ANÁLISIS | Boris Johnson está haciendo otra gran apuesta al levantar las restricciones en Inglaterra. Incluso él admite que podría provocar más muertes por covid

Londres (CNN) — Este lunes, Boris Johnson pondrá a los ciudadanos ingleses en mitad de un experimento que dará alguna indicación de cuán bien se las arregla un país muy poblado con casos de coronavirus en aumento cuando se levantan las restricciones.

A favor de Johnson, la mayoría de la población adulta del Reino Unido cuenta con el esquema completo de vacunación. Sin embargo, si bien esas vacunas han reducido el número de personas que padecen enfermedades graves y sucumben a la enfermedad después de más de 128.000 muertes, el número de casos está aumentando. También hay poca evidencia de que las vacunas previenen los peores efectos del covid largo en aquellos que se infectan.

A pesar de que Gales, Escocia e Irlanda del Norte, las otras naciones menos pobladas del Reino Unido, también están altamente vacunadas, solo Inglaterra dará este salto el lunes.

A partir del lunes, se levantarán casi todas las restricciones en Inglaterra. El uso obligatorio de mascarillas desaparecerá, los límites en la cantidad de personas que pueden mezclarse en interiores o exteriores terminarán, el distanciamiento social se limitará a las personas que hayan dado positivo por el virus y los aeropuertos, y lugares como clubes nocturnos y estadios deportivos serán abiertos a plena capacidad.

Si la aplicación de seguimiento y localización del coronavirus del Servicio Nacional de Salud (NHS) alerta a alguien, aún tendrá que aislarse hasta el 16 de agosto, momento en el que las personas con doble vacunación podrán seguir adelante con normalidad.

A medida que los casos continúan aumentando rápidamente en Inglaterra, la cantidad de personas a las que la aplicación les dice que se aíslen se está disparando. En la semana que terminó el 7 de julio, 520.000 personas recibieron la alerta, lo que generó preocupaciones sobre el impacto del programa en la economía.

Incluso el propio Johnson no se salvó del esquema de seguimiento y localización. El primer ministro y el canciller Rishi Sunak fueron alertados luego de entrar en contacto con el secretario de Salud, Sajid Javid, quien dio positivo por coronavirus el sábado.

Downing Street anunció inicialmente que en lugar de autoaislarse, los dos participarían en un «piloto de prueba de contacto diario», un esquema que no está disponible para el público en general. Sin embargo, solo unas horas después y tras la indignación pública, los funcionarios dieron un giro de 180 grados a la decisión y dijeron que, después de todo, los dos se autoaislarían.

No es la primera apuesta que ha hecho el primer ministro durante la pandemia: terminó un confinamiento el 2 de diciembre después de haber prometido a la gente una Navidad normal, una promesa que finalmente rompería cuando se viera obligado a volver a imponer restricciones. Durante el verano de 2020, el Gobierno alentó activamente a una población que no estaba completamente vacunada a volver a los pubs y restaurantes, llegando incluso a ofrecer incentivos financieros para hacerlo. Y optó por ir solo y no unirse a los socios europeos en la adquisición de vacunas, una decisión que inicialmente parecía que iba a dar sus frutos, ya que el Reino Unido se adelantó a sus vecinos a la hora de inocular a la gente.

Johnson ha defendido su última decisión alegando que el aumento de casos estaba «previsto». Donde en el pasado tales datos llevarían a un gobierno a «normalmente cerrar aún más», dijo a principios de este mes, la «efectividad continua del despliegue de la vacuna» significa que confía en que los ingleses puedan recibir su tan esperado «día de la libertad» el 19 de julio.

Johnson admitió que esto significaría reconciliarnos «tristemente con más muertes de covid». Pero, añadió, «si no podemos reabrir nuestra sociedad en las próximas semanas, cuando nos ayude la llegada del verano y las vacaciones escolares, entonces debemos preguntarnos ¿cuándo podremos volver a la normalidad?».

La principal beneficiaria de la flexibilización de las restricciones será sin duda la industria hotelera, un sector importante de la economía británica. Si bien la mayoría de los lugares de hostelería están ansiosos por regresar al trabajo y ganar dinero, la eliminación de las restricciones no está exenta de complicaciones.

Kate Nicholls, directora ejecutiva de UK Hospitality, explicó que muchos lugares se impondrán restricciones para evitar los problemas prácticos causados por el virus.

Explicó que «hacer ping en la aplicación (NHS coronavirus) y luego el autoaislamiento» requerido como resultado es el mayor desafío que enfrentarán muchas de estas empresas, ya que agravará «algunas de las escaseces de mano de obra existentes en el mercado.»

Algunos lugares solo abrirán ciertos días de la semana u horas del día, lo que «tendrá un impacto en su capacidad de recuperación», agregó Nicholls. Es frustrante, dado que ahora es la «primera vez en 17 a 18 meses que podrán alcanzar el punto de equilibrio».

Delta plus muestra efectos alarmantes 0:57

Además de eso, este tipo de negocios necesitarán asegurar a los clientes que sus sitios son seguros manteniendo medidas como pantallas entre las mesas, manteniendo el distanciamiento social y posiblemente apegándose al servicio de mesa, lo que afecta las ganancias.

Inevitablemente, el regreso a algo parecido a lo normal en la hospitalidad conducirá a un aumento mayor de casos, lo que naturalmente conlleva sus propios riesgos.

«Desafortunadamente, la industria de la hostelería depende de que las personas interactúen y se reúnan, y eso aumentará las tasas de infección», dice Simon Clarke, profesor asociado de microbiología celular en la Universidad de Reading.

Es en las consecuencias de un aumento en el virus donde las cosas pueden ponerse difíciles. El modelo del Imperial College de Londres predice que el levantamiento de todas las restricciones podría conducir a «una tercera ola significativa de hospitalizaciones y muertes». Si bien las vacunas de covid-19 existentes son muy efectivas, no lo son al 100%. Algunas personas pueden enfermarse a pesar de estar completamente vacunadas.

Clarke explica que «llenar hospitales con personas que están lo suficientemente enfermas como para estar en el hospital pero no lo suficientemente enfermas como para terminar en cuidados intensivos» supondrá una gran presión para el NHS. Y, agrega sombríamente, «eso parece ser lo que va a pasar». Cualquier tensión adicional en el NHS será una noticia desagradable para los millones de personas que esperan tratamiento para enfermedades no asociadas al covid. La lista de espera se encuentra actualmente en un récord.

Potencialmente más dañino, dice Clarke, es que «con cada infección de cada persona, aumenta la probabilidad de una mutación». Si bien no cree que eso signifique que veremos de inmediato una variante que sea completamente resistente a las vacunas, cree que «lo que veremos es un debilitamiento progresivo de su eficacia».

También hay datos limitados disponibles sobre si las vacunas ofrecen protección contra el covid largo. La Oficina de Estadísticas Nacionales dice que alrededor de 1 millón de personas padecen actualmente la enfermedad en el Reino Unido. Muchos han experimentado síntomas como fatiga y confusión mental durante meses.

Una variante resistente a las vacunas haría un gran agujero en la historia de mayor éxito de Johnson de toda la pandemia: un rápido despliegue de la varita mágica que detiene la enfermedad.

El Reino Unido también ha experimentado una enorme crisis de salud mental durante la pandemia. Sin embargo, en lugar de que esos problemas desaparezcan como resultado del levantamiento de las restricciones, existe la posibilidad de que genere más divisiones entre la gente y cause más ansiedad y trauma a las personas que ya podrían ser vulnerables.

«Algunas personas seguirán adelante, seguirán usando máscaras y se alejarán y podrían percibir a los demás como egoístas por no hacerlo; aquellos que no lo hagan podrían ver a los demás como demasiado ansiosos», dice John Drury, profesor de psicología social. en la Universidad de Sussex.

«La solidaridad es buena para nosotros, el apoyo social es bueno para nosotros y los que nos rodean. Será una fuente de angustia para mucha gente tener ese nivel de conflicto», agrega.

Menores de 12 años, a la espera de vacuna contra covid 1:20

Si esto sale mal, existe una posibilidad real de que sea contraproducente para Johnson.

«La gente se ha equivocado constantemente por el lado de la cautela y las reglas que ha introducido el Gobierno a menudo se considera que no van lo suficientemente lejos y se introducen demasiado tarde», dice Joe Twyman, director de la consultora de opinión pública Deltapoll.

Él cree que si un aumento en los casos y el autoaislamiento forzado lleva a que las familias cancelen las vacaciones y arruinen sus veranos, podría dañar la popularidad de Johnson.

«Si la situación empeora, puede dañar la posición del Gobierno, porque la percepción de cómo el Gobierno está lidiando con la pandemia está muy correlacionada con su apoyo».

El peor escenario para Johnson podría ser, dice Twyman, si las cosas «salen mal», lo cual lo lleve a «enfrentarlo o tomar nuevas medidas».

Esto último podría ser una media vuelta catastrófica para Johnson, quien dijo que su plan para sacar a su nación de las restricciones era «cauteloso pero irreversible».

La pandemia para Johnson ha sido un verdadero revoltijo. Presidiendo una de las tasas de mortalidad más altas del mundo desarrollado, un colapso total en las pruebas y mensajes públicos complicados y confusos, solo ha sido rescatado por un rápido despliegue de la vacuna.

Ahora es el momento en que descubre si su gran victoria con la vacuna realmente fue la salvación que parecía hace no mucho tiempo. Si no es así, tiene que tomar una decisión muy difícil: apegarse a su línea de aceptar la muerte de su propio pueblo, o revertir una promesa a una nación que se ha dividido y desilusionado. Y si eso sucediera, podría preguntarse si arriesgarse cuando la pandemia está lejos de terminar fue una buena idea después de todo.

Covid-19

Este lunes, Boris Johnson pondrá a los ciudadanos ingleses en mitad de un experimento que dará alguna indicación de cuán bien se las arregla un país muy poblado con casos de coronavirus en aumento cuando se levantan las restricciones.
La publicación ANÁLISIS | Boris Johnson está haciendo otra gran apuesta al levantar las restricciones en Inglaterra. Incluso él admite que podría provocar más muertes por covid apareció primero en CNN.Feedzy