ANÁLISIS | La guerra más larga de Estados Unidos está terminando y deja a una nación preguntándose si valió la pena

(CNN) — La «guerra eterna» de Estados Unidos en Afganistán superó el mandato de tres comandantes en jefe de este siglo. Pero esta semana, Joe Biden se convertirá en el presidente que impone un cierre al papel de Estados Unidos en el sangriento e intratable conflicto.

Veinte años después de que los ataques del 11 de septiembre, planeados por al Qaeda desde suelo afgano, hundieran a Estados Unidos en un fracturado cementerio de imperios, la retirada de Estados Unidos se completará en unos días, dijeron varias fuentes militares a CNN. Hasta 1.000 soldados podrían permanecer para vigilar la embajada estadounidense en Kabul y proteger el aeropuerto, un salvavidas para el frágil Gobierno y sus Fuerzas Armadas que están destinadas a continuar librando la guerra perpetua que se libró antes de que Estados Unidos llegara y continuará después de que se vaya.

Pero la operación estadounidense, lanzada por el presidente George W. Bush cuando las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono estaban en ruinas, funcionalmente ha terminado.

En un sentido estratégico más amplio, la retirada subraya cómo la guerra contra el terrorismo, en la que los líderes estadounidenses y aliados insistieron en que sería el principio organizador de las relaciones internacionales durante las próximas décadas, se ha desvanecido como la prioridad dominante. Años de guerra en el extranjero socavaron la hegemonía de Estados Unidos y contribuyeron a la discordia interna que debilitó aún más su huella global. Una nueva era de competencia entre grandes potencias, marcada por el ascenso de China y la beligerancia de Rusia, ahora preocupa más a Washington.

Y la pandemia de covid-19 ha matado a cientos de miles de estadounidenses más que el terrorismo.

Después de años de bombardeos antiterroristas a gran escala, amargos combates terrestres, construcción de la nación, negligencia y luego nuevas decisiones de EE.UU., ofensivas de contrainsurgencia, negociaciones con los talibanes y una simple y sombría resistencia, EE.UU. se irá con muchos ciudadanos preguntándose por qué los estadounidenses todavía siguen en Afganistán.

A menos que las cosas realmente se deterioren en Kabul, no habrá escenas como los últimos helicópteros despegando del techo de la embajada de Estados Unidos en Saigón, después de la guerra de Vietnam. Este conflicto, que se prolongó tanto que algunos soldados estadounidenses que se desplegaron enviaron descendientes al mismo campo de batalla, está terminando en gran medida fuera de la vista del pueblo estadounidense. Pero al igual que en esa guerra prolongada anterior, no hay desfiles de la victoria, solo agotamiento, una serie de planes y ofensivas fracasados de Estados Unidos y un fuerte imperativo político de renuncia.

«No pedimos esta misión. Pero la cumpliremos», dijo Bush, en octubre de 2001.

Dos décadas después, muchos se preguntan si Estados Unidos cumplió esa promesa. Que esta sea una pregunta tan difícil de responder explica por qué fue una experiencia tan desgarradora para quienes lucharon y lideraron la guerra.

La salida silenciosa carece del drama y la resolución que impulsó la ofensiva relámpago de Bush contra los talibanes y al Qaeda. Sin embargo, es un momento importante en la historia de Estados Unidos. Los más de 3.500 estadounidenses y aliados muertos en la guerra, los muchos más mutilados física y mentalmente, y las decenas de miles de fuerzas de seguridad afganas y civiles que también murieron, merecen una rendición de cuentas.

Talibanes controlan cada vez más zonas en Afganistán 2:47

Un nuevo capítulo de EE.UU.

La salida de EE.UU. romperá uno de los vínculos finales con los tumultuosos años de las guerras de EE.UU. en el extranjero después de los ataques del 11 de septiembre, un período que sacudió el sentimiento de seguridad de la nación en su propio continente, desafió su reputación global y puso a prueba la Constitución.

Como presidente que está poniendo fin a la «guerra más larga» de Estados Unidos, Biden estará en la mira por estas respuestas y lo que sucederá a continuación. La guerra afgana se ha desvanecido de la conciencia pública hasta tal punto que no hay una gran oleada de demandas para irse. Pero poner fin a las guerras extranjeras ha sido una creencia que ha unido a los votantes de Donald Trump y a los progresistas.

Hay honor en ser el presidente que puso fin a todo. Pero el privilegio plantea la pregunta de si Biden está actuando con objetivos políticos o estratégicos.

Luego está la cuestión de si Estados Unidos tiene la responsabilidad de millones de afganos que prosperaron bajo su patrocinio de la democracia y que ahora enfrentan la perspectiva de una nueva era oscura bajo los talibanes feudales, que impide que las niñas vayan a la escuela entre otros terrores. De hecho, Washington está haciendo un esfuerzo apresurado para sacar a miles de traductores y otros afganos que ayudaron a las tropas estadounidenses.

Dentro de Afganistán, los talibanes están en marcha, asumiendo el control de distritos en todo el país. Hay temores reales de que el Gobierno caiga en lo que podría ser un duro golpe para el prestigio estadounidense. Si bien se espera que las fuerzas estadounidenses continúen las operaciones antiterroristas desde bases fuera del país, a algunos expertos militares les preocupa que tales ataques no sean tan efectivos como una presencia en el terreno. La operación de inteligencia de Estados Unidos deberá reconstruirse.

Sin embargo, todas las guerras extranjeras se basan en el consentimiento de la gente en casa. El motivo de la participación de Estados Unidos –luchar contra los terroristas allá en lugar de aquí, en una frase popular de la era Bush– es difícil de comprender para una nueva generación.

Biden, quien siempre fue uno de los guerreros menos entusiastas en la guerra contra el terrorismo en el extranjero como vicepresidente, canalizó esta desconexión cuando anunció la salida final de Estados Unidos en abril.

«Fuimos a Afganistán debido a un ataque horrible que ocurrió hace 20 años. Eso no puede explicar por qué deberíamos permanecer en 2021», dijo Biden a la nación desde el mismo lugar en la Sala de Tratados de la Casa Blanca, desde donde Bush lanzó operaciones de combate, hace 20 años.

Al Qaeda crece y se prepara para regresar 2:48

¿Valió la pena?

La cuestión de si la guerra valió la pena se ve distinta en la Sección 60 del Cementerio Nacional de Arlington, que tiene filas de muertos de las guerras posteriores al 11 de septiembre, que en los grupos de reflexión del ala oeste o de Washington.

Pero esos valientes estadounidenses que perecieron al principio de la guerra pueden no haber muerto en vano.

Para empezar, la guerra fue un éxito. Al Qaeda fue desmembrada en unas semanas. Los sueños de democracia se agitaron después de la derrota de los talibanes por parte de las fuerzas estadounidenses y de la Alianza del Norte, incluso si Osama bin Laden escapó para vivir otra década antes de que Estados Unidos finalmente tomara venganza en su escondite de Pakistán. Y los ataques terroristas subsiguientes a gran escala, temidos por los líderes estadounidenses hace dos décadas, nunca se materializaron.

Pero cuando administración de Bush desvió la atención hacia Iraq, la guerra languideció y los talibanes se reagruparon. A partir de entonces, se desarrollaron nuevas ofensivas estadounidenses y nuevos planes para construir fuerzas afganas, ninguno con gran éxito.

Los documentos confidenciales publicados por The Washington Post, en 2019, sugirieron que altos funcionarios estadounidenses no fueron sinceros con los estadounidenses sobre la guerra, haciendo evaluaciones optimistas que sabían que eran falsas.

El periódico informó que «los funcionarios estadounidenses reconocieron que sus estrategias de guerra tenían fallas fatales y que Washington desperdició enormes sumas de dinero tratando de convertir Afganistán en una nación moderna».

Durante años, Afganistán fue la guerra que Estados Unidos no podía permitirse librar, pero pensaba que no podía permitirse irse. Pero Biden tomó la decisión de cumplir con un compromiso anterior de Trump de irse este año.

«¿Cuándo será el momento adecuado para irse?», preguntó Biden en abril. «¿Un año más, dos años más, 10 años más? ¿US$ 10.000, US$ 20.000, US$ 30.000 millones más por encima del billón que ya hemos gastado?»

La mayoría de los dilemas que enfrentan los presidentes involucran malas decisiones.

Si el Gobierno afgano cae y hay un baño de sangre, estará bajo la guardia de Biden. Si los diplomáticos estadounidenses mueren en un ataque terrorista atribuido a la disminución de la seguridad en el país, se enfrentará a un desastre humano y político.

El peligro en el Afganistán posterior a Estados Unidos es agudo. El principal comandante estadounidense en el país, el general Austin Miller, dijo el martes a The New York Times que la guerra civil era una posibilidad real y «eso debería ser una preocupación para el mundo».

Desde la década de 1980, cuando Estados Unidos le dio la espalda a Afganistán y allanó el camino para el surgimiento de un refugio terrorista anárquico, después de armar a las fuerzas muyahidines para derrotar a las fuerzas soviéticas de ocupación, los expertos han advertido del peligro de ignorar al país. Los halcones de la seguridad nacional señalan la retirada del presidente Barack Obama de Iraq y el posterior ascenso de ISIS como otra advertencia.

El general retirado David Petraeus, un exdirector de la CIA que comandó las tropas estadounidenses en Afganistán e Iraq, dijo que no ve una amenaza para la patria en este momento. Pero advirtió en un evento de The Washington Post el lunes que el grupo no ha mostrado «señales de que vaya a cortar los lazos con al Qaeda».

El secretario de Estado, Antony Blinken, dijo en una entrevista con la RAI TG1, de Italia, el martes, que «al-Qaeda en Afganistán no representa actualmente una amenaza real para Estados Unidos, Italia o ninguno de los otros países».

El argumento de que EE.UU. necesita quedarse para evitar un nuevo refugio terrorista se ve socavado por el hecho de que los extremistas operan desde muchos Estados fallidos en todo el mundo y son objetivos de EE.UU. sin grandes guarniciones de tropas.

Esta lógica ayudó a Biden a concluir, en su discurso de abril, que Estados Unidos había logrado sus objetivos claros cuando fue a la guerra ya que Bin Laden está muerto y al Qaeda está degradada, antes de agregar: «Es hora de poner fin a la guerra eterna».

Barbara Starr, Nicole Gaouette y Kevin Liptak, de CNN, contribuyeron a este informe.

Afganistán

La «guerra eterna» de Estados Unidos en Afganistán superó el mandato de tres comandantes en jefe de este siglo. Pero esta semana, Joe Biden se convertirá en el presidente que impone un cierre al papel de Estados Unidos en el sangriento e intratable conflicto.
La publicación ANÁLISIS | La guerra más larga de Estados Unidos está terminando y deja a una nación preguntándose si valió la pena apareció primero en CNN.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver