras desembarcar de un crucero por el Mediterráneo después de su divorcio en el puerto de Génova, donde conoció a personas que le contaron las maravillas del pueblo. Decidió visitarlo y echarle un vistazo y quedó fascinado con el lugar.

Después de recorrer varias propiedades antiguas, se enamoró del edificio de la escuela de la década de 1930 y lo compró en 2017.

«Las otras casas eran bonitas pero no tenían nada especial, podrían haber estado en cualquier pequeño pueblo italiano escondidas entre los callejones», dice Patrick. “Pero esta era particular, la vista es única: la forma en que el sol se pone sobre las montañas, dices ‘guau’. Es mi Arcadia personal, mi Nirvana, lugar terapéutico».

LEE: Compraron una casa de US$ 1 en Italia, luego el covid-19 atacó

La propiedad, que fue descargada por el ayuntamiento local como parte de una iniciativa para impulsar las poblaciones de comunidades en declive (similar a muchas que se operan en toda Italia), está ubicada en el tranquilo vecindario de Connio, donde solo viven 12 personas.

Desde la compra, ha estado de visita cada dos semanas, incluso durante la pandemia. Hace negocios en Italia comprando y revendiendo vehículos viejos de tres ruedas. Dice que ha encontrado una nueva familia en la ciudad y un refugio bucólico para desintoxicarse y desconectarse en medio del aire fresco.

Carrega, añade, tiene muchos encantos.

«Lo primero en la lista es la amabilidad de la gente local, seguida de las impresionantes vistas cuando miro por las ventanas que dan hacia el valle. El mío es el mejor paisaje del pueblo.

«Además, tengo mucha suerte tener, a unos pocos metros de distancia, una fuente alimentada por la vigorizante agua fresca que desciende de los picos de las montañas».

Antigua escuela: Roy Patrick, un fanático de los automóviles y las motocicletas de 67 años de Oxford, Inglaterra, compró esta antigua escuela en desuso por US$ 16.000. Cortesía de Roy Patrick

Colapso de la chimenea

Patrick dice que su encuentro inicial con su nuevo hogar no fue nada prometedor.

Recuerda que el alcalde tuvo que subir una escalera para entrar por una ventana para abrir el edificio. Había estado cerrada durante décadas y la puerta estaba atascada, y las llaves no aparecían por ningún lado.

Un desastre estructural posterior se convirtió en un resultado positivo. Cuando en la víspera de Navidad una chimenea inestable se derrumbó debido a la nieve intensa, uno de los vecinos de Patrick se ofreció voluntariamente para trepar a su techo y asegurar la casa. Patrick dice que se sorprendió cuando el hombre se negó a que le pagaran. La gente es acogedora, dijo, quieren ayudar a los recién llegados y no quieren nada a cambio. A lo sumo, una copa de vino tinto embriagador para beber juntos.

MIRA: FOTOS | El pueblo italiano que vende casas a un dólar

Patrick dice que ha hecho muchos amigos en el pueblo y disfruta de sus cenas italianas con ellos.

Durante las renovaciones mínimas necesarias para hacer habitable la vieja escuela, Patrick dice que ha desenterrado un tesoro de hallazgos históricos.

En el ático, descubrió reliquias de la vida anterior del edificio: montones polvorientos de libros de texto viejos, tinteros, botellas de vidrio, registros de alumnos y otros artículos extravagantes que recuerdan los días pasados cuando se enseñaba a 20 alumnos en lo que ahora es la sala de estar de Patrick.

En la puerta hay un mosaico con números romanos que indican el año en que se construyó la escuela. Patrick ha decidido mantener los pisos de baldosas originales y las paredes cubiertas de madera.

Carrega, donde muchas personas están vendiendo sus casas familiares vacías por tan solo US$ 12.000, también se siente congelado en el tiempo de muchas maneras.

Vida tranquila

Ubicada en los Apeninos, está distribuida en 15 distritos habitados y dos aldeas fantasma. En un vecindario hay solo dos residentes. Las personas se saludan y charlan desde los balcones de sus ventanas.

Si bien Carrega ha estado vendiendo propiedades baratas durante algunos años, los funcionarios todavía ocasionalmente subastan edificios abandonados. Algunas casas en ruinas se vendieron recientemente por entre US$ 6.000 y US$ 7.000. Otro lote de dos propiedades acaba de salir al mercado.

Patrick tiene algunos consejos para aquellos que se sientan tentados por la idea de comprar una casa aquí: no esperes ningún revuelo social y prepárate para caminos accidentados y complicados.

No hay absolutamente nada, dice, solo excelentes vistas, silencio, aire puro y un entorno prístino. No hay bares, supermercados, tiendas ni restaurantes. Un vehículo es fundamental para moverse.

Sin embargo, Carrega cobra vida en el verano, cuando los excursionistas y vacacionistas llegan para relajarse.

«Hay una noche en la que todos los jóvenes se reúnen y organizan una gran fiesta rave con música a todo volumen hasta la mañana siguiente», dice Patrick. «De lo contrario, es sólo el canto de los pájaros y un silencio absoluto. Me siento culpable si uso una motosierra».

La escuela de dos pisos tiene paredes de piedra gruesas y techos altos. Según Patrick, hace mucho frío en invierno cuando ha estado desocupado durante algunas semanas y tarda un poco en calentarse. Cuando la nieve se acumula, es un trabajo difícil despejar el camino hacia la puerta.

Patrick se encargó él mismo de toda la renovación de la escuela, incluidas las mejoras de plomería y calefacción. Pintó las paredes exteriores de blanco y animó las viejas contraventanas amarillas con una capa de pintura verde.

Volver a cablear fue complicado, dice.

«El cableado era típico de un pequeño pueblo italiano antiguo, aterradoramente delgado y no apto para equipos de tecnología moderna. Solo podía encender las luces, nada más, ni siquiera el microondas. Tenía pocos kilovatios de potencia y seguía fallando».

Cocina ‘espantosa’

Nuevo hogar: después de algunas reparaciones en gran parte cosméticas, incluida una nueva capa de pintura para las paredes y las contraventanas, Patrick ahora visita su hogar italiano con regularidad. Cortesía de Roy Patrick

La casa tenía algunos accesorios cuando Patrick la compró, pero se deshizo de la cocina «espantosamente espantosa» que había sido utilizada por la familia que vivía allí después del cierre de la escuela. En cuanto a muebles, recorrió los mercados de pulgas locales, atento a los artículos inusuales.

«La decoración interior es ecléctica, hay un poco de moderno y retro: una mesa de mármol típica italiana, muebles de cocina de madera antiguos, cuadros bucólicos, la cabeza de un jabalí momificado, un cómodo sillón. El rojo es el color predominante. Hay una estufa roja, un microondas rojo, una tetera roja, sillas rojas. Tengo una hermosa manta eléctrica para mantenerme caliente, que es mi lujo».

Patrick dice que siente amor y odio por los paneles de pino que cubren las paredes interiores. Su primer impulso fue arrancarlo, pero como estaba en buenas condiciones y crea un ambiente cálido, decidió dejarlo en su lugar.

«Todavía me pellizco, no puedo creer mi suerte», dice. «La escuela estaba en buen estado, los techos eran hermosos. El gran cambio de estilo está hecho, pero todavía es un trabajo en progreso, cada vez que visito hay algo que hacer. Nunca me relajo, siempre estoy trabajando en pequeñas correcciones. Me gusta gastar tiempo pensando en cómo mejorar las cosas».

Cuando no está reparando, Patrick pasa el tiempo cocinando y escuchando música; cuando los lugareños escuchan las melodías que se reproducen desde su ventana, saben que está de vuelta en la ciudad y es hora de fiesta.

Aunque la renovación no le ha costado una fortuna dado que la propiedad estaba lejos de estar en ruinas, no todo ha sido sencillo.

Patrick dice que necesitaba traer andamios para arreglar y pintar el exterior, lo que recuerda como una «tarea bastante peligrosa», y tuvo que instalar una ducha nueva en el baño ya que solo había un inodoro.

«Tuve que luchar con una serie de problemas», dice. «En el Reino Unido, sé exactamente a dónde ir para comprar las herramientas y los materiales que necesito. Pero en Carrega no tenía ni idea. Por lo tanto, primero debes averiguar hacia dónde conducir y qué tienda o persona buscar antes de comenzar el trabajo, es necesario planificarlo».

Otro problema fue que tuvo que batallar para asegurar la casa dado que está ubicada, como muchas partes hermosas de Italia, en un área propensa a terremotos.

El mejor consejo que Patrick quiere compartir con las personas que están pensando en comprar una casa en Carrega es pensar detenidamente de antemano.

«Aparte de una entrega semanal de queso, cuando la gente llama a las puertas, no hay absolutamente nada en el pueblo».

Las provisiones deben comprarse en el pueblo cercano de Cabella, que aunque está a menos de 16 kilómetros de distancia, toma más de 30 minutos para llegar a lo largo de una carretera llena de curvas cerradas.

«Créame, no es agradable conducir por esos estrechos caminos montañosos, especialmente cuando están cubiertos de nieve nueva. Puede ser aterrador».

¿Qué sucede una vez que alguien da el paso y hace una (pequeña) inversión en un rincón en ruinas de una ciudad remota en Italia? Roy Patrick, un británico de 67 años, lo hizo y esto fue lo que sucedió.
La publicación Él compró una casa barata en Italia. Esto es lo que pasó después apareció primero en CNN.Feedzy