Castigar físicamente a los menores puede empeorar su comportamiento y causarles un daño real, según estudio

(CNN)– El castigo físico no parece mejorar la conducta positiva o la competencia social de los menores a lo largo del tiempo, según una revisión de 69 estudios realizados en EE.UU., Canadá, China, Colombia, Grecia, Japón, Suiza, Turquía y el Reino Unido.La revisión, publicada este lunes en la revista Lancet, encontró que los castigos físicos como las nalgadas son «perjudiciales para el desarrollo y el bienestar de los menores», dijo la autora principal Elizabeth Gershoff, profesora de Desarrollo Humano y Ciencias de la Familia en la Universidad de Texas en Austin.

«Los padres les pegan a sus hijos porque creen que haciéndolo mejorarán su comportamiento», dijo Gershoff. «Por desgracia para los padres que pegan, nuestra investigación encontró pruebas claras y contundentes de que el castigo físico no mejora el comportamiento de los niños y, en cambio, lo empeora».

Los niños reaccionan peor tras el castigo

Para medir el impacto de las nalgadas y otros castigos físicos que los padres podrían elegir típicamente para disciplinar a un niño, la revisión excluyó los castigos verbales y los castigos físicos «severos» que se caracterizarían como abuso infantil.

Esto incluye acciones como «golpear a un niño con un objeto; golpear o abofetear en la cara, la cabeza o las orejas; lanzar un objeto a un niño (…) dar puñetazos; dar patadas; lavar la boca de un niño con jabón; tirar al suelo; ahogar; quemar; escaldar; y amenazar con un cuchillo o una pistola», dijo Gershoff.

Algunos estudios de la revisión encontraron resultados mixtos, con algunos efectos positivos y otros negativos asociados al castigo físico. Pero la mayoría de los estudios mostraron un impacto negativo significativo en varios aspectos.

El «apoyo más consistente», en 13 de 19 estudios independientes, fue que las nalgadas y otras formas de castigo infantil crearon más conductas problemáticas externas con el tiempo, dijo Gershoff, como «el aumento de la agresión, el aumento de la conducta antisocial y el aumento de la conducta disruptiva en la escuela».

El estudio encontró que los niños que fueron castigados físicamente se comportaron peor sin importar su sexo, raza u origen étnico.

Un estudio realizado en Colombia encontró que los niños pequeños que fueron castigados físicamente adquirieron «menos habilidades cognitivas» que los que no fueron castigados físicamente, encontró la revisión.

Siete de los estudios que Gershoff y su equipo revisaron examinaron la asociación entre la frecuencia del castigo físico y el comportamiento negativo de un niño a lo largo del tiempo. Cinco de los siete encontraron un «efecto dosis-respuesta», dijo.

«En otras palabras, a medida que aumentaba la frecuencia del castigo físico, también lo hacía su probabilidad de predecir peores resultados a lo largo del tiempo», dijo.

Algunos estudios de la revisión descubrieron que el castigo físico aumentaba los problemas de conducta y los signos del trastorno negativista desafiante, que se caracteriza por la presencia de berrinches, comportamientos contestatarios y desafiantes, rebeldía activa y resistencia a seguir las normas, rencor y venganza.

Palabras en vez de violencia: ¿cómo disciplinar a los niños? 1:16

Otro resultado fue que el castigo físico aumentaba el riesgo de que los niños sufrieran violencia o negligencia graves que pudieran desencadenar la intervención de los servicios de protección infantil.

Por último, la revisión encontró que cualquier resultado negativo del castigo corporal no se veía atenuado por el estilo de crianza. Cuatro de cinco estudios encontraron que un estilo de crianza general cálido y positivo «no amortiguaba el efecto del castigo físico en el aumento de los problemas de conducta».

Las nalgadas siguen estando permitidas en todo el mundo

Hasta 2017, alrededor del 63% de los niños de entre 2 y 4 años, es decir, unos 250 millones de niños, vivían en países que permitían los azotes y eran sometidos regularmente a castigos físicos por parte de sus cuidadores, según la UNICEF.

En Estados Unidos, los 50 estados dicen que es legal que los padres apliquen castigos físicos a sus hijos. Diecinueve estados todavía tienen leyes que permiten a las escuelas utilizar el castigo corporal durante la jornada escolar, aunque algunos distritos escolares de esos estados han prohibido esta práctica.

Se están produciendo algunos cambios. Un estudio publicado en abril reveló que el castigo físico disminuyó en Estados Unidos entre 1993 y 2017, en parte debido al cambio de actitud de los padres de la generación millennial y de la generación X, que parecen pegar menos a sus hijos que las generaciones anteriores.

Según el estudio, en 1993 el 50% de los padres declaraba haber pegado a sus hijos, pero en 2017 esa cifra se redujo al 35%. Sin embargo, esa cifra sigue siendo demasiado alta según los estándares de 2018 establecidos por la Academia Estadounidense de Pediatría, dijo el doctor Robert Sege, especializado en el estudio del maltrato infantil, en una entrevista previa.

El grupo de pediatras sugiere a los adultos que cuidan a los niños que utilicen «formas saludables de disciplina», como el refuerzo positivo de los comportamientos adecuados, el establecimiento de límites y la fijación de expectativas, y que no utilicen nalgadas, golpes, bofetadas, amenazas, insultos, humillaciones o actitudes denigrantes.

Pegarle a un niño por disciplina daña su cerebro

«Los padres nunca deben pegar a sus hijos y nunca deben utilizar insultos verbales que humillen o avergüencen al niño», dijo Sege, autor principal de la declaración de política sobre el castigo corporal de la Academia Estadounidense de Pediatría.

A nivel mundial, 62 países han prohibido el castigo físico de los niños en todos los ámbitos y otros 27 se han comprometido a hacerlo, según la Alianza Mundial para Acabar con la Violencia Contra los Niños. A pesar de este avance, «solo el 13% de los menores del mundo están plenamente protegidos por la ley contra todo tipo de castigo corporal», afirma el organismo, y 31 países siguen permitiendo los latigazos, los azotes y los bastonazos como pena por delitos cometidos por menores.

Los menores tienen derecho a la libertad y a la protección contra «los castigos corporales y otras formas de castigo crueles o degradantes, afirma la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño de 2006, y la Asamblea General de la ONU ha incluido la protección de los niños contra todas las formas de violencia como un «objetivo de desarrollo sostenible».

«Dada la alta prevalencia del castigo físico en todo el mundo, no hay tiempo que perder: todos los países deberían atender el llamamiento de la ONU para defender los derechos humanos de los menores y promover su bienestar prohibiendo el castigo físico en todas sus formas y en todos los entornos», escribieron Gershoff y su equipo.

Si las nalgadas no funcionan, ¿qué funciona?

La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda una serie de alternativas al castigo físico, como quitar los juguetes y privilegios y la antigua técnica del tiempo fuera.

Sege dice que las técnicas dependen de la edad del niño.

«Durante el primer año, lo que los bebés necesitan aprender es el amor», dijo Sege en una entrevista anterior, «mientras descubren sus nuevas habilidades, como llorar y ensuciar. Por eso, los padres deben distraerlos, dándoles otras cosas que hacer que sean menos molestas o levantándolos y llevándolos a otro lugar. Eso es todo lo que pueden hacer».

Cuando los bebés se convierten en niños pequeños y se empeñan en hacer cosas que uno no quiere, dice, la mejor técnica es aprovechar su necesidad de atención.

«Los niños pequeños ansían la atención de sus padres, así que utiliza eso a tu favor», dijo Sege. «Pon atención a las cosas que hacen tus hijos que son maravillosas; recompénsalos por ellas con elogios. Luego, cuando hagan algo que no te guste, ponlos en tiempo fuera y quítales la atención. Usa eso. Así es como funcionan los tiempos fuera».

A medida que los pequeños crecen, sugiere dejar que aprendan las consecuencias naturales de sus comportamientos.

«En lugar de resguardarlos, ayúdalos a aprender la lección, siempre y cuando no estén en peligro», dijo Sege. «Cosas como: ‘No has guardado tus juguetes, así que en lugar de jugar, tienes que limpiarlos antes de que podamos jugar’. Eso deja a los padres al margen».

Los adolescentes, dijo, también tienen que aprender a responsabilizarse de sus actos.

«Y eso se consigue llamándoles la atención sobre su comportamiento y sus consecuencias, y luego ayudándoles a resolver esas consecuencias».

«Es difícil porque requiere, al menos al principio, un nivel de atención y reflexión sobre lo que se está haciendo como padre», dijo Sege. «Ser padre no es fácil. Lo bueno es que nuestros hijos nos disculpan por los errores que cometemos».

Bienestar niños
Castigo
Nalgadas

Disciplinar a los menores mediante castigos físicos no resuelve el mal comportamiento de los niños, y puede hacer que actúen peor y afectar su desarrollo cognitivo, de acuerdo con una revisión de varios estudios.
La publicación Castigar físicamente a los menores puede empeorar su comportamiento y causarles un daño real, según estudio apareció primero en CNN.Feedzy