«Una tragedia más allá de toda tragedia»: el derrumbe de las Champlain Tower South en Miami fue una catástrofe en cámara lenta

(CNN) — Sara Nir estaba levantada hasta tarde, revisando su correo electrónico, cuando escuchó unos golpes que pasaron de un suave repiqueteo a un fuerte martillero y a un espantoso estruendo justo encima de ella, como si se hubiera derrumbado una pared en el piso superior de su vivienda.

Raysa Rodríguez dormía en su habitación del noveno piso cuando se despertó desorientada. El edificio se balanceaba «como una hoja de papel». Corrió al pasillo y descubrió que había sido empalado desde el suelo hasta el techo por una columna de hormigón; las puertas de los ascensores habían sido arrancadas, dejando al descubierto los huecos.

Cassie Stratton hablaba por teléfono con su marido, que se encontraba fuera de la ciudad, y miraba horrorizada desde el balcón de su cuarto piso cómo parte de la cubierta de la piscina que había debajo se desvanecía en un agujero.

La hermana de Stratton, Ashley Dean, dijo a John Berman, de CNN, que «le dijo que la piscina se estaba derrumbando, que el suelo temblaba y se agrietaba». «Tengo entendido que ella soltó un grito muy fuerte y el teléfono se apagó».

Para muchos residentes de las Champlain Towers South, el devastador derrumbe parcial de la estructura de 13 pisos en Surfside, Florida, en las horas previas al amanecer del 24 de junio se produjo de forma repentina y los dejó traumatizados, heridos o muertos en cuestión de segundos.

Cassondra Stratton y Mike Stratton.

Pero por lo que se sabe hasta ahora, el derrumbe de la torre se parece menos a un cataclismo que a una catástrofe en cámara lenta, que fue posible gracias a años de advertencias fallidas, mensajes contradictorios y acciones retrasadas, según los registros públicos, incluidos los correos electrónicos y los informes de inspección, así como los expertos que han hablado con la CNN.

«Esto es obviamente una tragedia más allá de toda tragedia, y parece que ha habido señales de preocupación», dijo Daniella Levine Cava, alcaldesa del condado de Miami-Dade. «Obviamente vamos a ser parte de la investigación, el condado va a hacer todo lo que esté en nuestro poder para asegurarse de que aprendamos de esto».

La catástrofe parece haber puesto de manifiesto algunas de las limitaciones de las asociaciones de condominios, que están formadas por dueños de apartamentos con intereses creados en la propiedad pero que rara vez poseen mucha experiencia en ingeniería estructural. Y ha planteado preguntas sobre si otras estructuras residenciales podrían estar en riesgo en el condado de Miami-Dade, donde el nivel del mar está subiendo, el aire salino es corrosivo y casi dos tercios de todos los edificios comerciales y de apartamentos son tan viejos o más viejos que el edificio de 40 años que se derrumbó, según un análisis de CNN de los registros del condado. Algunos han sido renovados o se les han añadido nuevas adiciones.

Sin duda, los expertos en construcción de Florida advierten que un derrumbe mortal no significa que otros edificios antiguos estén necesariamente en peligro.

«Puedes tener un edificio de 40 años que no tenga problemas y otro de 20 que sí los tenga, y todo se reduce a lo bien que se haya mantenido», dijo a CNN Peter Dyga, presidente del grupo comercial Associated Builders and Contractors.

«Probablemente vamos a exagerar. Pero es comprensible: la gente quiere un nivel de garantía de que su edificio es seguro».

Aun así, Gary Slossberg, presidente de la National Home Building and Remodeling Corporation, una empresa de construcción de Boca Ratón (Florida), dijo que el derrumbe es «una llamada de atención en muchos frentes» y que puede dar lugar a cambios en las leyes o reglamentos sobre la frecuencia de las inspecciones de edificios.

El verdadero número de víctimas del derrumbe, por supuesto, sigue enterrado entre los escombros. Las autoridades han confirmado la muerte de al menos 24 personas, además de 121 que no han sido localizadas.

Durante días, capas de angustia inminente se han extendido por las redes sociales, en las noticias de los periódicos y en los reportajes de televisión. El sitio web de recaudación de fondos GoFundMe tiene múltiples campañas destinadas a ayudar a las personas afectadas por la tragedia: una madre que espera noticias de su marido y su hijo, una joven que estaba pasando la noche con amigos, una pareja de recién casados «todavía desaparecidos en los escombros.»

«Rezamos por un milagro», dice un post.

«Tenemos la esperanza de que los encuentren», dice otro.

Nicole Ortiz recibió la noticia de que su hermana, su sobrino y su cuñado murieron en el derrumbe.

«No hay palabras para describir el dolor de un ser querido o la agonía de esperar si están vivos o no», dijo a CNN. «Cada hora, cada día es diferente. He gritado, casi me he desmayado, he llorado».

La alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, durante una conferencia de prensa el 29 de junio de 2021.

«Sea el primero en conseguir lo mejor de lo último»

Situada en una franja de la península, entre la bahía de Biscayne y el océano Atlántico, el acomodado pueblo de Surfside, de 5.600 habitantes, se enfrenta a su vecina más conocida, la ciudad de Miami Beach. Con 136 unidades, Champlain Towers South era un reflejo de la diversidad del Gran Miami: una mezcla de judíos ortodoxos, personas del norte en búsqueda de un clima cálido, extranjeros de toda América Latina, familias jóvenes y jubilados.

Los edificios Champlain Towers South -y una estructura hermana, Champlain Towers North- fueron terminados en 1981 por un consorcio de promotores que incluía a dos hombres de Canadá; uno de ellos, Nathan Reiber, era buscado en su país por evasión de impuestos, según el Hamilton Spectator de Ontario. Se declaró culpable en 1996 -15 años después de la acusación- y acabaría convirtiéndose en un destacado filántropo en Miami. Reiber murió en 2014, a los 86 años.

Cuando se levantó por primera vez, el edificio se anunciaba como una urbanización de lujo con balcones envolventes, impresionantes vistas al mar, piscina climatizada y servicio de valet para aparcar coches.  «Sea el primero en conseguir lo mejor de lo último», decía un anuncio en el Miami Herald en 1980.

En los últimos años, los precios de venta del edificio se han mantenido altos. Una semana antes de la catástrofe, un apartamento de tres habitaciones se vendía por 710.000 dólares, según la empresa inmobiliaria Redfin. El precio de la mayoría de los apartamentos osciló entre los 295.000 dólares (por una habitación en marzo de 2020) y los 980.000 dólares (por una de tres habitaciones un año después), indican los registros inmobiliarios.

Una mujer reza frente a fotos de las víctimas del derrumbe en un memorial improvisado.

En 2018, cuando los dueños de la torre se preparaban para su recertificación de 40 años -un estricto proceso de revisión de edificios promulgado tras el derrumbe en 1974 de un aparcamiento en la azotea de un edificio, en el que murieron siete personas en Miami- salieron a la luz problemas estructurales.

Morabito Consultants, la empresa de ingeniería contratada para llevar a cabo la revisión, observó «abundantes grietas y desconchados» en columnas, vigas y paredes de hormigón, «barras de refuerzo expuestas y deterioradas» y fallos en la impermeabilización bajo la cubierta y la entrada de la piscina que estaban causando «importantes daños estructurales».

Además, una foto tomada ese año por una empresa de ingeniería mecánica muestra una grieta en el borde de una viga que recorre la parte superior de la sala. Ingenieros y expertos consultados por CNN dijeron que parece que la misma grieta es visible en una fotografía de la sala de equipos de la piscina tomada pocos días antes del colapso – sólo que esta última foto, publicada por primera vez por el Miami Herald, muestra la grieta en condiciones mucho peores.

El informe de octubre de 2018, elaborado por el ingeniero Frank Morabito, no indicaba que la estructura estuviera en riesgo de colapso. Pero proporcionó a la asociación de condominios una estimación inicial de costos de US$ 9 millones para «reparaciones extensas y necesarias», incluyendo «grietas y roturas significativas en el concreto, que requerían reparaciones para garantizar la seguridad del residente y del público», dijo la compañía en un comunicado reciente.

Pero, en su momento, se dijo a los residentes que no se preocuparan.

Reparaciones crecientes y precios alarmantes: «Aquí es donde estamos ahora».

Aproximadamente un mes después de que Morabito publicara el informe, Mara Chouela, miembro de la asociación de propietarios, envió una copia del mismo al funcionario de la construcción de Surfside, Rosendo Prieto. Prieto acudió a la reunión ordinaria de la junta un par de días después y compartió su opinión profesional, diciendo que el edificio parece estar «en muy buena forma», según el acta de la reunión.

El año siguiente, 2019, parece haber estado marcado por los conflictos. En primer lugar, a principios de año, la construcción de un rascacielos de ultralujo vecino que empequeñecería a Champlain Towers provocó una serie de quejas de los residentes por el ruido, los escombros y los temblores.

Polvo y desolación deja la demolición de edificio colapsado 3:37

Una vez más, Chouela tomó cartas en el asunto y envió otro correo electrónico a Prieto en enero.

«Nos preocupa que la construcción junto a Surfside esté demasiado cerca», escribió, adjuntando fotos de equipos de construcción directamente frente a la pared de su edificio. Los trabajadores estaban «cavando demasiado cerca de nuestra propiedad y nos preocupa la estructura de nuestro edificio».

Prieto respondió en media hora.

«No tengo nada que verificar», escribió.

La razón era que la urbanización, Eighty Seven Park, estaba directamente al otro lado de la frontera que separa el pueblo de Surfside de la ciudad de Miami Beach, que discurre entre los dos edificios.

Prieto, que últimamente había estado trabajando en la ciudad de Doral, en Florida, ha sido criticado por sus comentarios sobre las Torres Champlain, y está de baja. Por «abundancia de precaución», la ciudad está revisando sus proyectos en Doral, según un comunicado del jueves. La portavoz de la ciudad, Maggie Santos, dijo el viernes que expertos con licencia estaban llevando a cabo una revisión interna del trabajo de Prieto. «A partir de este escrito no hemos encontrado discrepancias o indicios de mala conducta», dijo. Los múltiples intentos de la CNN por contactar con Prieto han sido infructuosos.

No se conoce ninguna evidencia de que la construcción del Eighty Seven Park, que tuvo lugar entre 2016 y 2019, haya contribuido al colapso.

Una parte del edificio se derrumbó en la madrugada del 24 de junio de 2021 en Surfisde, afueras de Miami.

«Estamos seguros de que la construcción de Eighty Seven Park no causó ni contribuyó al colapso que tuvo lugar en Surfside», dijo el grupo de desarrollo detrás en una declaración a CNN el martes.

A finales de año, la mayoría de los siete miembros de la junta directiva del condominio -incluyendo a Chouela- renunciaron en medio de luchas internas sobre las reparaciones necesarias que se detallaban en el informe de Morabito Consultants, según The Washington Post, citando las actas de la junta y otros registros de la misma.

Otra señal terrible surgió en el otoño de 2020. Morabito Consultants, la empresa de ingeniería estructural que había elaborado el informe dos años antes y que estaba trabajando en las reparaciones, dijo en una carta de octubre que había encontrado un deterioro «profundo» del hormigón cerca de la piscina y que no podía realizar mejoras debido en parte a las preocupaciones estructurales sobre la estabilidad.

Es más, para solucionar el problema, Morabito dijo que tendría que acceder al interior de la piscina, pero la piscina «debía permanecer en servicio mientras duraran los trabajos», dijo la empresa en su carta, dirigida a la presidenta de la asociación de propietarios, Jean Wodnicki, y al administrador de la propiedad, Scott Stewart.

En consecuencia, Morabito y un subcontratista se limitarían a retirar el hormigón suelto, según la carta, obtenida por la CNN y publicada por primera vez por USA Today.

Morabito Consultants no respondió a la petición de CNN de comentar la carta, pero ha defendido su trabajo en la torre en declaraciones anteriores. Los intentos de la CNN por contactar con Wodnicki y Stewart fueron infructuosos.

En abril, Wodnicki envió a los residentes una carta aleccionadora.

Foto aérea del derrumbe del edificio.

«Los daños observables, como los del garaje, han empeorado significativamente desde la inspección inicial», escribió Wodnicki en la carta del 9 de abril. «El deterioro del hormigón se está acelerando. La situación del tejado ha empeorado mucho, por lo que se han tenido que incorporar amplias reparaciones en el tejado.»

La carta también contenía otra mala noticia: Los costos de las reparaciones esbozadas en el informe de 2018 se habían hinchado de US$ 9 millones a US$ 15 millones. La junta aprobó una evaluación especial de US$ 15 millones para cubrir las reparaciones. Para cada propietario, esto se tradujo en un costo de al menos US$ 80,000. Los pagos mensuales iban a comenzar el 1 de julio.

«Muchas de estas obras podrían haberse hecho o planificado en años anteriores», decía la carta de Wodnicki. «Pero aquí es donde estamos ahora».

Isabel Agüero, propietaria junto a su marido de un piso 11 en la parte del edificio que siguió en pie tras el derrumbe parcial, fue una de las residentes que optó por un pago mensual para ayudar a aliviar el impacto de los costos de reparación. El 23 de junio, presentó la documentación para hacerlo, según dijo a la CNN.

A la mañana siguiente, alrededor de la 1:20, dos tercios del edificio se derrumbaron.

Surgen pistas en las partes bajas del edificio

Aunque se espera que la investigación forense lleve meses, los ingenieros sospechan que el origen del problema estaba en la base del edificio, quizá cerca de la cubierta de la piscina, donde se había señalado una impermeabilización deficiente en el informe de Morabito de 2018.

Una foto de 2018 muestra daños en la estructura del Champlain Towers South.

Los veraneantes de un edificio contiguo a Champlain Towers South grabaron un vídeo del condenado edificio minutos antes de que se derrumbara. La grabación, facilitada a CNN, muestra escombros y agua entrando a borbotones en el garaje subterráneo, una zona que, según el informe, necesitaba reparaciones.

Varios ingenieros dijeron a la CNN que es posible que una multitud de factores coincidieran para provocar el punto de ruptura inicial, que pareció desencadenar una secuencia compuesta de fallos estructurales, haciendo que los pisos cayeran, o «panquequearan», unos sobre otros.

«A menos que sea un avión o una bomba lo que se sepa que desencadenó todo esto, a veces no se puede reducir a una sola causa», dijo a la CNN Allyn Kilsheimer, el ingeniero estructural contratado por la ciudad de Surfside para identificar la causa del derrumbe. «A veces… no tenemos suficiente información para decidir entre X, Y y Z, así que es alguna combinación de X, Y y Z», dijo. «Pero no sabes con qué vas a terminar hasta que finalizas todo el estudio».

Gregg Schlesinger, contratista y abogado con sede en Fort Lauderdale, Florida, que se dedica al diseño de construcciones, dijo que el foco de cualquier investigación debe estar en las columnas, las vigas y la losa de los cimientos del edificio.

«¿Falló el edificio estructuralmente? Sí. ¿De qué se compone la estructura? De hormigón y acero», dijo. «¿Falló eso? Sí. ¿Por qué falló? Había partes dañadas. ¿Qué partes? En las imágenes (del informe de 2018), definitivamente vemos una columna que está estructuralmente comprometida».

Otros señalaron que la proximidad del edificio al Océano Atlántico, con su corrosiva agua de mar, aumenta las posibilidades de desprendimiento, en el que el acero reforzado dentro del hormigón comienza a oxidarse.

Vista aérea de la playa de Surfside.

«He visto por toda la costa cientos de edificios con problemas de hormigón», dijo Greg Batista, especialista en proyectos de reparación de hormigón. «Si no se mantiene, ya sea un problema de hormigón o de asentamiento -puede ser un puente, puede ser un edificio, puede ser una presa o un dique- este tipo de cosas ocurren si no se atiende».

Un estudio realizado el año pasado demostró que Champlain Towers South se hundía a un ritmo de unos 2 milímetros al año entre 1993 y 1999. El profesor que realizó el estudio, Shimon Wdowinski, del Instituto de Medio Ambiente de la Universidad Internacional de Florida, dijo a la CNN que Champlain Towers South era el único edificio de la zona que se hundía.

Sin embargo, otros edificios situados en los humedales de la cercana Miami Beach se hundían a un ritmo más rápido, «por lo que no pensamos que fuera algo inusual», dijo. Wdowinski dijo que, aunque el hundimiento por sí solo probablemente no causara el colapso del condominio, podría haber sido un factor que contribuyera.

Una oleada de demandas que exige rendición de cuentas

La tragedia ya ha provocado al menos cinco demandas.

A principios de esta semana, la familia del residente Harold Rosenberg, que sigue en paradero desconocido, demandó a la asociación de propietarios y nombró a Morabito Consultants como acusado. La demanda culpó a la empresa por no haber realizado una revisión más exhaustiva en 2018 y por no certificar el edificio como seguro «para seguir siendo ocupado.» La demanda acusaba a la empresa de «un aparente intento de lavar sus fallos» al presentar algunos papeles solo después de que el edificio se derrumbara.

La compañía defendió sus acciones en una declaración a la CNN, que decía, en parte: «Morabito Consulting hizo su trabajo, tal y como ha hecho durante casi cuatro décadas, proporcionando asesoramiento y servicios de ingeniería estructural expertos. Y seguirán trabajando con las autoridades investigadoras para entender por qué falló esta estructura, para que un evento tan catastrófico no pueda volver a ocurrir.»

El edificio Champlain Towers South, a la derecha.

Otras tres demandas han apuntado a la asociación de propietarios.

En un comunicado el viernes, la asociación de propietarios dijo que las causas del colapso tomarán tiempo para entenderse. La asociación también dijo que los miembros de su junta directiva que sobrevivieron apoyan el nombramiento de un administrador judicial independiente para supervisar el proceso legal y de reclamaciones.

«Sabemos que las respuestas llevarán tiempo como parte de una investigación exhaustiva y seguiremos trabajando con los funcionarios municipales, estatales, locales y federales en sus esfuerzos de rescate y para entender las causas de esta tragedia», dijo.

Una de las demandas contra la asociación fue presentada por Steven Rosenthal, quien, según los documentos judiciales, era propietario de una unidad en el edificio y se encontraba junto a la torre cuando ésta se derrumbó. Rosenthal respiró polvo «que hizo quién sabe qué al sistema inmunológico», dijo su abogado, Bob McKee, a la CNN.

Se presentó una demanda colectiva contra la asociación en nombre de Raysa Rodríguez, la mujer que se despertó desorientada tras el derrumbe y corrió al pasillo del noveno piso para encontrar el edificio en ruinas.

Familiares y vecinos participan de una vigilia en honor a las víctimas, el 28 de junio de 2021.

En la presentación judicial, Rodríguez -que, según el documento, estaba a punto de terminar de pagar su hipoteca- describió la desgarradora escena con todo lujo de detalles.

«Llamé a las puertas de varios vecinos, sin respuesta», dijo. «Corrí hacia la salida, abrí las puertas que daban a la escalera exterior y vi la devastación. El lado de la playa de Champlain se había derrumbado, se había hundido. Grité de horror».
Rodríguez dijo que la voz de una mujer gritó desde los escombros.

«Decía: ‘¡Por favor, ayúdenme! ¡Por favor, ayúdenme! No me dejen aquí'». dijo Rodríguez. «No podía verla. No había luces. Todavía estaba en pijama. Entré corriendo y me vestí».

Rodríguez bajó las escaleras con cautela junto a tres vecinos: una madre y su hijo de 10 años, que sostenía un cachorro, y una mujer de 80 años que utilizaba un andador.

Con información de Daniel A. Medina, Yahya Abou-Ghazala, Jeffrey Winter, David Shortell, Kristen Holmes, Francesca Giuliani-Hoffman y Eliott C. McLaughlin.

El devastador derrumbe parcial de un edificio en Miami dejó al momento un saldo de 24 muertos y 121 desaparecidos. Pero por lo que se sabe hasta ahora, el hecho se parece menos a un cataclismo que a una catástrofe en cámara lenta, que fue posible gracias a años de advertencias fallidas, mensajes contradictorios y acciones retrasadas.
La publicación «Una tragedia más allá de toda tragedia»: el derrumbe de las Champlain Tower South en Miami fue una catástrofe en cámara lenta apareció primero en CNN.Feedzy