Venus podría seguir activo según indicaría el descubrimiento de movimiento tectónico

(CNN) — Con su atmósfera espesa y tóxica y temperaturas tan altas como para fundir plomo, Venus parece un planeta muerto.
Sin embargo, una nueva investigación sugiere que el planeta podría seguir siendo activo desde el punto de vista geológico.

Y el tipo de actividad que se desarrolla en Venus podría proporcionar a los científicos una mejor idea de lo que ocurre en planetas fuera de nuestro sistema solar, así como de lo que ocurrió en la Tierra primitiva.

Un nuevo análisis de las imágenes de radar tomadas por la misión Magallanes de la NASA, que cartografió la superficie de Venus a principios de la década de 1990, reveló indicios de movimiento tectónico. Este movimiento en la superficie de Venus tiene el aspecto de bloques de corteza que se han movido unos contra otros, de forma parecida a los trozos de hielo roto. Los bloques de hielo son los grandes trozos de hielo flotante que pueden verse en masa juntos en los mares polares, como en las aguas que rodean la Antártida.

El estudio se publicó este lunes en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

«Hemos identificado un patrón de deformación tectónica en Venus no reconocido anteriormente, que está impulsado por el movimiento interior al igual que en la Tierra», dijo Paul Byrne, autor principal del estudio y profesor asociado de ciencias planetarias en la Universidad Estatal de Carolina del Norte, en un comunicado.

«Aunque es diferente de la tectónica que vemos actualmente en la Tierra, sigue siendo una prueba del movimiento interior que se expresa en la superficie del planeta», dijo Bryne.

Anteriormente, los científicos creían que Venus tenía una capa exterior sólida e inamovible, llamada litosfera, similar a la de Marte o nuestra luna.

La Tierra es única porque su litosfera está rota, formando placas tectónicas que se mueven unas contra otras, separadas o por debajo, sobre un manto caliente.

Cuando Byrne y sus compañeros de investigación estudiaron las imágenes del Magallanes tomadas de las tierras bajas de Venus, que constituyen la mayor parte de la superficie del planeta, vieron zonas en las que grandes trozos de litosfera parecían haberse movido. Los bloques se habían separado, reunido, deslizado y girado, como si se tratara de bloques de hielo rotos.

Los investigadores modelaron esta deformación de la superficie y determinaron que esta tectónica se corresponde con el lento movimiento del interior del planeta.

«Estas observaciones nos indican que el movimiento interior está impulsando la deformación de la superficie en Venus, de forma similar a lo que ocurre en la Tierra», dijo Byrne. «La tectónica de placas en la Tierra está impulsada por la convección en el manto. El manto está caliente o frío en diferentes lugares, se mueve, y parte de ese movimiento se traslada a la superficie de la Tierra en forma de movimiento de las placas. Parece que en Venus también se está produciendo una variación de este tema».

Esta imagen en falso color muestra Lavinia Planitia, una de las regiones bajas de Venus donde la litosfera se ha fragmentado en bloques (morado) bordeados por estructuras tectónicas (amarillo).

«No se trata de una tectónica de placas como en la Tierra, ya que aquí no se están creando enormes cadenas montañosas ni sistemas de subducción gigantes, pero es una prueba de la deformación debida al flujo interior del manto, que no se había demostrado antes a escala global», explica Byrne.

El movimiento y la deformación de los bloques de la corteza también apuntan a algo más: es probable que Venus siga siendo geológicamente activo en la actualidad.

«Sabemos que gran parte de Venus ha resurgido volcánicamente a lo largo del tiempo, por lo que algunas partes del planeta podrían ser realmente jóvenes, geológicamente hablando», dijo Byrne. «Pero varios de los bloques que se empujan se han formado en estas jóvenes llanuras de lava y las han deformado, lo que significa que la litosfera se fragmentó después de que se establecieran esas llanuras. Esto nos da motivos para pensar que algunos de estos bloques pueden haberse movido geológicamente hace muy poco tiempo, tal vez incluso hasta hoy».

Las futuras misiones a Venus podrían arrojar más luz sobre esto, dado que los datos del Magallanes son de la década de 1990.

El estudio de este patrón en Venus podría servir a los investigadores para estudiar exoplanetas fuera de nuestro sistema solar e incluso la tectónica activa en la Tierra primitiva.

«El grosor de la litosfera de un planeta depende principalmente de lo caliente que esté, tanto en el interior como en la superficie», dijo Byrne.

«El flujo de calor del interior de la Tierra joven era hasta tres veces mayor que el actual, por lo que su litosfera podría haber sido similar a la que vemos en Venus hoy en día: no lo suficientemente gruesa como para formar placas que subducen, pero sí lo suficientemente gruesa como para haberse fragmentado en bloques que empujaron, tiraron y se desplazaron».

Aunque hace décadas que la NASA no envía una misión a Venus, nuestro vecino planetario más cercano será un centro de actividad dentro de unos años. Tres misiones de la NASA y la Agencia Espacial Europea, anunciadas este mes, observarán el planeta en alta definición.
Venus puede haber sido el primer mundo habitable de nuestro sistema solar, con un océano y un clima similares a los de la Tierra, pero algo ocurrió para convertirlo en un planeta tóxico permanentemente envuelto en bruma.

El planeta Venus pudo haber sido habitable 0:45

La misión DAVINCI+ de la NASA cuyas siglas significan «Deep Atmosphere Venus Investigation of Noble gases, Chemistry and Imaging Plus», es decir, Investigación de la Atmósfera Profunda de Venus de gases nobles, química e imaginología. Se dedicará a analizar la atmósfera de Venus para determinar cómo se formó y evolucionó. La iniciativa también investigará la posibilidad de un océano en el pasado de Venus.

A continuación, el programa VERITAS de la NASA , o «Venus Emissivity, Radio Science, InSAR, Topography and Spectroscopy», es decir «Emisividad, Ciencia de la Radio, Radar InSAR, Topografía y Espectroscopia»), trazará un mapa de la superficie del planeta rocoso en un esfuerzo por arrojar luz sobre cómo se convirtió en algo tan diferente de la Tierra. Nuestro mundo frecuentemente es llamado el gemelo de Venus porque los planetas son similares en tamaño, pero las comparaciones actuales se detienen ahí.

EnVision, la nueva misión de la NASA y la ESA en Venus 1:01

La misión VERITAS también podría aportar información sobre la historia geológica de Venus. El orbitador VERITAS, equipado con un radar, podría crear una topografía en 3D, lo que permitiría a los científicos determinar el grado de actividad volcánica de Venus a través de los procesos de tectónica de placas. La nave también podría estudiar las emisiones infrarrojas procedentes de la superficie del planeta.

La Agencia Espacial Europea enviará EnVision para observar Venus y revelar cualquier conexión entre su atmósfera y los procesos geológicos, así como para investigar la misteriosa historia del planeta.

«Es fantástico ver que se renueva el interés por la exploración de Venus, y me entusiasma especialmente que estas misiones puedan poner a prueba nuestro hallazgo clave de que las tierras bajas del planeta se han fragmentado en bloques de corteza que se desplazan», dijo Byrne.

Venus

Una nueva investigación sugiere que Venus podría seguir siendo activo desde el punto de vista geológico. Los científicos de la Universidad Estatal de Carolina del Norte llegaron a esta conclusión tras el estudio del movimiento de placas tectónicas.
La publicación Venus podría seguir activo según indicaría el descubrimiento de movimiento tectónico apareció primero en CNN.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver