Biden busca evitar el dolor de cabeza de la inmigración con una decisión complicada sobre la apertura de fronteras

(CNN) — La administración Biden enfrenta la posibilidad de otro dolor de cabeza de inmigración, ya que sopesa reabrir más ampliamente las fronteras de Estados Unidos en un futuro cercano, a solo unos días de que expiren las restricciones de viaje actuales.

Un aumento en los migrantes que cruzan la frontera entre Estados Unidos y México se convirtió en un problema político, a principios de este año, abrumando las instalaciones fronterizas y ocupando titulares por las malas condiciones.

Ahora, los grupos de trabajo de la Casa Blanca están evaluando extender las restricciones de 30 días sobre viajes no esenciales, que han estado vigentes desde el inicio de la pandemia de coronavirus. Las últimas restricciones, anunciadas en junio, permanecerán vigentes hasta el 21 de julio.

Se espera que la administración Biden elimine la orden de salud pública de la era pandémica, que permite la rápida expulsión de migrantes en la frontera a fines de mes, en un enfoque por etapas, dijo a CNN una fuente familiarizada con el asunto, comenzando con las familias migrantes.

Esa orden ha sido objeto de litigio. Pero su relajación no garantiza que se levantarán las restricciones sobre viajes no esenciales.

Para complicar el esfuerzo está la variedad de restricciones de viaje relacionadas con el covid-19 que se han entrelazado, lo que plantea la pregunta internamente: ¿se puede levantar un conjunto de límites sin el otro, o debería ser todo a la vez?

El riesgo de la variante delta en la discusión

Un funcionario de la Casa Blanca le dijo a CNN que los grupos de trabajo interinstitucionales con la Unión Europea, el Reino Unido, Canadá y México se han reunido varias veces para discutir una serie de consideraciones que se están tomando en cuenta para reabrir los viajes de manera segura, incluido el esfuerzo de vacunación nacional de la administración y el riesgo que representa la variante delta.

«Si bien estos grupos se han reunido varias veces, hay más discusiones antes de que podamos anunciar los próximos pasos en la reapertura de viajes con cualquier país», dijo el funcionario.

Las discusiones también chocan con eventos políticos en Haití y Cuba que han reforzado las preocupaciones sobre el potencial de una mayor migración de ambos países. Los cubanos han venido a la frontera entre Estados Unidos y México en mayor número. En mayo, la Patrulla Fronteriza arrestó a más de 2.600 cubanos. Antes de la pandemia, entre octubre y diciembre de 2019, los arrestos de cubanos oscilaron entre 300 y 500, según datos del año fiscal 2020.

Ha habido un aumento similar en los haitianos, aunque el Departamento de Seguridad Nacional anunció recientemente la designación de Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) para Haití.

Una advertencia para los migrantes

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, emitió una advertencia –el martes– a quienes estén considerando migrar a Estados Unidos. «Permítanme ser claro: si se hacen a la mar, no vendrán a Estados Unidos», dijo, enfatizando que a ningún migrante, «sin importar su nacionalidad», se le permitirá ingresar al país.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) han argumentado que las restricciones relacionadas con el covid-19 están destinadas a proteger la salud pública. Ese argumento podría verse socavado con la relajación de algunas restricciones sobre otras, lo que en parte resultará en tensas deliberaciones entre los funcionarios que desconfían de abrirse demasiado pronto con la amenaza de variantes que son altamente transmisibles, dijo la fuente. Las restricciones también permanecen vigentes para los ciudadanos extranjeros de ciertos países.

El aumento de la variante delta en el Reino Unido es la «razón principal» por la que Estados Unidos no ha aliviado las restricciones de viaje allí, dijo anteriormente un alto funcionario de salud a CNN.

Un portavoz de Seguridad Nacional de EE.UU. reconoció a CNN «los acontecimientos positivos de las últimas semanas», pero no se comprometió a cuándo se reanudarán por completo los viajes transfronterizos. El Departamento de Seguridad Nacional se encuentra entre las agencias en los grupos de trabajo de expertos de la Casa Blanca con Canadá y México, «para identificar las condiciones bajo las cuales las restricciones pueden aliviarse de manera segura y sostenible», agregó el vocero.

Canadá se opone a una pronta reapertura de la frontera

El primer ministro Justin Trudeau, mientras tanto, ha rechazado rotundamente la idea de que pronto se permitirá a los visitantes no esenciales viajar a Canadá. «Puedo decirles ahora que eso no va a suceder por bastante tiempo», dijo durante una parada al estilo de una campaña en Columbia Británica, el jueves pasado.

La frontera entre Canadá y EE.UU. permanece cerrada a los viajes no esenciales hasta al menos el 21 de julio. Actualmente solo los ciudadanos y residentes canadienses pueden ingresar a Canadá por tierra, mar o aire, a menos que los viajeros estén exentos por realizar trabajos esenciales.

La frontera entre Estados Unidos y México también permanece cerrada a los viajes no esenciales hasta el 21 de julio. México permite a los viajeros estadounidenses por vía aérea.

Miles de personas cruzan la frontera entre Estados Unidos y México a diario para trabajar, ir a la escuela y realizar otras actividades. Los viajes esenciales incluyen a las personas que viajan con fines médicos, asisten a la escuela o se dedican al comercio, como los conductores de camiones, entre otros.

Frustración en la frontera

La incertidumbre sobre si las restricciones se renovarán o levantarán ha frustrado a las comunidades fronterizas que están desesperadas por volver a la normalidad.

«Hemos tenido situaciones en las que las personas no pueden obtener autorización para cruzar a pie o en automóvil, pero pueden ir fácilmente a un aeropuerto y volar», dijo el alcalde de San Diego, Todd Gloria, quien participó en una llamada reciente con funcionarios estadounidenses de inmigración a la que caracterizó como profesional. «Son este tipo de cosas las que no son consistentes, pero añaden frustración», dijo.

«Nuestra economía no se reabrirá hasta que se abra nuestra frontera», agregó Gloria.

El representante demócrata Brian Higgins, de Nueva York, también compartió sus frustraciones por la falta de transparencia sobre el alivio de las restricciones en una entrevista con CNN, la semana pasada.

«Desafía la lógica, la ciencia. Desafía los hechos», dijo Higgins, quien se desempeña como copresidente del Grupo de la Frontera Norte, refiriéndose a las limitaciones en los viajes transfronterizos y enfatizando los vínculos entre las comunidades fronterizas en Estados Unidos y Canadá.

Internamente, los funcionarios de Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU. se están preparando para el eventual levantamiento de las restricciones fronterizas, según dos funcionarios de la agencia. A algunos les preocupa la dotación de personal y si hay suficientes agentes y agentes para procesar un mayor número de personas, dijo uno de los funcionarios.

Críticas a Biden por el Título 42

La Oficina de Operaciones de Campo de Aduanas y Protección de Fronteras, que es responsable de la seguridad fronteriza en los puertos de entrada de Estados Unidos, ha regresado a los agentes a los puertos de entrada, en previsión del levantamiento de las restricciones, dijo otro funcionario de la agencia.

La administración Biden ha enfrentado duras críticas por confiar en el Título 42 de la autoridad de salud pública. Esa norma se estableció bajo la administración de Trump para expulsar a los migrantes que se encuentran en la frontera entre Estados Unidos y México.

Los funcionarios de salud pública, en ese momento, sospecharon motivaciones políticas detrás de la decisión. Desde octubre pasado, la Patrulla Fronteriza ha expulsado a 648.185 migrantes bajo esa norma, según datos de la agencia.

Los defensores de los inmigrantes afirman que la política ha puesto a los migrantes en peligro, dejando a muchos, incluidos los que buscan asilo, en condiciones peligrosas en México. La política también ha sido condenada por expertos en salud pública, quienes argumentan que la orden está «basada en consideraciones políticas, más que de salud pública», y por la agencia de refugiados de las Naciones Unidas.

«El acceso garantizado a un territorio seguro y la prohibición de las devoluciones de los solicitantes de asilo son preceptos fundamentales de la Convención de Refugiados de 1951. La ley de refugiados, que los Gobiernos deben respetar para proteger los derechos y la vida de los refugiados», dijo el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, en un comunicado de mayo. Agregó que «también han tenido graves consecuencias humanitarias en el norte de México».

Fronteras
Joe Biden

A días de que expiren las restricciones de viaje actuales por el covid-19, Joe Biden se enfrenta a otro posible dolor de cabeza de la inmigración, ya que analiza reabrir más ampliamente las fronteras de Estados Unidos.
La publicación Biden busca evitar el dolor de cabeza de la inmigración con una decisión complicada sobre la apertura de fronteras apareció primero en CNN.Feedzy