Indonesia se enfrenta a una devastadora crisis de covid-19, y es probable que su punto álgido aún esté por llegar

(CNN) — La última vez que Aris Suharyanto vio a su esposa fue a través de la ventana del hospital. No pudo conocer a su bebé recién nacido.

Cuando la esposa de Suharyanto, Rina Ismawati, embarazada, y dos de sus tres hijos enfermaron el mes pasado, él pensó inicialmente que se trataba de un resfriado común. Pero ante el aumento de los casos de covid-19 en Indonesia, los llevó a hacerse la prueba.

Toda la familia dio positivo en la prueba de covid-19, incluido Suharyanto. Ismawati, de 43 años, fue ingresada en el hospital, donde permaneció en cama, enviando de vez en cuando mensajes a Suharyanto por WhatsApp. «Me dijo que su estado estaba empeorando», comentó Suharyanto. «No podía respirar».

Aris Suharyanto perdió a su esposa y a su bebé recién nacido a causa de covid-19.

Temiendo por su bebé, los médicos le practicaron una cesárea. Pero cuando Riski Aulia nació el mes pasado, dio positivo en el test de covid-19 y también le costaba respirar. Su mujer le pidió que la llevara a casa, lejos de la unidad de cuidados intensivos donde tantos otros pacientes habían muerto, pero su estado era demasiado grave para trasladarla.

El 22 de junio, Riski murió en el hospital. Suharyanto solo lo había visto en una foto. Al día siguiente, Ismawati también murió.

La esposa y el hijo de Suharyanto son solamente dos de las devastadoras y crecientes víctimas de covid-19 en Indonesia, el cuarto país más poblado del mundo, que se convierte rápidamente en el nuevo centro de la crisis del coronavirus en Asia.

Familiares con mascarillas lloran a una víctima del coronavirus en el cementerio público de Rorotan, en Yakarta.

Desde hace semanas, Indonesia, donde viven unas 270 millones de personas, registra miles de casos diarios y cientos de muertes a medida que la variante delta, altamente contagiosa, hace estragos en el país.

Las redes sociales están inundadas de mensajes de usuarios que perdieron a sus seres queridos a causa del virus. Los hospitales se están quedando peligrosamente sin suministros, las excavadoras están cavando frenéticamente parcelas de cementerio, y el aislamiento sigue siendo imposible para las millones de personas que, como Suharyanto, viven al día. El país también se enfrenta al reto adicional de la desinformación generalizada y abundante, y una tasa de vacunación inferior al 6%.

Con más de 2,7 millones de personas infectadas y más de 70.000 muertos, los especialistas advierten que el país podría no haber alcanzado su punto máximo a causa de la pandemia.

¿Cómo se llegó a esta crisis de covid-19 en Indonesia?

Durante gran parte del año pasado, Indonesia consiguió mantener su brote de covid-19 prácticamente bajo control. Luego, cuando los casos aumentaron en junio, desbordando los hospitales, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja advirtió que Indonesia estaba «al borde de una catástrofe de covid-19».

El país había sufrido un «dramático aumento de los casos confirmados» después de las fiestas, según declaró a principios de este mes el Ministro de Sanidad de Indonesia, Budi Gunadi Sadikin. El ministro atribuyó la explosión de casos a la variante delta, que se propaga rápidamente y que fue identificada por primera vez en la India y se ha extendido desde entonces a casi 100 países.

Indonesia entró en un estado de confinamiento el 10 de julio, momento en el que el país informaba de más de 30.000 nuevos casos al día. El gobierno dijo que está «movilizando todos los recursos» para hacer frente a la oleada de covid-19, incluso trayendo oxígeno de otros países para aumentar el suministro.

Casos de covid-19 registrados diariamente

Sin embargo, los expertos afirman que Indonesia está pagando el precio de no haber cerrado sus puertas con la suficiente antelación.

Y es probable que las cifras actuales no reflejen todo el panorama. Más del 27% de las pruebas resultan positivas, según las cifras de la Universidad Johns Hopkins, lo que da a Indonesia una de las tasas de positividad más altas del mundo. Las cifras sugieren que todavía no se están detectando muchos casos.

Una encuesta publicada el sábado pasado mostraba que casi la mitad de los habitantes de Yakarta podrían haber contraído covid-19, más de 12 veces el número de casos registrados oficialmente en la capital indonesia en el momento en que se realizó la investigación.

«Sin las pruebas adecuadas, muchas provincias son incapaces de aislar a tiempo los casos confirmados», dijo la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su más reciente informe de situación.

La OMS pide transparencia a China sobre origen de covid 0:45

¿Solo un resfriado común?

Otro gran obstáculo para controlar el brote de Indonesia es la avalancha de información errónea.

Durante meses, mensajes de WhatsApp han difundido noticias falsas sobre la ineficacia de los tratamientos contra covid-19. En las redes sociales han circulado mentiras sobre las vacunas, lo que ha hecho que algunas personas no estén dispuestas a vacunarse por miedo a que les cause una enfermedad grave o la muerte. Y debido a la desinformación, muchas personas en Indonesia todavía no se toman en serio el covid-19, incluso cuando los casos aumentan a su alrededor.

En medio de todo el ruido, se están perdiendo las advertencias sobre la gravedad del covid-19.

Hace unas semanas, Karunia Sekar Kinanti, de 32 años, notó que su hijo Zhafran, de dos meses, tenía fiebre, pero supuso que se trataba de un resfriado común.

Su madre tenía gripe y tos, pero Kinanti no pensó que se tratara de covid porque su madre aún tenía sentido del olfato. «Sus síntomas no parecían ser covid-19, así que me quedé tranquila para responder a él», dijo. «Entonces Zhafran, yo y mi otro hijo también enfermamos».

Karunia Sekar Kinanti está en el hospital con su hijo de dos meses, Zhafran, que tiene covid-19.

Los niños sí pueden enfermar de covid-19

Hace dos semanas, cuando Zhafran se debilitó y su respiración se hizo más agitada, lo llevó al hospital, donde las pruebas mostraron que el covid-19 ya había dañado su pulmón derecho.

Recuerda que el médico le dijo que se preparara para lo peor. «Puedes ser optimista, pero todo depende de Dios», recuerda que le dijo.

El 5 de julio, la madre de Kinanti murió. Aún no sabe si su madre tenía covid porque no le hicieron la prueba. Kinanti no acudió a su funeral: estaba en el hospital con su hijo pequeño.

Aman B. Pulungan, presidente de la Sociedad de Pediatría de Indonesia, señaló que es habitual que los padres den por sentado que su hijo no tiene covid-19, en parte porque mucha gente en Indonesia no sabe que los niños pueden estar infectados.

Las familias hacen poco para proteger a los niños del virus, e incluso, cuando están infectados, los padres suelen pensar que se trata de un resfriado común. Las escuelas se cerraron el año pasado, y se han vuelto a cerrar en el marco de este último confinamiento, pero los niños indonesios están actualmente en vacaciones de verano.

«No protegemos a nuestros niños. Ese es el problema», afirmó.

El problema más general es el continuo escepticismo sobre covid-19, según un artículo publicado el mes pasado por Yatun Sastramidjaja, miembro asociado del Programa de Estudios Sociales y Culturales Regionales del Instituto Yusof Ishak de Singapur, y Amirul Adli Rosli, investigador del mismo instituto.

«Un tipo de comentario más extremo ha estado circulando por las redes sociales, cuestionando la legitimidad de la respuesta del gobierno a la pandemia e incluso desestimando cualquier información oficial sobre el covid-19», escribieron.

Recursos saturados

Cuando Kinanti y su bebé Zhafran llegaron al hospital, todas las camas de la unidad de cuidados intensivos estaban llenas.

Un funcionario de recepción se apiadó de Zhafran y les ayudó a conseguir una habitación, y al día siguiente los trasladaron a una sala de aislamiento con otros niños infectados por covid-19. Zhafran era la más joven de todos, dijo su madre.

Cuando Kinanti habló con CNN a principios de este mes, dijo que había nueve niños en la habitación del hospital con ellos, y muchos más estaban esperando camas.

La crisis de Indonesia se está desarrollando de manera similar a la segunda ola de la India, con escasez de tanques de oxígeno y pacientes que van de un hospital a otro tratando de encontrar ayuda. Sudirman Said, secretario general de la Cruz Roja Indonesia, dijo que los pacientes viajaban durante horas para acceder a la atención médica vital.

«Los pacientes enfermos solo esperan nuevas muertes para poder tener siquiera una oportunidad de entrar en un hospital», dijo el director ejecutivo de Project HOPE para Indonesia, Edhie Rahmat, en un comunicado a principios de este mes, y añadió que muchos hospitales han construido tiendas de campaña para atender a los pacientes fuera de los edificios. «Todavía no se ha alcanzado el punto máximo de la segunda ola de covid-19 en Indonesia».

Un miembro del personal médico cambia un tanque de oxígeno en una tienda de campaña instalada en un hospital público para manejar el exceso de pacientes de covid-19 el 24 de junio de 2021 en Yakarta, Indonesia.

Muertes de niños por covid-19 y enfermedades subyacentes

El brote y la escasez de camas en los hospitales hace que las personas con enfermedades subyacentes sean aún más vulnerables. Según Pulungan, de la Sociedad de Pediatría de Indonesia, muchos de los niños que mueren por covid-19 tienen enfermedades subyacentes.

Ese fue el caso del bebé de Tantien Hermawati, Baswara Catra Wijaya, que nació con una enfermedad cardiaca.

Ella cree que el bebé pudo infectarse con covid-19 cuando estuvo en el hospital en noviembre del año pasado para ser operado de su afección. Después de que se contagiara de covid-19, apenas podía mirar la cara de su bebé: era evidente que sufría.

Murió el 11 de diciembre de 2020, antes de cumplir los cuatro meses. Hermawati cree que tuvo suerte: al menos pudo asistir a su funeral.

Aconseja a otros padres que sean más cuidadosos y precavidos que ella, y que se queden en casa para evitar exponer a los niños al covid-19.

«Es muy triste que nuestros hijos se infecten: nuestros bebés no pueden decirnos qué parte de su cuerpo está herida, y nosotros tampoco lo sabemos. Así que, por favor, quédense en casa y obedezcan el protocolo sanitario».

El futuro

La principal esperanza de Indonesia para hacer frente a la creciente crisis son las vacunas, precisó el miércoles el presidente del país, Joko Widodo.

«Hay que garantizar un acceso justo y equitativo a las vacunas, ya que vemos que todavía hay una gran brecha en el acceso a las vacunas en todo el país», dijo, según Antara News.

A principios de este mes, la Casa Blanca anunció que enviaría 3 millones de dosis de la vacuna Moderna para apoyar a Indonesia contra la oleada. El martes llegaron a Indonesia más de 3 millones de dosis de la vacuna covid-19 de AstraZeneca a través del programa mundial COVAX, el octavo envío de este tipo que llega al país. Indonesia ha recibido más de 14 millones de vacunas a través del programa, según medios de comunicación estatales.

Pero, para los millones de personas ya afectadas por el covid, esas vacunas llegarán demasiado tarde.

Para Kinanti y su bebé Zhafran, la situación mejora. Su médico es más optimista sobre su supervivencia, pero advierte que Zhafran podría tener siempre una capacidad pulmonar disminuida.

Dice que subestimó el covid y pensó que era imposible que pudiera afectar a su hijo: «Llegué tarde al hospital, y lo lamento mucho».

«Dolorosamente real»

Suharyanto, padre de tres hijos, vive con la culpa de no saber si introdujo el covid-19 en su casa. Trabaja como mototaxista en la ciudad de Semarang, en la provincia de Java central; siempre iba y venía, pero su mujer se quedaba en casa.

«Los niños ya siguen con normalidad. Pero yo sigo llorando solo. Me arrepiento de las cosas, pero nunca imaginé que esto pudiera pasar», dijo. «Todavía no puedo creer que se haya ido tan rápido».

Suharyanto quiere que la gente entienda que covid no es una noticia falsa o una conspiración: para él, es dolorosamente real.

«La gente nunca ha visto morir a su familia por culpa del covid», dijo.

coronavirus
Covid-19
Indonesia

Indonesia ahora es el epicentro del covid-19 en Asia. Y especialistas dicen que es probable que el punto máximo aún esté por llegar.

La pandemia de covid-19 «se está convirtiendo en una pandemia de los no vacunados», dice la directora de los CDC
Indonesia se convierte en el nuevo epicentro del covid-19 en Asia, superando a India

La publicación Indonesia se enfrenta a una devastadora crisis de covid-19, y es probable que su punto álgido aún esté por llegar apareció primero en CNN.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver