5 minutos más

Foto Murray Campbell en Unsplash

Por: Eréndida Lázaro

Últimamente le temo a la noche, durante el insomnio mi mente se flagela: ¿Por qué estoy aquí? ¿Soy fea? ¿Todos los días son el mismo día? Y sigo a la deriva. 

Cada desvelo es más punitivo que el anterior, porque sé lo que me espera en unas horas: el inoportuno sonido de la alarma. Quiero dormir más. ¿Me levanto? ¿No me levanto? Que me abrace la oscuridad para seguir durmiendo.

Si no tuviera responsabilidades me dejaría mecer en el oleaje del insomnio. Mar índigo, ¿qué quieres enseñarme? Me resisto, y entre más nado, más me alejo de la tierra, de la realidad. Quiero volver, mar de insomnio, aunque sea con la piel pátina.

El alba comienza al tiempo que abro los ojos y si de mí dependiera dormiría todo el día, toda la semana, todo el llanto y toda la alegría también, durante eones. 

No me levanten estoy soñando que despierto.


Estudió Comunicación y Periodismo. Actualmente se dedica a la elaboración y traducción de guiones. Con vocación para las letras.