¿Qué hacer con los autores perversos?

¿Qué hacer con los creadores que, en cualquier ámbito de la cultura, destacan no únicamente por su remarcable aportación sino además, y especialmente, por su infamia, perversidad, machismo, violencia, o abuso? 

Anécdotas, lo sabemos, hay muchas, y la lista de personajes que gaslightearon, golpearon, violaron o asesinaron es encabronadamente robusta y en repetidas ocasiones toca con individuos que nuestro ignorante afecto ha encumbrado e incluso defendido de la cancelación.

Acción, ésta última que padecen con especial dolor en las rodillas y en su gastritis nuestros boomers queridos.

Pero la cancelación no es un despropósito per se, es un acontecimiento que nos permite revisar en su dimensión más amplia a los creadores para entenderlos sin terminar en el consabido maniqueísmo porrista. Así es que venimos a enterarnos que esas plumas, pinceles o cinceles no están más allá de la corriente multidimensionalidad moral en la que nosotros también vivimos.

Si la historia y el periodismo escarban un poco serán capaces de encontrar, en todos nuestros paladines de la cultura, algún inconveniente que nos erice los pelos o nos revuelva el estómago y, la intención, que quede claro, es poner de relieve la diferencia moral porque quizá, sólo a través de esa conciencia, seamos capaces de transformar la creación contemporánea, sus acciones y sus motivaciones.

¿Qué hacer con los autores perversos? Entenderlos a ellos, no justificarlos o glorificarlos, y abrir el camino hacia nuestra propia diferencia.

Antonio Reyes Pompeyo

Hombre entremetido, bullicioso y de poco provecho.