‘No se va a sentar en silencio’: cómo el principal general de EE.UU. se vio envuelto en las guerras políticas de Trump

Washington (CNN) — En diciembre de 2018, el entonces presidente Donald Trump anunció en Twitter que nominaría al general Mark Milley como el próximo jefe del Estado Mayor Conjunto. Milley no era la elección por consenso, y el entonces secretario de Defensa, James Mattis, se opuso a su elección. Pero Trump quería al general de mandíbula cuadrada y pecho de barril a quien veía desde el reparto central como su principal oficial militar.

Casi tres años después, Milley se ha transformado del general elegido por Trump –que acompañó al presidente en su famosa sesión de fotos en la iglesia de St. John durante las protestas por George Floyd— a uno de los críticos más duros de Trump en la serie de mordaces libros publicados este verano sobre los últimos meses de la presidencia de Trump.

Según el próximo libro de los reporteros de The Washington Post Carol Leonnig y Philip Rucker, «I only can fix it» (Yo solo puedo arreglarlo), Milley estaba profundamente preocupado de que Trump y sus aliados pudieran intentar un golpe de Estado después de las elecciones de noviembre de 2020, y comparó las mentiras de Trump sobre el fraude electoral con la retórica utilizada por Adolf Hitler cuando llegó al poder en Alemania.

«Este es un momento del Reichstag», dijo Milley a sus ayudantes, según el libro. «El evangelio del Führer».

Los comentarios sorprendentes en el nuevo libro fueron solo el último caso en el que Milley, quien sigue siendo el jefe del Estado Mayor Conjunto en la administración Biden, se encontró en medio de importantes luchas políticas tanto en la era Trump como durante las secuelas de las insurrección del 6 de enero.

Es un papel extraño para el principal oficial militar de la nación, pero uno en el que Milley se ha visto involucrado en gran parte gracias a Trump. Si bien Milley ha tratado de distanciarse de la política, a menudo era imposible hacerlo mientras trabajaba para el expresidente, incluso después de que dejó el cargo.

En muchos sentidos, Milley ha cerrado el círculo: el jefe del Estado Mayor Conjunto ha pasado de ser acusado por los críticos de ser un facilitador de Trump –defendiendo la decisión de atacar al general iraní Qasem Soleimani y acompañando a Trump a la Iglesia de St. Johns– a ser visto como un defensor clave de la democracia en un momento en que Milley y quienes lo rodeaban temían que estuviera amenazado por el comandante en jefe.

Después de unirse a la sesión de fotos de Trump, Milley se disculpó una semana después por estar allí, diciendo que era inapropiado. Luego se opuso a Trump al apoyar los esfuerzos para estudiar el cambio de nombre de bases con nombres de líderes confederados, diciendo que eran traidores. Y desde el 6 de enero, Milley se ha enfrentado con republicanos que han buscado minimizar el ataque y la necesidad de investigarlo.

Ahora está siendo atacado por Tucker Carlson de Fox News y el representante republicano Matt Gaetz de Florida, dos pilares del ala pro-Trump del Partido Republicano.

Después de que esta semana salieran a la luz las nuevas revelaciones sobre las acciones y opiniones de Milley en torno a la insurrección del 6 de enero, Trump perdió poco tiempo antes de criticar a Milley en una extensa declaración en respuesta a los extractos del libro.

«Nunca amenacé ni hablé con nadie sobre un golpe de nuestro Gobierno», dijo Trump. «Si fuera a dar un golpe, una de las últimas personas con las que querría hacerlo es el general Mark Milley».

Milley no planea abordar públicamente las cuestiones planteadas en el libro, según un funcionario de defensa cercano a él.

El funcionario reconoció que durante las últimas semanas de la administración Trump, Milley participó en actividades y comunicaciones que no formaban parte de la cartera tradicional de un jefe del Estado Mayor Conjunto, llevando una carga política más pesada para mantener a Trump bajo control. Si bien Milley «hizo todo lo posible por mantenerse activamente fuera de la política», dijo el funcionario, si los eventos que ocurrieron lo llevaron a esa arena temporalmente, «que así sea».

«No se va a quedar sentado en silencio mientras la gente intenta usar las fuerzas militares contra los estadounidenses», dijo el funcionario.

‘Por nadie. Nunca’

A Milley, de 63 años, todavía le quedan dos años de su mandato de cuatro años como jefe del Estado Mayor Conjunto, la culminación de una carrera de cuatro décadas en el Ejército en la que el general de cuatro estrellas ha comandado unidades con la 10a División de Montaña y la 101a. de Aire y sirvió en múltiples viajes de combate en Iraq y Afganistán. Es el primer jefe del Estado Mayor Conjunto en casi 20 años con experiencia en fuerzas especiales.

Nacido y criado en las afueras de Boston, Milley fue a Princeton, donde se unió al Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de Reserva. Recibió su comisión de oficial del Ejército al graduarse en 1980, tomando un camino diferente al Ejército que el camino tradicional de asistir a la Academia Militar de Estados Unidos en West Point.

En su audiencia de confirmación en 2019, se le preguntó a Milley sin rodeos si alguien en su papel lo intimidaría.

«Absolutamente no. Por nadie. Nunca», respondió Milley. «Daré mi mejor consejo militar. Será sincero. Será honesto. Será riguroso y completo. Y eso es lo que haré cada vez».

No mucho después de que fue confirmado y se convirtió en jefe en octubre de 2019, Milley enfrentó un retroceso en el Capitolio a raíz de la controvertida decisión de Trump de lanzar ataques aéreos matando a Soleimani, algo que muchos demócratas advirtieron que podría conducir a un conflicto o incluso a una guerra con Irán.

Milley defendió enérgicamente la decisión en reuniones informativas a puerta cerrada con el Congreso, calificando la inteligencia que provocó el ataque como «exquisita». Varios demócratas dijeron que Milley parecía estar tratando de igualar la grandilocuencia de Trump, y se enfurecieron por la actitud que había adoptado.

Luego, en junio, Milley y el secretario de Defensa, Mark Esper, acompañaron a Trump en una caminata desde la Casa Blanca hasta la Iglesia de St. John, pocos minutos después de que los manifestantes fueran expulsados violentamente de Lafayette Square frente a la Casa Blanca.

Los líderes del Pentágono enfrentaron un aluvión de críticas por participar en la sesión fotográfica que realizó Trump, y una semana después, Milley se disculpó por estar allí.

«No debería haber estado allí. Mi presencia en ese momento y en ese ambiente creó una percepción de militares involucrados en la política interna. Como oficial uniformado comisionado, fue un error del que aprendí y espero sinceramente que todos puedan aprender de él», dijo Milley en un discurso a los graduados de la Universidad de Defensa Nacional.

‘Un acto de traición’

Detrás de escena, Milley y Esper rechazaban el deseo de Trump de utilizar tropas en servicio activo en respuesta a las violentas protestas que estallaron tras la muerte de George Floyd, un hombre negro desarmado asesinado el año pasado por un agente de policía de Minneapolis.

Según un nuevo libro de Michael Bender del Wall Street Journal, Trump les dijo a sus principales oficiales militares y policiales que quería que los militares entraran y «golpearan como la mie*da» a los manifestantes por los derechos civiles. «¡Rompan sus cráneos!», dijo Trump, según el libro, lo que provocó objeciones de Milley y del secretario de Justicia, William Barr.

Un mes después, Milley también estaba en desacuerdo con Trump sobre un plan en el Congreso para cambiar el nombre de las bases con nombres de los líderes confederados, al que Trump se había opuesto abiertamente.

«Fue un acto de traición, en ese momento, contra la Unión, contra las Rayas y Estrellas, contra la Constitución de Estados Unidos», dijo Milley a una comisión de la Cámara en julio de 2020, expresando su apoyo a una comisión para considerar cambiar el nombre de las bases.

En las semanas previas a las elecciones, Trump intensificó los ataques contra sus líderes militares, acusando en septiembre de que los altos funcionarios del Pentágono «no quieren hacer nada más que pelear guerras para que todas esas maravillosas compañías que hacen las bombas y los aviones y hacen todo lo demás sigan felices».

Milley pronto se encontró peleando públicamente en octubre con el asesor de seguridad nacional de Trump, Robert O’Brien, por planes para retirar las tropas estadounidenses de Afganistán, mientras Trump tuiteaba que los 4.500 soldados restantes deberían estar «en casa para Navidad».

‘Los tipos con las armas’

Después de las elecciones, la retórica violenta de Trump se convirtió en acción cuando despidió a Esper e instaló a leales en el Pentágono, lo que hizo que Milley temiera que Trump o sus aliados podrían intentar un golpe de Estado para anular los resultados de las elecciones.

Según Leonnig y Rucker, Milley estaba agitado por la amenaza de un golpe y sintió que tenía que estar «en guardia» por lo que pudiera venir.

«Podrán intentarlo, pero no lo van a lograr, carajo», dijo Milley a sus ayudantes, según los autores. «No se puede hacer esto sin los militares. No se puede hacer esto sin la CIA y el FBI. Somos los tipos con las armas».

Milley y el resto del Estado Mayor Conjunto planificaron informalmente lo que harían en caso de una orden que consideraran ilegal, peligrosa o imprudente, incluida una propuesta para renunciar, uno por uno, en lugar de cumplir las órdenes.

Después del ataque del 6 de enero, Milley y todo el Estado Mayor Conjunto emitieron un comunicado condenando la «sedición e insurrección» de los alborotadores que traspasaron el Capitolio y atacaron a los agentes de policía.

Milley centró sus esfuerzos en asegurar que hubiera un «anillo de acero» alrededor de la ciudad para la toma de posesión del presidente Joe Biden el 20 de enero, según Leonnig y Rucker. «Vamos a poner un anillo de acero alrededor de esta ciudad y los nazis no van a entrar», dijo Milley.

‘Personalmente lo encuentro ofensivo’

Pero el alivio de Milley después de que se completó la transferencia pacífica del poder no significó que pudiera dejar atrás el caos del 6 de enero.

Mientras los republicanos en el Congreso minimizaron la violencia que ocurrió el 6 de enero y se opusieron a los esfuerzos para investigar lo sucedido, Milley se encontró a la defensiva en una audiencia del Congreso en junio cuando los republicanos cuestionaron los esfuerzos del Pentágono sobre la diversidad y la lucha contra el extremismo.

El secretario de Defensa, Lloyd Austin, trató de ser diplomático con los legisladores republicanos en la audiencia, como suele ser el caso de los líderes del Pentágono que tratan con miembros del Congreso que intentan ganar puntos políticos.

Pero Milley rechazó con fuerza, lo que provocó una ola de ataques de los medios conservadores y del comentarista de Fox News Tucker Carlson.

«Quiero entender la rabia de los blancos y yo soy blanco», dijo Milley. «¿Qué fue lo que provocó que miles de personas asaltaran este edificio y trataran de revocar la Constitución de Estados Unidos?»

Milley, que ha estudiado historia, señaló que había leído a Mao, Karl Marx y Vladimir Lennon.

«Eso no me convierte en comunista», dijo Milley. «Personalmente, encuentro ofensivo que estemos acusando a las fuerzas militares de Estados Unidos, a nuestros oficiales generales, a nuestros suboficiales de estar ‘woke’ (que traduce «despierto» o «con conciencia») o algo más porque estamos estudiando algunas teorías que están ahí afuera».

Barbara Starr, Oren Liebermann y Zachary Cohen de CNN contribuyeron a este informe.

Ejército Estados Unidos

Milley se ha transformado del general elegido por Trump a uno de sus críticos más duros en la serie de mordaces libros publicados este verano sobre los últimos meses de la presidencia de Trump.
La publicación ‘No se va a sentar en silencio’: cómo el principal general de EE.UU. se vio envuelto en las guerras políticas de Trump apareció primero en CNN.Feedzy