Juega con tus hijos. Es bueno para ti

(CNN) — Empezaré con una confesión. O tal vez sea una advertencia. Me gusta jugar con mis hijos. No juego con ellos todos los días, ni, de manera constante, todas las semanas. Pero cuando juego con ellos, suceden cosas en mi cerebro y en mi cuerpo, cosas positivas que contrarrestan la rigidez opresiva y la repetición de la vida adulta.

Esto sucede a través de todo tipo de juegos, incluidos los juegos de charadas para toda la familia, fingir que las plantas pueden hablar e improvisar sincronizaciones de labios y fiestas de baile.

Padres, lo mismo podría ser cierto para ustedes.

Hay muchas malas razones para jugar con tus hijos. No debería tratarse de perfeccionar la habilidad o lograr un resultado en particular, que de todos modos no es realmente un juego. O porque sientes la presión de ser un padre perfecto y un padre perfecto juega con sus hijos de forma regular. O porque te lo pidieron y te sientes culpable al decir «no». O porque tus hijos no pueden divertirse sin ti. Si ese es el caso, tal vez no juegues con tus hijos hasta que dominen el arte del juego independiente o entre hermanos.

Pero también existen buenas razones, que a menudo se pasan por alto en la cultura que le tiene fobia al ocio. El juego entre padres e hijos, cuando realmente atrae a los padres y se ajusta a su horario, puede hacer mucho bien a los adultos.

Definir «juego»

El juego no es una actividad en particular, sino un «estado del ser», explicó el psiquiatra Dr. Stuart Brown, fundador y presidente del National Institute for Play y autor de «Play: How it Shapes the Brain, Opens the Imagination, and Invigorates the Soul.» Nos involucra profundamente y nos da placer, altera nuestro sentido del tiempo y el lugar, y la experiencia es más importante que el resultado».

«La naturaleza nos ha diseñado para jugar de diversas formas», dijo. «Estamos hechos para jugar y estamos hechos por jugar».

El juego con los niños puede tomar muchas formas diferentes. Puede ser fácilmente identificable e incluir Legos, simulación, disfraces, deportes, videojuegos, juegos de mesa o rompecabezas. O puede ser un enfoque lúdico para una actividad que no siempre se considera divertida: hornear, hacer jardinería, regar las plantas o lavar a los perros. O es espontáneo: inventar canciones divertidas en el coche o hacer el tonto teniendo una pelea de almohadas en la cama un domingo por la mañana.

Todo esto es muy personal. La relación padre-hijo se compone de dos individuos con un conjunto distinto de deseos y rasgos de personalidad. El tipo de juego y la frecuencia de juego que funciona en una familia probablemente se verá diferente a lo que funciona para otra familia.

En este momento, cada uno de mis hijos tiene una forma favorita de jugar conmigo.

A mi hijo de 4 años le gusta imaginar que él es el papá y yo la bebé. Me acosté en el sofá –¡sí! No tengo que moverme– y él finge lavar los platos. De vez en cuando lo «interrumpo» con un problema que yo, la bebé, estoy teniendo. Disfruto elaborando los problemas, que van desde lo doloroso hasta lo absurdo. («Tengo miedo de que papá no regrese del trabajo». «Creo que un monstruo de escarcha me cubrirá de baba»). Aún más, adoro escuchar las soluciones que se le ocurren para solucionar mis problemas. («No te preocupes, bebé, el monstruo de escarcha es muy agradable y te dará baba para jugar. ¡Si se te pega, entonces puedes darte un baño!»)

Mi hijo mayor, de 8 años, y yo disfrutamos inventando historias juntos, lo que a veces hacemos mientras paseamos al perro. Recientemente, también hemos empezado a patinar sobre ruedas como familia, lo que, aparte de mi marido, exjugador de hockey, implica muchas pruebas y errores tontos.

A medida que los niños crecen, el juego puede parecerse más a vivir aventuras juntos.

Cuando los hijos de Laurel Snyder eran más pequeños, ella jugaba con ellos de formas más tradicionales e identificables: Legos, deportes y manualidades. Pero ahora que son adolescentes, el juego está menos estructurado y más sobre cultivar experiencias compartidas de sorpresa y asombro.

«El verano pasado, mientras estábamos encerrados, comenzamos a dar paseos nocturnos. Salíamos a la medianoche y bajábamos a un parque cerca de nuestra casa, explorábamos y escuchábamos a las cigarras», dijo Snyder, autora de libros para niños que cree que el juego es bueno para el proceso creativo. Recientemente, ha estado ensalzando las virtudes del juego para el proceso creativo en conferencias para otros autores de libros para niños.

«Sin la pandemia, nunca hubiéramos hecho eso», dijo. «Una vez que terminó el encierro y pudimos dar un paseo a una hora normal, descubrimos que nos encantaba hacer caminatas de medianoche. El mundo se siente diferente por la noche».

Los adultos necesitan más juego

Muchos adultos tienen una relación enfermiza con el tiempo. Nuestra obsesión colectiva por la productividad, el trabajo y la autooptimización nos ha dejado con esta sensación implacable de que siempre estamos detrás de la pelota, nunca haciendo lo suficiente. Peor aún, muchos de nosotros estamos convencidos de que esto es el resultado de un defecto de carácter más que un defecto social o estructural.

Hemos olvidado la magia transformadora del ocio y el juego.

«El juego nos obliga a preguntarnos: ¿Quién soy yo cuando no estoy compitiendo o ganando? ¿Qué hace mi cerebro?», dijo Snyder. «Es lo opuesto al bienestar comercial. Es lo que te ayuda a desconectarte, a saltar de la cinta de correr y a dejar de avergonzarte por no ser productivo. Para mí, se trata de aprovechar ese cerebro de 8 años, porque eso es la última vez no me preocupé por no ser lo suficientemente productiva».

¿Necesitas otra razón para jugar? Resulta que es bueno para ti: los investigadores han descubierto que el juego puede compensar parte de la ansiedad de nuestro ‘nunca es suficiente’. El juego puede ayudarnos a lidiar con el estrés y mejorar nuestro bienestar general.

«El juego para los adultos es absolutamente necesario si va a tener un sentimiento de optimismo para el futuro y mantener la elevación del estado de ánimo para una vida desafiante y exigente», dijo Brown, y agregó que, al igual que la falta de sueño, la falta de juego tiene resultados negativos a largo plazo.

«He estudiado el juego en profundidad durante años y creo que debe entenderse como un mandato de salud pública necesario para niños y adultos», dijo Brown. «Está en nuestra naturaleza, conservado a través de la evolución a lo largo del tiempo, y tiene mucho que ver con nuestra supervivencia social como especie. El juego nos ayuda a sentirnos conectados con nuestras comunidades y a aprender a cooperar unos con otros».

Brown cree que es posible que los padres descubran su lado lúdico reprimido durante mucho tiempo a través del juego con sus hijos, con algunas salvedades.

Los padres pueden querer crear algo de tiempo para el juego solo para adultos, lo que les ayudará a «introducirse en su propia naturaleza de juego, ser libres y dejar espacio para el caos y la variedad que es una parte importante del juego».

También pueden querer asegurarse de que los niños tienen la libertad y el tiempo libre para asegurarse de que sus hijos aprendan a jugar en sus propios términos. Esto debe suceder sin ninguna dirección brusca, ansiedad o expectativas de los padres o tutores.

Los niños son buenos para jugar

Para aquellos que desean más juego, pero simplemente no pueden deshacerse de sus demonios de eficiencia, un niño puede ser el mejor maestro.

La psicóloga Alison Gopnik es una experta en el desarrollo infantil que ha escrito mucho sobre lo importante que es el juego. «El juego es la firma de la infancia», escribió en su libro «The Philosophical Baby.» «Es una manifestación viva y visible de la imaginación y el aprendizaje en acción».

Mientras juegan, los niños rivalizan con los más grandes científicos en su capacidad para generar hipótesis tras hipótesis sobre, digamos, qué se puede hacer con una pelota de goma. Esos diminutos cerebros son plásticos y están hambrientos, ansiosos por comprender las posibilidades que los rodean.

Gopnik explora más a fondo esta idea en un artículo académico de 2020. Ella sostiene que los niños son mejores exploradores, o más propensos a probar nuevas ideas, mientras que los adultos son mejores explotadores, o utilizan el conocimiento y la experiencia para tomar la mejor decisión.

«Es posible que los adultos que se enfrentan a un entorno social o físico cambiante solo estén dispuestos a realizar pequeños cambios locales en las representaciones que ya han aprendido y que respaldan sus acciones y planes», escribió. «Los niños pequeños de la próxima generación, en contraste, pueden estar más dispuestos a considerar una variedad de esquemas de alto nivel para explicar los datos que ven, permitiéndoles eventualmente hacer predicciones más amplias y precisas».

Este viaje de la ineficiencia infantil a la eficiencia adulta tiene sus beneficios, pero algo puede perderse en el proceso. La eficiencia es la forma en que logramos pasar el día, pero también es la forma en que nos atascamos en el día, las semanas, los años. Es como empezamos a sentir que no estamos viviendo la vida, pero que la vida nos está viviendo a nosotros.

La eficiencia es también con lo que nuestra cultura contemporánea está obsesionada, lo que hace que sea aún más difícil liberarse y volver a nuestro yo libre, abierto y explorador.

¿El jugar con sus hijos solucionará todo esto? Probablemente no. Pero puede servir como recordatorio de que hay una parte de nosotros los adultos que es capaz de explorar, que anhela hacer el tonto y no ve el tiempo exclusivamente como algo que fácilmente se puede «perder».

Juega con tus hijos y se te recordará que la vida está llena de posibilidades. Es un placer, pero solo si logramos, realmente logramos, dejar ir todo lo demás: egos, preocupaciones y agendas.

¿Necesitas ayuda para empezar? Inspírate con la temporada de verano para empezar a jugar o sé específico con nuestras 100 formas de jugar este verano.

Elissa Strauss es colaboradora habitual de CNN, donde escribe sobre la política y la cultura de la crianza de los hijos.

Juego

Puede servir como recordatorio de que hay una parte de nosotros los adultos que es capaz de explorar, que anhela hacer el tonto y no ve el tiempo exclusivamente como algo que fácilmente se puede «perder».
La publicación Juega con tus hijos. Es bueno para ti apareció primero en CNN.Feedzy