ANÁLISIS | La próxima tragedia de covid-19 en Estados Unidos puede seguir líneas partidistas

(CNN) — El presidente Joe Biden enfrenta su misión más difícil hasta ahora en la lucha para librar a Estados Unidos del covid-19: despolitizar la pandemia.

Con datos médicos y encuestas que muestran que los republicanos y los ciudadanos de los estados conservadores tienen menos probabilidades de vacunarse, el presidente debe encontrar nuevas formas de ganarse a una audiencia que está predispuesta a no escucharlo a medida que se profundizan los temores de los atroces focos regionales de enfermedad.

Su tarea es complicada, y se subraya la necesidad de un enfoque de base más amplio de la Casa Blanca, por el hecho de que después de meses de desinformación y mentiras sobre una elección robada, millones de partidarios del expresidente Donald Trump no creen que Biden debería estar en la Casa Blanca.

La pregunta de por qué algunos estadounidenses son tan reacios a vacunarse, un proceso que obstaculiza las esperanzas de llevar el virus a una retirada total, está provocando una creciente frustración en el gobernador de uno de los estados más conservadores de la unión: el republicano Jim Justice de Virginia Occidental.

«Si estás en Virginia Occidental y no estás vacunado hoy, ¿cuál es el inconveniente?», preguntó Justice durante una sesión informativa televisada el martes.

«Si todos estuviéramos vacunados, ¿no crees que moriría menos gente? Si no estás vacunado, eres parte del problema y no de la solución».

Biden, que acababa de declarar en el feriado del 4 de julio que habían terminado los días más oscuros de la crisis, intentó el martes un enfoque moderado de las reservas de vacunas, reconociendo que cualquier sugerencia de compulsión por parte del alto funcionario del gobierno sería contraproducente. Gentilmente sugirió que la variante delta más transmisible, que ahora representa más de la mitad de los casos en Estados Unidos, debería hacer que «lo piensen dos veces» antes de rechazar una vacuna altamente eficaz.

El presidente no intimidó ni condenó a los escépticos de las vacunas, sino que jugó con las fibras de sus corazones, apelando a su deseo de proteger a la familia, los amigos y el país, advirtiendo que aquellos que se saltaban la vacuna seguían en gran riesgo.

«Por favor, vacúnense ahora. Funciona. Es gratis. Y nunca ha sido más fácil, y nunca ha sido más importante. Háganlo ahora por ustedes y las personas que les importan; por su vecindario, por su país», dijo Biden, mientras implementaba una estrategia de EE.UU. rediseñada para llegar a aquellos que aún no se vacunaron, que incluirá un mayor énfasis en los médicos de atención primaria y los pediatras.

«Suena cursi pero hacerlo es algo patriótico», dijo el presidente.

El mapa de la vacunación se parece al mapa político

Biden tiene algo de capital político para gastar después de administrar el despliegue exitoso de las vacunas de covid-19 y mientras hace que el país deje de combatir activamente la pandemia con medidas como el uso generalizado de máscaras, el cierre de negocios y distanciamiento social, para aprender a convivir con el virus en niveles más bajos.

Una nueva encuesta del Washington Post-ABC News encontró que más de 6 de cada 10 estadounidenses aprueban la forma en que manejó la crisis, validando su decisión de anclar su presidencia con la promesa de devolver el país a la normalidad.

Pero, como es habitual en una nación polarizada, la encuesta mostró un enorme abismo en la percepción de su desempeño entre los republicanos (solo el 8% de los cuales aprueba el trabajo general que está haciendo) y los demócratas. Y lo más preocupante para la causa de poner fin a la pandemia, la encuesta reveló un abismo en las actitudes hacia las vacunas que ayuda a explicar por qué Biden no alcanzó la meta de que al menos el 70% de los estadounidenses reciban una dosis de la vacuna antes del feriado del Día de la Independencia.

Las encuestas mostraron que el 86% de los demócratas han recibido al menos una dosis de la vacuna de covid-19, en comparación con solo el 45% de los republicanos. Y el 38% de los republicanos dicen que definitivamente no recibirán ninguna dosis de vacuna.

Además, en los 10 estados donde los casos de covid-19 aumentaron más del 10% en la última semana, según cifras de CNN, ocho tienen gobernadores republicanos.

Hay muchas razones por las que alguien puede optar por no vacunarse. Las personas en las áreas rurales, que a menudo votan por los republicanos, que no han visto grandes brotes de covid-19 y que viven lejos unos de otros pueden no ver la necesidad. A las personas más jóvenes se les ha dicho que corren un riesgo menor, aunque eso puede estar cambiando con la variante delta. Ese bloque de población está cada vez más en la mira de la Casa Blanca. Otros estadounidenses pueden estar esperando que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) actualice su aprobación de emergencia de las vacunas de covid con la autorización completa.

Una realidad inquietante

Pero un hecho desgarrador, arraigado en el distanciamiento político interno de la nación, está surgiendo, con casi 160 millones de estadounidenses completamente vacunados y las muertes han disminuido en un 90% desde enero, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Más del 99% de las muertes por covid-19 en junio se produjeron en personas no vacunadas, afirmó el domingo el principal especialista en enfermedades infecciosas del país, el Dr. Anthony Fauci. Eso significa que todas menos una pequeña proporción de esas víctimas deberían seguir vivas, y cada dosis que se administre a partir de ahora puede salvar vidas. Además, y a medida que las tasas de covid-19 aumentan nuevamente después de meses de progreso, los nuevos datos muestran que los estados con tasas bajas de vacuna tienen casi el triple de la tasa de nuevos casos de covid-19, según la Universidad Johns Hopkins.

Otros datos de la universidad que coinciden con los resultados de las elecciones de 2020 muestran que 15 de los 16 estados con el porcentaje más bajo de residentes completamente vacunados fueron ganados por Trump. Y Biden ganó 19 de las 20 batallas electorales clasificadas por el porcentaje más alto de población que está completamente vacunada. Compartió el estado 20 –Maine– con Trump, ganando tres votos electorales frente a su oponente.

Entonces, si bien el argumento de que es más probable que los demócratas se vacunen que los republicanos ignora algunos matices, y hay consideraciones médicas, demográficas y económicas en juego, la evidencia sugiere fuertemente que las inclinaciones políticas son un determinante importante de las actitudes ante las vacunas.

El exdirector de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades el Dr. Thomas Frieden hizo hincapié en una aparición en «Fox News Sunday», cuando destacó que las vacunas se desarrollaron durante la administración Trump, en un aparente momento de acercamiento a los conservadores.

Hay cada vez más indicios en tiempo real de un trasfondo político en la lucha contra el covid-19.

Virginia Occidental, muy pro-Trump, por ejemplo, tuvo un rápido comienzo en la carrera de las vacunas. Pero desde entonces se ha desacelerado, a pesar de ofrecer incentivos como loterías para que las personas reciban sus vacunas y ahora solo el 35% de su población está completamente vacunada, según las cifras de la Universidad Johns Hopkins.

Justice explicó lo que eso significa en términos humanos.

«Tenemos una lotería que básicamente dice, si estás vacunado, te daremos cosas. Tienes otra lotería en marcha: es la lotería de la muerte», dijo Justice en ABC «This Week» el domingo.

El gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, también le dijo a Dana Bash de CNN en «State of the Union» el domingo que razones políticas y culturales estaban obstaculizando el esfuerzo de la vacuna en el estado natural.

«En un estado rural en un estado conservador, hay vacilación y uno está tratando de superar eso», admitió Hutchinson.

Desde el comienzo de la pandemia, el coronavirus ha poseído una capacidad casi asombrosa para ampliar las divisiones políticas estadounidenses, un proceso exacerbado por políticos como Trump, que desplegaron sospechas sobre el gobierno y la ciencia entre sus votantes para su propia ventaja política.

El acto básico de usar máscaras, el distanciamiento social y las restricciones introducidas por los gobiernos federales, estatales y locales chocaron con el escepticismo estadounidense de la autoridad y el credo genético de la libertad individual de la nación. Sin embargo, en una pandemia, la falta de voluntad de una parte de la población para vacunarse finalmente afecta a todos los demás, ya que amplía la reserva viral que podría llevar a que las vacunas eviten variantes y también podría poner un techo a la actividad económica si se requiere un nuevo distanciamiento social. Para Biden, esta es también una cuestión política, dada la importancia de relanzar el país a las esperanzas electorales de mitad de período de los demócratas.

Trump socavó la ciencia

Quien haya estado en la Oficina Oval, la preferencia nacional por el individualismo sobre el altruismo ha sido una complicación única de la respuesta de Estados Unidos a la pandemia, en comparación con algunas naciones europeas y asiáticas donde la gente tiene una cosmovisión más comunitaria.

Y, en muchos sentidos, la vena independiente de Estados Unidos y la desconfianza del poder centralizado es una fortaleza distintiva de una nación fronteriza nacida en una revolución que ha construido lo que hasta ahora es la economía más poderosa jamás vista.

Pero Trump, que ejerce una gran influencia entre los conservadores de base, socavó repetidamente los mensajes de salud pública, en un aparente esfuerzo por galvanizar a sus principales partidarios antes de las elecciones de 2020.

Incluso cuando anunció nuevas pautas federales que recomendaban que los estadounidenses usaran máscaras en lugares públicos en abril de 2020, el entonces presidente dijo que no las seguiría. «Simplemente no quiero usar una yo mismo», dijo Trump, y pasó los meses siguientes desobedeciendo abiertamente las pautas de salud pública mientras realizaba eventos súperpropagadores durante su fallida campaña de reelección.

La presión de Trump para que los estados conservadores reabrieran el verano pasado reconoció el terrible número de cierres que afectaron la economía de la noche a la mañana. Pero también probablemente causó muchas muertes que podrían haberse evitado con el aumento del covid-19.

Las posibilidades de que los estadounidenses conservadores aún reacios a vacunarse escuchen tardíamente a los funcionarios de salud pública se ven socavadas aún más por el asalto a Fauci por parte de Trump, sus acólitos y los medios de comunicación de derecha.

El funcionario veterano, que ha servido a las administraciones republicana y demócrata durante décadas, está siendo acusado sin evidencia de encubrir a China en medio de un debate sobre si el covid-19 se produjo de forma natural o se escapó de un laboratorio de virología en Wuhan.

La campaña parece diseñada para reescribir la historia del mal manejo de la crisis por parte de Trump y la muerte de cientos de miles de estadounidenses bajo su mando mientras contempla un regreso político.

Pero cuando el país deja atrás un verano que restauró muchas libertades prepandémicas, sería una cruda, aunque predecible, tragedia si pudiera predecirse el número creciente de muertes en invierno con solo revisar el mapa electoral.

Covid-19

El presidente Joe Biden enfrenta su misión más difícil hasta ahora en la lucha para librar a Estados Unidos del covid-19: despolitizar la pandemia.
La publicación ANÁLISIS | La próxima tragedia de covid-19 en Estados Unidos puede seguir líneas partidistas apareció primero en CNN.Feedzy