ANÁLISIS | La pandemia puede haber mejorado, pero no ha terminado

(CNN) — Cuatro días después de que el presidente Joe Biden declarara que los días más oscuros de la pandemia habían terminado, Estados Unidos se enfrenta a una serie de desafíos que indican que está lejos de liberarse del covid-19.

Una y otra vez, mientras que con el distanciamiento físico, las familias se han visto obligadas a mantenerse separadas y la agitación económica ha golpeado la moral, la nación ha demostrado que está lista para que termine la pesadilla. Pero el virus no funciona en itinerarios humanos o políticos. Ahora hay señales de advertencia de que se avecinan días preocupantes, que amenazan con escalar las tensiones políticas de un período que ha desgarrado amargas divisiones ideológicas.

Todo se suma a un problema grave para la Casa Blanca, que ha promocionado su competencia en la gestión del despliegue de la vacuna y el manejo de la crisis de covid que heredó.

El jueves, Pfizer informó que la protección de su vacuna parecía estar disminuyendo con el tiempo y que estaba desarrollando un refuerzo que debería tomarse entre seis y 12 meses después de que los receptores recibieran su segunda dosis, para restaurar la efectividad total. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) y la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) siguieron ese anuncio con uno propio, en un esfuerzo por asegurarles a los estadounidenses que aún no necesitan recibir vacunas de refuerzo y que esas agencias tomarán la decisión sobre cuándo o si se necesitan esas dosis.

La buena noticia es que la vacuna todavía tiene una tasa extraordinariamente alta de prevenir enfermedades graves y la muerte. Por lo tanto, el milagro de las vacunas contra el covid-19 permanece intacto, ya que durante mucho tiempo se esperaba que se necesitaran refuerzos. Pero el último desarrollo sugiere que será imperativo extender un enorme esfuerzo de vacunación del Gobierno en el futuro.

Eso complicará aún más la tarea que enfrenta la Casa Blanca en un momento en el que millones de estadounidenses escépticos se resisten a una primera ronda de vacunas a pesar del éxito del despliegue de la vacunación.

«Es difícil imaginar que podamos inmunizar de 200 a 300 millones de personas cada año contra esto», dijo el Dr. Zeke Emanuel, exasesor de Políticas de Salud del presidente Barack Obama, a Wolf Blitzer, de CNN.

«Eso sería un gran desafío. Ya estamos teniendo dificultades para inmunizar a la gente en Estados solo durante la primera ronda; imagínese tener que hacerlo todos los años».

Cada vez hay más datos que muestran que la vacilación ante las vacunas se encuentra desproporcionadamente en los estados que votaron a los republicanos en las últimas elecciones, lo que subraya la dificultad que tiene la Casa Blanca demócrata para aumentar las tasas de vacunación. Mientras tanto, un grupo de puntos calientes en el sur y suroeste de EE.UU. amenazan no solo con aumentar los casos entre las personas desprotegidas, sino también con actuar como caldo de cultivo para nuevas variantes que podrían comprometer la efectividad de las vacunas existentes.

Casos en aumento en casi la mitad de los estados

En otra señal de la amenaza duradera de la pandemia, la rápida propagación de la variante delta del nuevo coronavirus ha revertido una disminución generalizada de casos, con 24 estados que ahora sufren tendencias al alza. Las propiedades más transmisibles de la variante significan que es aún más peligrosa para los no vacunados que las encarnaciones anteriores del virus.

Dado el aumento de casos en el verano boreal, a los expertos les preocupa que los meses más fríos de otoño e invierno puedan ver un aumento adicional en los casos, las muertes y la sobrecarga del ya agotado personal del hospital. Si bien una nueva crisis nacional sigue siendo poco probable, los brotes regionales severos podrían reavivar la necesidad de confinamientos, uso de mascarillas y distanciamiento físico, y traer todas las tensiones políticas que vienen con tales medidas.

«Para fines del verano, principios del otoño [en el hemisferio norte], algunos de esos lugares con tasas de vacunación muy por debajo del promedio estarán en modo de aumento total», dijo el Dr. Jonathan Reiner, profesor de Medicina en la Universidad George Washington, a John King, de CNN, en «Inside Politics». «Otras partes de Estados Unidos no parecerán más en una pandemia».

La idea de que las motivaciones políticas podrían estar dictando la renuencia a las vacunas es aún más trágica debido a la eficacia estelar de las vacunas.

La directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky, dijo el jueves en una sesión informativa sobre covid-19 en la Casa Blanca que «el 99,5% de las muertes por covid-19 en Estados Unidos se produjeron en personas no vacunadas».

«Esas muertes se pudieron prevenir con una simple y segura inoculación», dijo Walensky.

Las percepciones de que millones de votantes republicanos están arriesgando lo que el gobernador republicano de Virginia Occidental, Jim Justice, llama una «lotería de la muerte», recibió una nueva credibilidad gracias a un nuevo informe publicado el jueves por la Kaiser Family Foundation, que mostró una discrepancia cada vez mayor en las tasas de vacunación entre los condados que votaron por Biden y los que votaron por el entonces presidente republicano Donald Trump, en noviembre pasado.

En abril, la zona Trump tenía una tasa promedio de vacunación del 20,6%, en comparación con el 22,8%, en el territorio de Biden. En julio, las tasas correspondientes se situaron en 35% y 46,7%, respectivamente, un salto de 9,5 puntos porcentuales en la brecha.

El mensaje de estos datos es claro: las esperanzas de la nación de erradicar el covid-19 pueden depender cada vez más de la voluntad de los republicanos de cambiar de opinión sobre las vacunas.

Este grupo es el que tiene menos probabilidades de estar convencido por los llamados de Biden para tomar la iniciativa y tiene una desconfianza arraigada en el Gobierno. También es más probable que se vea influenciado por información errónea sobre el programa de vacunas que prolifera en los medios conservadores y en las redes sociales.

Padres también son víctimas de movimientos antivacunas 1:04

Biden pide a los vacilantes que se vacunen

La Casa Blanca ha anunciado nuevos enfoques para llegar a aquellos que no están dispuestos a vacunarse, incluida una mayor dependencia de los médicos generales y pediatras para llegar a los jóvenes mayores de 12 años, que son elegibles para vacunarse. También ha enviado equipos de respuesta rápida a áreas donde el virus está particularmente extendido y donde la renuencia a las vacunas es alta.

En los últimos días, funcionarios, incluidos Biden y el principal especialista en enfermedades infecciosas del Gobierno, el Dr. Anthony Fauci, han estado en televisión pidiéndole a la gente que se vacune.

«Por favor, vacúnate ahora. Funciona. Es gratis. Y nunca ha sido más fácil y nunca ha sido más importante», dijo Biden el martes.

«Hazlo ahora, por ti y las personas que te importan; por tu vecindario; por tu país. Suena cursi, pero es algo patriótico».

Pero algunos expertos en salud pública ahora piensan que podría ser necesario un enfoque más coercitivo, incluso si la más mínima sugerencia de obligar a vacunarse encendería la opinión conservadora. Los republicanos de derecha pro-Trump como las representantes Marjorie Taylor Greene, de Georgia, y Lauren Boebert, de Colorado, ya han comparado esta semana a los equipos de vacunación de Biden con los nazis.

La Dra. Leana Wen, excomisionada de Salud de Baltimore, dijo a CNN el jueves que la administración debería intentar cambiar su tono y comenzar a enfatizar que la vacunación colectiva en entornos personales y profesionales representa la mejor ruta para mantenerse saludable.

«El Gobierno federal debe tener claro que las vacunas no son solo para el individuo en este momento. Parece haber este mensaje proveniente de la administración de Biden de que si estás vacunado, estás protegido», dijo, y señaló que esa línea no tiene en cuenta a las personas que permanecen inmunodeprimidas o la posibilidad de infecciones disruptivas.

Tal ajuste podría convencer a más empresas, escuelas y lugares de trabajo para que implementen sus propios mandatos de vacunas y para alentar un esfuerzo más amplio para vacunar a tantos estadounidenses como sea posible, dijo Wen.

Su argumento llega al aspecto más desafiante de esta nueva fase de una crisis que, aunque mucho menos severa de lo que fue antes, también está muy lejos de terminar.

«Nuestro problema en este momento no es ‘¿puede Pfizer producir una vacuna?'», dijo Emanuel. «El problema es: ‘¿la aceptarán los estadounidenses?'».

Covid-19

Cuatro días después de que el presidente Joe Biden declarara que los días más oscuros de la pandemia habían terminado, Estados Unidos se enfrenta a una serie de desafíos que indican que está lejos de liberarse del covid-19.
La publicación ANÁLISIS | La pandemia puede haber mejorado, pero no ha terminado apareció primero en CNN.Feedzy