Canoa: El espejo de un México sin cambios

DE UN MUNDO RARO / Por Miguel Ángel Isidro

Este 25 de julio, se cumplirá el aniversario número 45 de un acontecimiento artístico agridulce.

La parte luminosa, fue el otorgamiento del Oso de Plata en el Festival Internacional de Cine de Berlín al cineasta mexicano Felipe Cazals, por su película Canoa: Memoria de un hecho vergonzoso, como un reconocimiento especial del jurado calificador.

La parte dolorosa corresponde a la temática central de dicho documento fílmico, en el que se dramatiza un lamentable episodio ocurrido en septiembre de 1968 en un poblado de la serranía de Puebla, donde un grupo de cinco trabajadores de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) fueron linchados por una enardecida turba bajo la acusación de ser “agitadores comunistas”.

En su momento, la pieza cinematográfica de Cazals fue motivo de controversia. Estrenada durante también polémica gestión de Margarita López Portillo como titular del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), la cinta enfrentó cierto nivel de censura oficial, al ser estrenada con un limitado número de copias, lo cual no le impidió ser un éxito de taquilla, alcanzando 70 semanas en cartelera.

Después de su éxito en Berlín, la cinta fue motivo de lo que su propio creador calificó como una “desconsiderada explotación”.

Resulta que a finales de los años ochenta, y como resultado de una iniciativa personal del director para conocer el estado físico de sus obras, se descubrió que el negativo original de Canoa contaba para ese entonces con 101 copias, de las cuales por lo menos 89 se habían realizado sin autorización de su realizador y coproductor.

De acuerdo con lo comentado por el propio director en un artículo de su autoría publicado en una revista especializada hace tres años, tuvo que enfrentar una auténtica odisea burocrática de más de diez años hasta que, finalmente, se le autorizó rescatar de los laboratorios de los Estudios Churubusco-Azteca el original de la película, para ser sometido a un proceso de restauración.

Cabe destacar que una importante parte del costo de la restauración digital de ésta película mexicana fue cubierto con fondos de The Criterion Channel, una plataforma digital de cine independiente internacional que ha incorporado la pieza a su colección permanente.

En 2017, como parte de un reconocimiento especial, una copia restaurada de “Canoa: memoria de un hecho vergonzoso” fue exhibida en el Festival Internacional de Cine de Berlín (también conocido como La Berlinale), con motivo de su 41 aniversario y como un reconocimiento especial del jurado.

Dos de los personajes centrales para la realización de ésta obra ya se nos adelantaron en el viaje: el guionista Tomás Pérez Turrent y su director de fotografía, Alex Phillips Jr., quienes además colaboraron para financiar la realización del proyecto, sin mayor expectativa que retratar un episodio lamentable de la historia moderna del México moderno, en el que el fanatismo religioso, la desinformación y la ausencia de autoridad se entremezclan con resultados funestos.

Vale la pena reflexionar qué tanto ha cambiado México durante el poco más de medio siglo transcurrido desde los hechos que son retratados en el filme de Cazals. En pleno siglo XXI, aún podemos contar centenares de comunidades apartadas en las que la desinformación, la manipulación colectiva desde esferas de poder -Iglesias, partidos políticos, cacicazgos locales- provocan distintas secuelas de descomposición del tejido social: desplazamientos forzados, surgimiento de grupos “civiles” paramilitares, crímenes de odio o la ominosa presencia de poderes alternos, como ocurre en muchas comunidades donde el crimen organizado controla distintas facetas de la vida pública.

“Canoa” es una de las piezas emblemáticas del cine independiente de los setenta, en el que se iniciaron y consolidaron directores como el propio Cazals, Arturo Ripstein, Jaime Humberto Hermosillo y Jorge Fons, que se encargarían de dar un nuevo rostro y lenguaje al séptimo arte en México.

Mención aparte merece uno de los elementos claves del reparto de este filme: la extraordinaria  actuación de Enrique Lucero como el sacerdote del pueblo; un villano de magistral manufactura, con incidencia directa en todos los aspectos de la vida pública del pequeño poblado de San José Canoa. Es la representación abstracta de todas las formas de poder del México contemporáneo resumidas en un solo personaje.  La propia película en su conjunto es una bofetada seca a la bucólica visión del cine de la “época de oro” y su romantizada estética y discurso sobre la pobreza en el medio rural mexicano.

Como dato curioso, Canoa: Memoria de un hecho vergonzoso es una película que no cuenta con score musical. En una charla sostenida hace algunos años con el cineasta Alfonso Cuarón, Felipe Cazals reconoció que fue decisión suya prescindir de toda vestimenta musical en dicha producción: desde su óptica, la música sólo banalizaría de manera innecesaria un relato tan grave. La propia presentación de la trama, con saltos en su cronología y algunas secuencias en formato de falso documental, sostienen de manera puntual la tensión dramática de la historia. Apenas algunos “pinchurrientos y apagados boleros” (como los describe el propio director) son utilizados como cortinilla en un megáfono que opera desde la plaza principal del pueblo; instrumento rudimentario de comunicación masiva que juega parte importante en ésta historia.

Pasados tantos años, resulta indispensable que las nuevas generaciones conozcan ésta película, y que las viejas generaciones la revisitemos con ojos autocríticos. Finalmente, caeremos en la sombría realidad de que en materia de justicia social y marginalidad, cincuenta años no son nada.

En estos tiempos en los que todos nos sentimos con autoridad y conocimiento para hablar de lo que acontece en Cuba, Haití o Colombia, bien nos caería una cucharada de la sopa de nuestra sombría realidad, valiéndonos de la memoria cinematográfica.

Twitter: @miguelisidro

SOUNDTRACK PARA LA LECTURA:

Dominio Público (México) “La Danza de los Diablos”

Three Souls in My Mind (México) / “Todo tiene una razón”

María Bonita (México) / “Recen el Rosario”

Ensamble Wamazo (México) / “El Estudiante”

miguelaisidro

Periodista independiente radicado en EEUU. Más de 25 años de trayectoria en medios escritos, electrónicos; actividades académicas y servicio público. Busco transformar la Era de la Información en la Era de los Ciudadanos; toda ayuda para éste propósito siempre será bienvenida....