ANÁLISIS | Cinco años después de la votación del brexit, el Reino Unido está más dividido que nunca

Londres (CNN) — El Reino Unido era un lugar muy diferente en 2006.

Tony Blair era primer ministro, la crisis financiera que devastaría la economía global aún no había llegado, y un miembro del Parlamento llamado Boris Johnson estaba en la carrera para alcalde de Londres como candidato liberal y proeuropeo del Partido Conservador.

Tomando las riendas como el nuevo líder de los conservadores después de que el partido cayera en tres derrotas electorales sucesivas, David Cameron, otro proeuropeo, suplicó a sus miembros que dejaran de «machacar sobre Europa» y se centraran en «las cosas que le importa a la mayoría de la gente».

Una década más tarde, Cameron, para entonces primer ministro, tomó acción sobre sus palabras y lo apostó todo en un referéndum sobre la membresía del Reino Unido en la Unión Europea (UE), apostando a que nadie fuera de Westminster se preocupaba por Europa. Estaba equivocado.

Se suponía que esa votación, este miércoles hace cinco años, resolvería la perenne neurosis del Reino Unido sobre su relación con Europa de una vez por todas. No hizo nada por el estilo.

Boris Johnson finalmente sacó a la nación de la Unión Europea, en 2020, en términos más duros de lo que nadie creía posible en 2016. Las encuestas muestran que muy pocas personas creen que el problema se ha resuelto o que lo hará en el corto plazo. Si bien es poco probable que las consecuencias del brexit se comprendan por completo durante años, el Reino Unido sigue tan dividido hoy como entonces.

Problemas en Irlanda del Norte

Desde el momento en que se anunció el referendo del brexit, era obvio que el destino de Irlanda del Norte sería el tema más difícil de negociar. El país es parte del Reino Unido y, por lo tanto, ha abandonado la UE, pero comparte una frontera terrestre con la República de Irlanda, un Estado miembro de la UE.

Mantener esa frontera abierta es extremadamente importante, debido al muy real riesgo de violencia sectaria entre las comunidades católica y protestante.

Para hacerlo, Johnson y la UE acordaron algo llamado Protocolo de Irlanda del Norte, que otorgaría a Irlanda del Norte un estatus especial dentro del territorio aduanero de la UE, eliminando la necesidad de controles sobre las mercancías que cruzan la frontera.

A cambio, el Reino Unido acordó una frontera de facto en el mar entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte, para consternación de los unionistas y republicanos de Irlanda del Norte, que buscan la reunificación con el resto de Irlanda.

Más de un año después de que el Reino Unido abandonara oficialmente Europa, Londres y Bruselas siguen enzarzados en una disputa sobre las realidades logísticas del protocolo que acordó el propio Johnson.

Se supone que el Reino Unido implementará el protocolo en su totalidad a fines de junio, pero amenaza con extender un período de gracia sobre el protocolo para evitar la escasez de alimentos, específicamente de carnes refrigeradas, en Irlanda del Norte. Si lo hace, la UE podría responder imponiendo aranceles al Reino Unido.

La prensa británica ha calificado este espectáculo poco edificante como la «guerra de las salchichas» y, aunque suena tonto, podría desestabilizar aún más una situación ya tensa en Irlanda del Norte.

«El escenario político de Irlanda del Norte es a menudo algo precario, pero en el caso del brexit, hay una nueva sensación de impotencia común», dijo Katy Hayward, profesora de Sociología Política en la Queen’s University, en Belfast. «Su futuro inmediato ahora está determinado principalmente por el Reino Unido y la UE, no por los líderes políticos aquí en Belfast».

«Los que se fueron, los que se quedaron, los sindicalistas, los nacionalistas y otros pueden decir razonablemente que están en una peor situación, cinco años después», agregó. «Es por eso que la política se siente tan particularmente tensa aquí».

Un portavoz del Gobierno le dijo a CNN que el Reino Unido estaba «comprometido a encontrar soluciones consensuadas con la UE», pero que «la UE debe mostrar sentido común y adoptar un enfoque pragmático».

El impulso de la independencia de Escocia

Irlanda del Norte podría ser la consecuencia inmediata más complicada del brexit, pero Johnson también se enfrenta a una pesadilla constitucional cuando se trata de Escocia.

Los votantes escoceses rechazaron la independencia en 2014, cuando los sindicalistas británicos, liderados por Cameron, argumentaron que abandonar el Reino Unido amenazaría el lugar de Escocia en la UE.

Pero el Partido Nacional Escocés, que quiere que Escocia se separe del Reino Unido, solo ha ganado popularidad desde la votación del brexit.

En 2021, es fácil afirmar que los escoceses, que votaron abrumadoramente para permanecer en la UE durante el referendo del brexit, fueron arrastrados por el resto del Reino Unido.

«Desde el brexit, el debate en Escocia se ha polarizado mucho más en torno a la cuestión de la independencia», dijo Nicola McEwen, profesora de Política Territorial en la Universidad de Edimburgo.

«Muchos votantes del ‘quedarse’ que no apoyaron la independencia en 2014 ahora lo hacen, mientras que el apoyo a la independencia, en general, es ahora fuertemente a favor de la UE», agregó. «Dejar el Reino Unido es ahora para muchos el camino más obvio de regreso a la UE».

Es poco probable que el impulso de los líderes escoceses para lograr la independencia tenga éxito por ahora, pero la división significa que Johnson está luchando contra la política del agravio todas las semanas, distrayéndose de las otras crisis que enfrenta su Gobierno.

Continúa el debate sobre Europa

E incluso más allá de estas consecuencias específicas, el Reino Unido sigue machacando sobre Europa.

«Los intentos de evitar que los británicos se obsesionen con Europa claramente fracasaron», dijo Ben Page, de la firma de encuestas Ipsos MORI. «La mayoría de la gente sabe que está lejos de resolverse. Y las encuestas han demostrado consistentemente que las personas que votaron tanto «irse» como «quedarse» [en la UE] están preocupadas por eso».

Quizá lo más alarmante, dijo Page, es que a pesar de que han pasado cinco años desde el referendo, la forma en que la gente votó en 2016 todavía forma una gran parte de su identidad. «Hemos tenido dos elecciones, una disputa por guerras culturales y la gente todavía dice que su identidad de irse o quedarse [en la UE] triunfa sobre cualquier tipo de lealtad a un partido», explicó.

Este debate sobre los méritos relativos del brexit se enfurece cada vez que hay una historia sobre exportadores que luchan por vender productos a Europa o si el Reino Unido pudo vacunar más rápido que Europa debido al brexit. El Gobierno británico a menudo lidera la carga en estos argumentos, sobre todo porque Johnson lideró la campaña del brexit de 2016.

Funcionarios y diplomáticos de la UE temen que este tipo de política de ojo por ojo será un elemento lamentable, pero permanente de las relaciones entre el Reino Unido y la UE en el futuro previsible. También sospechan que es, al menos en parte, un ejercicio para distraer al pueblo británico de la realidad de la vida como una pequeña nación que negocia con el bloque comercial más grande del mundo.

«Para nosotros, el brexit debería haber terminado. Pero ahora estamos en una situación en la que tenemos que negociar con un el Reino Unido que se está engañando a sí mismo pensando que es tan poderoso como la UE», dijo un alto diplomático de la UE.

Otro dijo que el Reino Unido no tenía una «estrategia económica bien definida» para reemplazar la membresía de la UE, lo que significa que Bruselas estaba preparada para «un largo período de antagonismo».

Libre del yugo de Bruselas, existen nuevas oportunidades para el Reino Unido, pero más allá de los acuerdos comerciales con países del otro lado del mundo, que según las propias previsiones del Gobierno tendrán un beneficio insignificante, el Gobierno de Johnson aún no ha articulado una política económica importante que se traducirá en dividendos del brexit.

Un portavoz del Gobierno del Reino Unido respondió a esto señalando su «Plan de crecimiento», que «establece cómo apoyaremos a las empresas en todo el Reino Unido para que crezcan y tengan éxito». Giles Wilkes, miembro del principal grupo de expertos del Instituto para el Gobierno, lo describió como un plan «improvisado» que «refleja el caos del momento».

Si el antagonismo realmente se trata de distraer a los británicos de sus problemas económicos a largo plazo, la UE probablemente debería prepararse para años de hostilidad.

Rob Ford, profesor de Política en la Universidad de Manchester, dice que una de las cosas más notables del brexit es el triunfo de la política sobre la economía.

«Todo el modelo de ‘Es la economía, estúpido’ se perdió. Incluso cuando se realizó la votación, casi todos los comentaristas políticos serios pensaron que dejaríamos las partes políticas, no las económicas. Todos estaban equivocados».

Ford, y muchos otros, culpan a David Cameron por esto.

«Si alguien en la confianza mental de Cameron hubiera analizado adecuadamente cómo prepararse para un referendo y hubiera pensado qué resultados eran más aceptables para el mayor número de votantes, la campaña podría haber sido expresada de manera muy diferente», dice. «Se podría haber evitado parte del daño de una campaña de polarización sobre una cuestión binaria reductora y divisiva».

Cinco años después, el Reino Unido todavía está marcado por el brexit. La mayoría lo ha aceptado, pero pocos están satisfechos con cómo terminó, y la verdad es que ninguna versión del brexit agradaría a todos.

Y, aunque casi todos los involucrados en el brexit han dado un paso en falso en algún momento, muchos desde entonces han tenido motivos para lamentar el mayor error de todos: convocar un referendo sin ningún plan sobre lo que sucedería si Gran Bretaña votara a favor de irse.

Brexit

Cinco años después, el Reino Unido todavía está marcado por el brexit. La mayoría lo ha aceptado, pero pocos están satisfechos con cómo terminó.
La publicación ANÁLISIS | Cinco años después de la votación del brexit, el Reino Unido está más dividido que nunca apareció primero en CNN.Feedzy