ANÁLISIS | Trump acabó con los sueños de reforma en Irán. El nuevo presidente de línea dura del país es la prueba

(CNN) — Debía ser un día de primavera que la mayoría de los iraníes esperaban con impaciencia. Los árboles que bordean los bulevares de Teherán brillaban bajo el sol mientras una suave brisa recorría la ciudad. Pero el 8 de mayo de 2018, los residentes de la capital se prepararon para un terrible cambio de suerte.El presidente Donald Trump estaba a punto de anunciar la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear de 2015. Señalaba el inicio de una avalancha de sanciones que prácticamente aplastarían la economía de Irán. También echaba por tierra los sueños de los iraníes con mentalidad reformista.

«Lo que Trump está a punto de hacer es prolongar la vida del régimen otros 30 años», dijo un anciano iraní-estadounidense a CNN en las horas previas al discurso. La República Islámica, establecida tras el derrocamiento del autocrático y acérrimo prooccidental Sha, estaba a pocos meses de cumplir 40 años. El acuerdo nuclear, por otra parte, parecía constituir la puerta de entrada de las reformas en el país.

En junio de 2017, los iraníes se manifestaron en masa para reelegir al presidente Hassan Rouhani en lo que se consideró un referéndum sobre su histórico acuerdo. La urgencia por preservar la apertura más significativa del país insular a occidente era palpable.

En esta foto publicada por el sitio web oficial de la oficina de la Presidencia de Irán, el presidente Hassan Rouhani, a la izquierda, habla con los medios de comunicación después de su reunión con el presidente electo Ebrahim Raisi, a la derecha, que es el actual jefe del poder judicial, en Teherán, Irán, el sábado 19 de junio de 2021.

Pero llegó Trump. Y los iraníes, que posiblemente han sido testigos de más giros políticos dramáticos en las últimas siete décadas que cualquier otro pueblo, sabían que los planes del presidente de Estados Unidos serían contraproducentes.

La llamada campaña de «máxima presión» no lograría su objetivo declarado de derrocar al poder del clero de Irán. Más bien lo apuntalaría. El escepticismo hacia occidente, que constituye el núcleo ideológico del régimen, se vería subrayado, resaltado y garabateado en círculos frenéticos.

Irán había cumplido su parte del trato, según admitió el propio Departamento de Estado, pero Estados Unidos se retiró de todos modos. Las sanciones resultantes provocaron una escasez masiva de alimentos y medicinas, y sumieron al país en una espiral financiera. Las partes europeas del acuerdo se mostraron impotentes para salvarlo.

«Se lo dijimos», dijeron los conservadores a los iraníes una y mil veces.

Mucho ha pasado desde entonces. En 2020, Trump ordenó la operación que terminó con la muerte del general más venerado de Irán, Qasem Soleimani, enfureciendo aún más a los conservadores. Su funeral fue uno de los más grandes de la historia de la región. Ese mismo año, Trump perdió la presidencia en las elecciones. Su sucesor, Joe Biden, actuó inmediatamente para restaurar el acuerdo. Los reformistas iraníes pensaron, quizás, que podrían retroceder el reloj hasta mayo de 2018.

Pero la respuesta del poder clerical fue un «no» rotundo. En ningún lugar se articuló con más fuerza que en las elecciones de esta semana, que fueron diseñadas para dar la victoria al jefe del poder judicial ultraconservador Ebrahim Raisi, el presidente de línea más dura que ha visto Irán en décadas.

Una mujer camina junto a carteles con la figura del candidato conservador Ebrahim Raisi, el 17 de junio en Teherán, Irán. (Crédito: TTA KENARE/AFP via Getty Images)

Tanto el proceso como el resultado de las elecciones fueron excepcionales por su descaro, incluso para los estándares de la República Islámica. El Líder Supremo, Alí Jamenei, se reafirmaba en su posición. El futuro político de Irán estaría aún más microgestionado por el clero ultraconservador.

Pero esta elección podría tener repercusiones más allá de los cuatro u ocho años que Raisi será presidente. Raisi, un estrecho colaborador del enfermo Jamenei, de 81 años, empieza a ser conocido como ayatolá, un título honorífico que indica un alto rango entre los musulmanes chiíes. Actualmente, Jamenei ostenta ese título. También lo tenía su predecesor y fundador de la República Islámica, Ruhollah Jomeini. Las imágenes de Raisi junto a Jamenei invadieron el paisaje urbano de Teherán en el período previo a las elecciones. Jamenei, recordaba la gente en voz baja, también fue presidente antes de ascender a la jefatura suprema.

La élite clerical, al parecer, estaba preparando el rito de paso de Raisi para suceder a Jamenei y ocupar el cargo más alto del país.

Esto ha molestado a muchos iraníes. Parecía que Jamenei había optado por cimentar su legado antes que por las peticiones de reforma constitucional de la población. El conservador Consejo de Guardianes, que selecciona a los candidatos presidenciales, excluyó a los rivales serios de Raisi de la carrera presidencial. Como resultado, la participación en las elecciones presidenciales fue inferior al 50% por primera vez en la historia de la República Islámica.

Estudiantes de la fuerza paramilitar iraní Basij queman carteles con la imagen de Donald Trump y Joe Biden frente al Ministerio de Asuntos Exteriores en Teherán, el 28 de noviembre de 2020, para protestar por la muerte del destacado científico nuclear Mohsen Fakhrizadeh un día antes cerca de la capital.

Para colmo de males para el bando reformista, Raisi personifica los aspectos más oscuros del régimen que han sufrido los iraníes. Desde hace dos años, dirige el severo poder judicial de Irán, que cuenta con uno de los peores índices de aplicación de la pena de muerte del mundo y que impone largas penas de cárcel por algunas de las formas más sutiles de disidencia, como protestar contra el uso obligatorio del velo. En 1988, supuestamente formó parte de una comisión de la muerte que ejecutó y forzó la desaparición de miles de presos políticos en secreto. Durante el resto de su carrera, fue un destacado fiscal vinculado a múltiples medidas de represión de la disidencia.

La mayoría de los votantes de Irán no votaron a Raisi. Pero la clase clerical optó por lidiar con el descontento público en lugar de lidiar con la inconstancia occidental. El coste de la imprevisibilidad de Estados Unidos fue tremendo. Los iraníes, sometidos a la presión de una economía tambaleante, han protestado repetidamente en gran número. Había demasiado en juego, y los clérigos conservadores quieren reducir sus pérdidas.

Los políticos moderados, que con el presidente saliente Hassan Rouhani gozaban de un mandato popular, resultaron muy perjudicados. Las sanciones han puesto al gobierno en una situación de fracaso, haciendo que los negociadores y diplomáticos de Irán, como el ministro de Asuntos Exteriores, Javad Zarif, parezcan débiles. Mientras tanto, los partidarios de la línea dura se han presentado con éxito como supervivientes. Se impusieron a la campaña de máxima presión de Estados Unidos, que sus propios arquitectos, en concreto el exsecretario de Estado Mike Pompeo, calificaron en repetidas ocasiones como el régimen de sanciones más agresivo al que se ha enfrentado Irán.

Dolientes iraníes se reúnen alrededor de un vehículo que transporta el féretro del general de alto rango Qasem Soleimani durante la última etapa de las procesiones funerarias, en su ciudad natal Kerman el 7 de enero de 2020.

El mensaje de las elecciones de Irán resonará en toda la región: en estos tiempos de incertidumbre, solo los autócratas pueden garantizar la estabilidad. Algunos de los mayores defensores del autoritarismo, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el de Siria, Bashar al-Assad, se apresuraron a felicitar a Raisi por su victoria.

Los defensores de los regímenes de Medio Oriente argumentarán que la creciente brecha entre los líderes de la región y su gente es un peligro menor para los estados que el riesgo que representa el torpe intervencionismo occidental.

La campaña de máxima presión de Trump no es históricamente única en este sentido. En 1953, la orquestación por parte de la CIA de un golpe de Estado que depuso al primer ministro de Irán, Mohammad Mosaddegh, democráticamente elegido y laico, sentó en muchos sentidos las bases de un patrón más largo.

Hoy, una vez más, la democracia en el convulsionado Medio Oriente se muestra más esquiva que nunca, incluso a medida que crece el descontento. La región se ha visto sacudida en repetidas ocasiones por protestas a favor de la reforma o la democracia. Pero se trata de masas desorganizadas que se enfrentan a una élite mucho más organizada y políticamente endurecida. Así que puede ser cierto, como dijo nuestro amigo iraní, que el cambio real tardará otros 30 años en producirse.

Ebrahim Raisi
Elecciones en Irán
Trump

La elección del jefe del poder judicial ultraconservador Ebrahim Raisi como el presidente de línea más dura que ha visto Irán en décadas es resultado directo de la campaña de Trump contra Irán al romper con el pacto nuclear en 2015.
La publicación ANÁLISIS | Trump acabó con los sueños de reforma en Irán. El nuevo presidente de línea dura del país es la prueba apareció primero en CNN.Feedzy