Se estima que 2.600 latinos murieron a manos de la policía o bajo custodia en los últimos 6 años en EE.UU., según un informe preliminar

(CNN) — Si bien el alcance real del impacto de la brutalidad policial es difícil de cuantificar, un nuevo informe indica que más de 2.600 latinos murieron a manos de la policía o mientras estaban bajo custodia en los últimos años.

El informe publicado el jueves por UnidosUS en asociación con un grupo de investigadores, académicos, activistas y familiares de latinos que murieron en manos de la policía, indica que las muertes de personas de color están muy subestimadas y se necesita hacer mucho más para producir una base de datos precisa que recopila información sobre el origen étnico.

Como parte de su esfuerzo y conciencia iniciales de las limitaciones de su método, el grupo recién formado, el Proyecto de Base de Datos ‘Raza’, analizó ocho bases de datos nacionales que rastrean muertes a manos de la policía y utilizan una combinación de informes de noticias y registros públicos. Los investigadores examinaron más de cerca las entradas identificadas como «Blanco», «Otro» o «Desconocido» y compararon los nombres con los conjuntos de datos de apellidos del Censo de EE.UU. de 2010 para detectar cualquier persona que pudiera haber sido identificada erróneamente.

Entre 2014 y el 9 de mayo de este año, hubo un total de 15.085 personas que murieron bajo custodia policial o en encuentros con agentes, según el informe.

Después del análisis del grupo, el número de latinos aumentó aproximadamente un 24% de 2.139 a 2.653, indica el informe.

El número de muertes de estadounidenses de origen asiático o de las islas del Pacífico y de nativos estadounidenses también aumentó significativamente.

Pero estos hallazgos no deben considerarse definitivos, ya que su método puede llevar tanto a un recuento excesivo como a un recuento insuficiente, según el informe.

Roberto Rodriguez, director del proyecto, dijo que las estimaciones del grupo no son completas pero ofrecen una visión más precisa, especialmente debido a las brechas en la recopilación de datos a nivel gubernamental.

El grupo notó que los números probablemente todavía no cuentan con los latinos y otras personas de color porque es posible que no tengan apellidos de origen hispano.

En los últimos años, varios activistas y medios de comunicación se han encargado de recopilar datos sobre la violencia policial porque no existe una base de datos federal de información.

Pero han descubierto que las agencias de orden público a menudo agrupan a las personas en categorías raciales más amplias y no en etnias.

«No hay una estandarización de cómo se etiqueta a las personas y no hay centralización», dijo Rodríguez, quien también es autor y ex profesor asociado en la Universidad de Arizona. «Todos estos grupos están haciendo el trabajo del Gobierno».

Janet Murguía, presidenta y directora ejecutiva de UnidosUS, dijo que los hallazgos del grupo son una indicación «inquietante» de que la vigilancia excesiva en las comunidades de color podría estar más extendida de lo que se pensaba anteriormente.

«Las cifras que ya conocíamos son inaceptables; estas nuevas cifras son inconcebibles», dijo Murguía en un comunicado. «Estos datos exigen una consideración inmediata por parte de aquellos en el Congreso que están trabajando en una legislación de reforma policial muy necesaria para garantizar que sus soluciones reflejen verdaderamente el alcance del problema».

Rodríguez dijo que el grupo planea expandir los hallazgos publicados el jueves y lanzar más esfuerzos para profundizar en el tema de los latinos muertos a manos de la policía o mientras estaban bajo la custodia de las fuerzas del orden.

El informe fue publicado debido a que los pedidos de responsabilidad policial entre la comunidad hispana han aumentado en los últimos meses luego de la muerte de niños y hombres latinos en encuentros con la policía.

En Chicago, Adam Toledo, de 13 años, y Anthony Alvarez, de 22 años, murieron por separado a manos de la policía al final de persecuciones a pie en marzo.

Los dos tiroteos mortales provocaron indignación y protestas en Chicago, con miembros de la comunidad exigiendo cambios en las prácticas y políticas del Departamento de Policía de Chicago, y llevaron a la alcaldesa, Lori Lightfoot, a anunciar el mes pasado que el departamento de policía de la ciudad debe implementar una política de persecución a pie para el verano.

Mientras tanto en California, la familia de Mario González Arenales busca justicia para el joven de 26 años que murió el 19 de abril. Murió bajo custodia policial en Alameda, California, luego de estar inmovilizado durante unos cinco minutos en un parque local. Los agentes estaban respondiendo llamadas separadas sobre un hombre que parecía estar ebrio y un posible robo.

La semana que viene, la familia de Sean Monterrosa organizará una serie de eventos para honrar su vida y crear conciencia sobre el tema de la brutalidad policial entre la gente negra y morena. Monterrosa, de 22 años, murió después de que le disparó un agente en Vallejo, California, el año pasado, apenas una semana después de la muerte de George Floyd en Minneapolis.

El fiscal general de California, Rob Bonta, anunció recientemente que el estado revisará el caso de Monterrosa.

Priya Krishnakumar de CNN contribuyó a este informe.

Brutalidad policial
Latinos

Si bien el alcance real del impacto de la brutalidad policial es difícil de cuantificar, un nuevo informe indica que más de 2.600 latinos murieron a manos de la policía o mientras estaban bajo custodia en los últimos años.
La publicación Se estima que 2.600 latinos murieron a manos de la policía o bajo custodia en los últimos 6 años en EE.UU., según un informe preliminar apareció primero en CNN.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver