Ivanka Trump y Jared Kushner se distancian del expresidente y de sus quejas constantes

(CNN) — Cada día que pasa lejos de Washington, las quejas del expresidente Donald Trump no cesan. Y esas quejas parecen estar alejando a dos de las personas que estuvieron más cerca de él durante su mandato en la Casa Blanca: su hija Ivanka Trump y su yerno, Jared Kushner.
A veces, el expresidente se queja durante varias horas de las elecciones «robadas» de 2020. Otras veces, sus frustraciones brotan a borbotones, más bien cuando habla de su esperanzador regreso a la política nacional. Y aunque a menudo tiene una audiencia itinerante de oyentes que lo aclaman, la brecha entre Trump y su hija y su yerno se agranda cada semana, según 12 exfuncionarios de la Casa Blanca de Trump, exfuncionarios de la administración, amigos de la familia, conocidos y miembros del equipo de Trump que hablaron con CNN sobre los cambios en el actual círculo íntimo del expresidente.

Gran parte del motivo de la separación es la insistencia constante de Trump en el pasado y su incapacidad para pasar página. El expresidente también ha empezado a cuestionar el papel que Kushner, una de las pocas personas que pudo mantenerse cerca de Trump a lo largo de sus dos campañas presidenciales y su estancia en la Casa Blanca, ha jugado en su legado presidencial.

Ivanka Trump también ha luchado por deshacer los enredos causados por los años al lado de su padre en la Casa Blanca, al tiempo que busca una vida menos complicada para su familia, según dos conocidos. La describieron como una persona que tiene que caminar por una fina línea entre la aceptación de su padre y el distanciamiento de sus mentiras electorales.

Después de haber pasado gran parte de los últimos cinco años y medio muy cerca de él, Ivanka Trump y Kushner apenas se dejaron ver con él en los meses previos al cambio de temporada del expresidente, que pasó de vivir en Mar-a-Lago, en Palm Beach, Florida, a hacerlo en una casa de campo en su club de golf privado en Bedminster, Nueva Jersey.

«No acudían a los eventos habituales de primavera y verano en Mar-a-Lago», dice un asistente al club y amigo de la familia, señalando la ausencia de la hija mayor de Trump y de los tres hijos pequeños de la pareja.

Simultáneamente, la desaparición de Kushner, que en su día fue el cerebro de las operaciones políticas de Trump, también fue evidente. Una persona familiarizada con Kushner dice que había visitas de la familia Kushner/Trump a Mar-a-Lago antes de la mudanza de Trump al Norte, pero eran escasas, en promedio una vez cada tres o cuatro semanas. La distancia física entre ellos no era grande: tras dejar Washington, Kushner e Ivanka Trump se trasladaron a un rascacielos de Miami a la espera de la construcción de su mansión en una isla privada cercana.

La presencia de Kushner, física y virtualmente, se ha vuelto cada vez más escasa a medida que quedaba claro que su suegro seguía preocupado por las elecciones de 2020, según una persona familiarizada con la situación.

«Era algo así como un padre que se queda cada vez menos cada mañana mientras hace la transición de su hijo a la guardería», dijo esta persona.

Kushner se hace a un lado

No fue la distancia lo que alejó a Kushner, dicen quienes conocen su forma de pensar: fue el deseo de estar lejos de la constante corriente de desprecio de Trump, y del coro de voces que lo aclaman.

«Trump siempre tiene una serie de personajes a su alrededor», dice una persona que trabajó en la administración.

Hacia mediados de marzo, algunos de los asesores de mayor confianza de Trump empezaron a instarle a que incorporara a su equipo a alguien que pudiera supervisar las operaciones diarias y ayudar a organizar sus reuniones con los candidatos, las solicitudes de recaudación de fondos y el proceso de selección de avales.

«No creo que sea exacto decir que necesitaba un nuevo Jared, porque Jared siempre fue más un tipo de políticas dentro de la Casa Blanca, pero definitivamente había una sensación de que faltaba alguna parte del rompecabezas y estaba contribuyendo a una gran confusión y caos interno», dijo un exfuncionario de la Casa Blanca.

Finalmente, Trump contrató a Susie Wiles, una consultora con sede en Florida que se había ganado su confianza y era una cara familiar para otros miembros de su plantilla. Pero la frecuencia de las apariciones de Wiles, así como su participación general, también ha disminuido desde que Trump se trasladó a Bedminster para el verano, según una de las personas involucradas en su operación.

Otra presencia constante es la de Donald Trump Jr, cuya afición a la política ha crecido en los años transcurridos desde que su padre entró en la escena política y que se ha convertido en un asesor cada vez más confiable para el ex magnate inmobiliario.

Kushner no está ayudando a Trump a finalizar los planes para un mitin a finales de este mes, ni está intensamente involucrado en las decisiones de patrocinio del expresidente o en sus frecuentes declaraciones públicas, que, sin presencia en las redes sociales, llegan a través de comunicados de prensa del comité de campaña de liderazgo de Trump, Save America, de nuevo, algo de lo que Kushner se ha alejado.

Sin la aportación de su hija mayor y de su marido, Trump está aislado de su influencia, aunque la persona cercana a Kushner señala que «todavía habla por teléfono» con el expresidente.

Ahora Trump se encuentra más a menudo en compañía de un círculo de asesores en constante cambio. Los aliados de Trump dicen que vuelve a relacionarse con personajes que deberían requerir supervisión, y señalan que ha estado en contacto frecuente con la presentadora de One America News Christina Bobb, una prolífica defensora de teorías inverosímiles sobre las elecciones de 2020, además del CEO de MyPillow, Mike Lindell, que ha animado a Trump a seguir impugnando los resultados de las elecciones de 2020 en varios estados.

Un miembro del equipo de Trump dice a CNN que el ex presidente «siempre ha tenido relaciones separadas» con varias personas y que incluso en la Casa Blanca, con Kushner al final del pasillo, Trump podría estar frecuentemente «dirigiendo su propia jugada». Esta persona señala que el cuadro de influencias recientes de Trump es afín a su forma poco convencional de solicitar opiniones.

«Hay otros círculos a su alrededor, sí», dice esta persona, que no discute que haya personajes cuestionables en el oído del expresidente, «pero eso no significa que no tenga también gente muy razonable y seria ahí».

La persona cercana a Kushner añade que el grupo en el que Trump rebota sus teorías más descabelladas y cuestionables no está, aunque sea de naturaleza conspirativa, completamente fuera del ámbito de una gran cantidad de «habituales» con los que ha mantenido relaciones a lo largo de los años.

«Lo que está en juego [ahora] también es menor que cuando estaba en la Casa Blanca», dice la fuente.

Confianza erosionada

Trump ha empezado a cuestionar en privado las contribuciones de Kushner a su legado. Una persona que habló con el expresidente en las últimas dos semanas relató una conversación en la que Trump se quejó de que Kushner firmara un contrato para un libro que cree que su yerno utilizará para atribuirse algunos de sus logros.

Otra fuente confirma que hay celos por parte de Trump sobre el libro de Kushner, que según un asociado de Kushner fue un «acuerdo de siete cifras» con Broadside Books, la rama conservadora de la mega editorial HarperCollins. Trump, que últimamente ha colaborado con varios libros en preparación de periodistas sobre su presidencia, aún no ha anunciado un acuerdo propio.

«Siempre ha sospechado de Jared», dijo esta persona, señalando que Trump ha descartado previamente el papel de Kushner en algunas de las políticas clave que promulgó como presidente, incluyendo los acuerdos de paz en Medio Oriente y las revisiones de la justicia penal.

Dos personas familiarizadas con las conversaciones que Trump ha mantenido desde su llegada en mayo a Bedminster dicen que cuestionó que Kushner «lograra la paz en Medio Oriente después de todo» después de que las tensiones entre Israel y Hamás estallaran en una violenta serie de ataques aéreos el mes pasado.

«No es un secreto que al presidente Trump no le gusta cuando cree que otras personas están recibiendo atención por algo que él siente que ha facilitado», dice otro ex funcionario de la Casa Blanca de Trump. «Hay un límite óptimo entre no decir nada sobre el trabajo que has hecho y decir demasiado que todo el mundo tiene que encontrar… o de lo contrario se desencadena».

Una persona que trabaja con Trump rebate ahora que el expresidente haya hablado de deslealtad de Kushner, y señala que varios de los autores que han entrevistado al expresidente para sus libros le han preguntado directamente si Trump culpa a Kushner de su pérdida electoral.

«Cada vez, él ha respondido definitivamente, ‘no’, de manera oficial», dice la persona.

Las personas cercanas a Kushner se ríen de la idea de un distanciamiento, diciendo que Trump es provocador a veces porque así es él.

Señalan que Kushner está acostumbrado desde hace tiempo a las ocasionales reacciones de Trump, y que no le molestan.
«Sabe que Trump reconoce sus éxitos», dice la persona cercana a Kushner.

Aun así, los íntimos de Kushner no ocultan que la pareja no está de acuerdo con las actividades actuales del expresidente. Está claro que la estrecha relación de asesoramiento ya no existe.

La distancia que Kushner e Ivanka Trump han puesto entre su vida actual y la del expresidente también ha ayudado, pero esa brecha pronto se cerrará.

Viaje por carretera

En la última semana, Kushner, Ivanka Trump y sus hijos han estado en un viaje de verano por carretera, desde Miami hasta, eventualmente, Bedminster. Es el tipo de actividad veraniega en la que participan millones de familias estadounidenses, pero el clan Kushner ha hecho paradas por el camino con lo mejor de la anterior administración de Trump.

Durante el fin de semana, estuvieron en Kiawah, Carolina del Sur, alojándose con la exembajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, que no ha ocultado su deseo de presentarse a la presidencia, pero que sigue alejada del círculo íntimo de Trump tras criticar públicamente su respuesta a las elecciones de 2020. Los Kushner y los Haley fueron vistos en una cita doble en un popular restaurante local. Haley dijo en abril que no aspiraría a la Casa Blanca en 2024 si Trump decide postularse, o que al menos discutiría ese escenario con él.

«Eso es algo sobre lo que tendremos una conversación en algún momento si esa decisión es algo que hay que tomar», dijo en una rueda de prensa.
Haley, al igual que los Kushner, añadió que ha puesto espacio entre ella y el expresidente, señalando que no había hablado con él desde después de las elecciones, pero antes del asalto al Capitolio del 6 de enero por una turba de sus partidarios.

La fuente cercana a Kushner restó importancia a la visita con Haley, diciendo que Carolina del Sur era simplemente «uno de los estados en el camino» en su viaje.

El lunes se encontraban en Nashville, haciendo una visita a la ex portavoz del Departamento de Estado Morgan Ortagus, una amiga cercana de Ivanka Trump e invitada frecuente en Fox News. Durante la administración Trump, Ortagus trabajó para el entonces secretario de Estado Mike Pompeo, quien en los últimos meses ha jugado con la idea de una candidatura a la Casa Blanca.

La familia Kushner acabará por llegar a su alojamiento en la Costa Este, y la persona cercana a Kushner señaló que también pasarán tiempo en su antiguo apartamento de Nueva York, además de en Bedminster. Quizá también visiten los Hamptons, el patio de recreo veraniego de los ricos y conectados.

En Bedminster, la casa de campo de los Kushner y la de los Trump están separadas por apenas decenas de metros, más o menos lo más cerca que han estado las familias durante un periodo prolongado desde la Casa Blanca. Los aliados de Kushner dicen que eso no será un problema para él, ya que los dos hombres «no están enfrentados», como uno describe su relación. Otro amigo de Kushner dice que los hombres tienen una «buena relación, pero [Kushner] no está cerca de su órbita política».

Sin embargo, las cosas podrían ser un poco más desafiantes para Ivanka Trump, que durante los últimos meses ha caminado en la cuerda floja entre Trump, su padre, y Trump, el perdedor herido de unas elecciones polémicas.

De momento, no se está involucrando en la retórica, ni en las incógnitas que puedan surgir para su padre: política, negocios, relaciones o investigaciones.

«Está estando muy presente, en el momento», dice una persona que ha trabajado estrechamente con ella durante los últimos años. «No está preocupada».

«Después de pasar cuatro años sirviendo y viajando mucho por el país, Ivanka se está tomando un tiempo con la familia y los amigos», explica a CNN su antigua jefa de gabinete, Julie Radford.

Al explicar por qué la vida del expresidente no simpatiza con la de su hija, una de las personas cercanas a Kushner dijo: «Ella está centrada en sus hijos, y en pasar tiempo con ellos, y punto».

«Escucha, pierdes unas elecciones, las cosas pasan, la gente lo supera, sigue adelante, son consecuencias naturales», dice el amigo de Kushner.

La persona familiarizada con el pensamiento de Trump insiste en que nadie ha sido «eliminado» de su círculo íntimo y que, sea cual sea el estado de la relación, las líneas borrosas entre empleado, asesor y yerno existen porque ambos las han hecho así.

«Esto es familia, y la familia tiene su propia categoría. Su categoría propia y única», dijo la persona.

Ivanka Trump
Jared Kushner

Ivanka Trump y Jared Kushner parecen haber tomado distancia del expresidente Donald Trump, pues ninguno de ellos se ha visto involucrado en sus planes más recientes, a pesar de no haber una disputa pública entre ellos.
La publicación Ivanka Trump y Jared Kushner se distancian del expresidente y de sus quejas constantes apareció primero en CNN.Feedzy