¿Qué es la primera línea de las protestas en Colombia y qué es lo que piden?

(CNN Español) — El objetivo inicial de primera línea de defensa en las protestas antigubernamentales en Colombia fue repeler los ataques y la violencia por parte del Escuadrón Móvil Antidistubios (Esmad) a finales de 2019 contra los manifestantes y protegerlos.

«En ese momento empezamos a ver obviamente la represión que hubo en ese momento y se crea la primera línea defensiva, obviamente para defender a las personas que están manifestándose», le dijo a CNN en Español Pablo*, un joven de 23 años que hace parte del grupo Primera Línea Bogotá, un grupo de defensa de manifestantes creado hace dos años en las manifestaciones contra el gobierno de Iván Duque. Pablo es un seudónimo para identificar a este joven que no reveló su identidad por cuestiones de seguridad.

«Principalmente del Esmad, porque el Esmad no mira a dónde va disparar», dice él sobre a quienes protegen en las manifestaciones. «El Esmad le va disparando a todos y pues hay personas que están haciendo un plantón pacífico y pues llega y se despliega la represión. Entonces se hace para proteger a toda esa gente».

Primera línea Bogotá (Crédito: Cortesía de PLB para CNN)

En las últimas semanas los grupos de primera línea han estado en el centro de la atención en diferentes ciudades del país, especialmente en Bogotá y Cali, donde se les ha llamado a negociar con las autoridades para detener las manifestaciones.

Desde el inicio de las protestas manifestantes han denunciado violencia sistemática por parte de la fuerza pública, algo tanto el presidente de Colombia Iván Duque, como el Ministerio de Defensa y la Policía han rechazado. La organización Human Rights Watch denunció que la Policía de Colombia ha cometido «abusos gravísimos” en contra de los manifestantes durante las protestas y dijo que dichos abusos habrían ocasionado la muerte de al menos 20 personas.

¿Qué es la Primera Línea?

«La primera línea se crea como, uno, un símbolo de unión, como seguridad después de la muerte de Dilan Cruz», le dijo a CNN «Menticol», integrante de los escudos azules en 2019, otro grupo de primera línea. Dilan Cruz fue un manifestante que murió por un disparo en la cabeza por parte de un integrante del Esmad. El caso pasó, por orden de la Corte Constitucional, a la justicia ordinaria después de meses de estar en manos de la justicia penal militar.

Muerte de Dilan Cruz genera indignación en Colombia 1:57

«Nuestra primera línea se dedica a la defensiva, no a la ofensiva», agregó «Menticol», en 2019. «Cuando vemos que hay vandalismo de por medio nosotros no intercedemos porque nosotros no somos una autoridad».

El nombre de «primera línea» tiene que ver con que son los que están más cerca al Esmad cuando este está lanzando bombas aturdidoras o gases lacrimógenos contra manifestantes. Este tipo de grupos también surgieron en las manifestaciones de Chile o Hong Kong en años anteriores.

Pablo* es un joven de unos 20 años. Vive en Bogotá y tiene estudios técnicos de informática pero no un trabajo formal, por lo que vive del día a día. No reveló más de su identidad, ni si quiera el sector de Bogotá dónde vive, por cuestiones de seguridad, le dijo a CNN.

Explica vía telefónica que la primera línea no es un grupo cohesionado. Existen tantos de estos grupos en tantas ciudades como sea necesario. No es un grupo único y otros se identifican con el espíritu del mismo. Se pueden entender como grupos de personas que se reúnen en diferentes puntos del país para defender a los manifestantes si hay acciones violentas de la fuerza pública en las protestas.

«Aquí hay muchas primeras líneas en Bogotá, hay muchas. Entonces esas se vinieron a crear últimamente con este paro; este grupo de personas se empezó a articular y empezaron nuevas primeras líneas. Pero nosotros, Primera Línea Bogotá, no tenemos el control de esas líneas que se han creado», dice Pablo*.

La Policía de Bogotá custodia las instalaciones del Portal Américas, rebautizado por los manifestantes como «Portal de la Resistencia» en el suroccidente de Bogotá (Crédito: Primera Línea Bogotá para CNN).

Según el secretario de Gobierno de Bogotá, Luis Ernesto Gómez, se trata de un grupo muy heterogéneo con agendas diferentes.

«Existen unos con una formación política de un nivel, otros con muy baja formación política. Existen algunos con un nivel de radicalismo excesivo, otros más moderados que quieren construir», dijo a Red+ Noticias el pasado viernes.

Esto lo ratifica Pablo*, al decir que hay personas de diferentes clases sociales, de diferente formación —ricos, pobres, sin estudios hasta personas con altos estudios académicos— que se han unido a ellos para defender a los manifestantes.

El grupo tiene como objetivo contrarrestar la violencia de la fuerza pública en las manifestaciones y utilizan protección como escudos artesanales, casos, gafas, guantes, entre otros.

«Una caneca de basura o una lata cualquiera puede convertirse en un escudo para nosotros», dice, negando que tengan armas de fuego u otro tipo de armas no letales. Tampoco tienen un lugar para entrenamientos, ni formación militar o técnica para saber cómo desafiar las bombas aturdidoras, los gases lacrimógenos o a los policías mismos que tienen armamento no letal, según dijo.

Pero todas esas primeras líneas tienen un objetivo común:

«Si no hay quienes defiendan a los que protestan, luego no va haber quién proteste», dice él.

Testimonio de joven herido en protestas de Colombia 1:17

¿Qué pide la primera línea?

La primera línea en la ciudad Bogotá ha cobrado visibilidad en las últimas semanas, pues a pesar de que el Comité Nacional del Paro anunció el cese del paro nacional, la primera línea desconoció el liderazgo del Comité.

Pablo*, de Primera Línea Bogotá, dice que ellos no se sienten representados por ese comité porque ellos tienen «intereses políticos» (de cara a las elecciones), en cambio en primera línea no tienen líneas partidistas, ni obedecen a los lineamientos de líderes políticos reconocidos, como han señalado algunos.

Ellos mismos, dice Pablo*, no tienen líderes y cualquiera puede ser interlocutor ante medios de comunicación, ante la Alcaldía, en cualquier institución. Él mismo dice que no es líder de su grupo, sino solo integrante. «No tenemos líderes visibles. Cualquiera puede hablar», dijo.

Esta semana jóvenes de la primera línea presentaron un pliego de peticiones en el que, entre otros, piden que se les reconozca como actores políticos; que el Estado y los medios de comunicación pidan excusas por, según ellos, estigmatizar a los manifestantes como actores violentos; que se aceleren los procesos de investigación frente a los casos de «desaparición forzada» y detenidos; brindar atención en salud a las personas que han resultado heridas en el marco de las manifestaciones por parte de la fuerza pública y una mesa de conversación con el gobierno de Bogotá.

«Hacemos un llamado al gobierno distrital (de Bogotá), un diálogo que haga la diferencia, buscando salvaguardar la vida y no pasando por encima de ella», dijo un joven de uno de los tantos grupos de primera línea a medios de comunicación.

«Me preguntan si fue un error reunirme con integrantes de la Primera Línea viendo lo radicales y heterogéneos que son», escribió Luis Ernesto Gómez en Twitter. «Les respondo: Error es desistir de algo porque es difícil. Error es cerrar las puertas del diálogo en una sociedad que ya no se escucha».

Dos visiones sobre las protestas en Colombia 6:05

¿Qué dice el gobierno?

El 1 de julio la Alcaldía de Bogotá citó a los integrantes de la primera línea para iniciar los diálogos y atender sus necesidades.

La mesa está liderada por el secretario de Gobierno de Bogotá, Luis Ernesto Gómez; representantes del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y miembros de la Iglesia católica. La alcaldesa Claudia López dijo que la disposición de la administración local continúa.

«Lamento mucho que los jóvenes de primera línea rechacen y decidan no asistir a mesa de diálogo», escribió López. «Nuestra disposición continúa. Llevamos 4 semanas con PNUD, la iglesia y la Secretaría de Gobierno respetando sus tiempos y esperándolos. El diálogo respetuoso siempre será el camino».

Uno de los representantes de la primera línea les dijo a periodistas que ellos se reunirán con los representantes de la alcaldía en «el día, la hora que nosotros mismos coloquemos, que la primera línea diga» y no, según dijo uno de ellos, bajo una citación hecha a través de Twitter un día antes a negociar. Además dijeron que la alcaldesa dejó la «silla vacía» al no asistir a la mesa de diálogo.

«El mensaje es claro: no se va a negociar. Se exigen las cosas y punto».

«La alcaldesa nos citó y eso es una falta de respeto, que lleguemos acá con toda la disposición de la vida y ella nos deje con la silla vacía», dijo otra de las personas que acompañaba a los de la primera línea.

«Queremos hablar con la alcaldesa Claudia López, no con sus representantes», dijo Pablo* a CNN. «No es algo imposible, ella es la alcaldesa de Bogotá, no de otra ciudad, ni de otro país».

Según él, eligieron hablar con la alcaldesa porque tampoco tienen esperanzas de que el gobierno nacional los escuche. Y si bien reconoce que algunos integrantes de estos grupos pueden llegar a ser más radicales que otros, él defiende la intensión de diálogo que tienen para llegar a acuerdos con el distrito.

Miedo a represalias

Además de pedir educación gratuita de calidad, empleo, desmilitarización de la ciudad, ellos piden que no los conviertan en objetivo judicial por participar en las manifestaciones, según Pablo*. De hecho, una de las razones por las que no reveló su identidad, y ni siquiera cuántas personas son en su grupo, es porque hay mucho miedo de que las autoridades puedan capturarlos por el hecho de participar en las manifestaciones.

«Si se tratara de un montaje judicial, pues sería lamentable. Pero también nos pueden agarrar, golpearnos, perseguirnos», dice él, diciendo que hay mucho temor entre los jóvenes que temen que hasta los desaparezcan. Por eso, agrega, muchos de quienes hacen parte de las primeras líneas aparecen con sus rostros cubiertos, por temor a las represalias.

A los integrantes de primera línea los acusan de ser grupos armados, delincuentes disfrazados de «protectores», algo que ellos han negado, diciendo que lo que buscan es resguardar la seguridad de los manifestantes.

Continúan los diálogos

Luis Ernesto Gómez, secretario de Gobierno, insiste en la voluntad de diálogo de los jóvenes y dijo que a pesar de que la semana pasada algunos sectores más radicales decidieron «romper el espacio» al no ver a la alcaldesa en la mesa, sí hay «mayoritariamente lo que estaban allí estaban buscando soluciones».

Gómez dijo que no la fuerza pública no se retirará por el momento del Portal Américas, un sector en el suroccidente de Bogotá que ha sido protagonista de las protestas desde hace más de dos meses, pero que estaban prestos a buscar soluciones.

«Desde la alcaldía vamos a seguir trabajando en las localidades con los que quieran y a nivel distrital con los que quieran. Y con quienes no quieran construir, sino destruir, pues se verán enfrenados a la fuerza pública», puntualizó.

Se espera que esta semana continúen los diálogos entre los jóvenes de las primeras líneas con las autoridades locales de Bogotá.

Protestas en Colombia

La concepción inicial de la primera línea de defensa en las protestas antigubernamentales en Colombia fue repeler los ataques y la violencia por parte del Escuadrón Móvil Antidistubios, Esmad.
La publicación ¿Qué es la primera línea de las protestas en Colombia y qué es lo que piden? apareció primero en CNN.Feedzy