La magnitud de la destrucción en Europa se revela a medida que el agua disminuye tras las históricas inundaciones

(CNN) — Al menos 194 personas han muerto y cientos más siguen desaparecidas después de que catastróficas inundaciones azotaran grandes extensiones de Europa occidental. Decenas de miles de personas no pudieron regresar a sus hogares y muchas se quedaron sin acceso a electricidad y agua potable.

Las inundaciones, causadas por lluvias sin precedentes, afectaron a partes del oeste de Alemania, así como a Bélgica y los Países Bajos.

Varias áreas en el sur de los Países Bajos permanecen evacuadas después de que el sábado, el río Mosa subiera a niveles no vistos en más de un siglo. En Venlo, una ciudad que se asienta sobre el Mosa, 10.000 personas tuvieron que abandonar sus hogares.

El rápido aumento del nivel del agua obligó a los voluntarios y al ejército a trabajar contra el reloj el sábado para preparar a la ciudad para las inundaciones. Hicieron bolsas de arena y colocaron defensas contra inundaciones mientras los ingenieros se concentraban en fortalecer los diques después de que uno de esos terraplenes se rompiera en la provincia de Limburgo del Sur el viernes, causando inundaciones a gran escala en las áreas circundantes.

La preparación dio sus frutos: la agencia de seguridad regional de Venlo dijo que los diques y las defensas contra inundaciones se mantuvieron durante la noche y no se esperaban inundaciones importantes.

Mientras tanto, en Alemania, la verdadera magnitud de la destrucción provocada por las inundaciones se estaba revelando cuando el agua disminuyó durante el fin de semana, dejando atrás devastación, barro y caos.

Inundaciones catastróficas devastan ciudades en Europa 1:21

Ciudades enteras, líneas de tren y carreteras fueron arrasadas y al menos 158 personas murieron en lo que el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier describió como el «peor desastre natural» en un siglo.

La mayoría de las muertes se registraron, por mucho, en el estado occidental de Renania-Palatinado, donde 110 personas perdieron la vida, según un comunicado emitido por la policía de Koblenz el domingo.

Al visitar Schuld, una de las ciudades más afectadas, el domingo, la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que la devastación era «surrealista».

«Es impactante, casi puedo decir que el idioma alemán no tiene palabras para la devastación», dijo a los periodistas en la ciudad de Adenau, en Renania-Palatinado. Merkel prometió que su gobierno proporcionaría ayuda financiera rápidamente.

Hablando junto a Merkel, el primer ministro del estado de Renania-Palatinado, Malu Dreyer, dijo que el área era «un lugar de horror y destrucción».

El papa Francisco expresó su solidaridad con las regiones afectadas por el desastre. «Que el Señor reciba a los fallecidos y consuele a sus seres queridos, que sostenga los esfuerzos de todos los que están ayudando a quienes han sufrido graves daños», dijo durante un discurso en el Vaticano el domingo.

En Bélgica, el Centro Nacional de Crisis informó el domingo que la situación estaba mejorando gradualmente en todo el país y que las áreas afectadas por las inundaciones están «fuera de peligro inminente». Añadió que la búsqueda de víctimas continúa y que la mayor preocupación en este momento era la falta de agua potable en algunas de las áreas más afectadas. Al menos 31 personas han muerto en el país, según el centro.

«Las operaciones de rescate han concluido, pero las operaciones de búsqueda aún están en curso en varias áreas», dijo el centro en un comunicado.

Las devastadoras inundaciones se produjeron después de que partes de Europa occidental experimentaran niveles históricos de lluvia, con la caída en 24 horas del equivalente a más de un mes de lluvia.

Colonia, en Renania del Norte-Westfalia, registró 154 milímetros de lluvia en 24 horas hasta el jueves por la mañana, que es casi el doble de su promedio mensual para julio de 87 milímetros. En el distrito de Ahrweiler, 207 milímetros de lluvia cayeron en solo nueve horas, según la base de datos europea de clima severo.

Los aguaceros resultaron en inundaciones repentinas extremas, con niveles de agua que aumentaron en cuestión de minutos.

Si bien es demasiado pronto para que los científicos digan qué papel ha desempeñado el cambio climático en la causa de esta inundación en particular, los eventos de lluvia extrema como los que se vieron en Europa occidental esta semana se están volviendo más comunes y más severos.

Sam Kiley, Tomas Etzler, Atika Shubert, Vasco Cotovio, Sarah Dean, Barbara Wojazer, Sharon Braithwaite, Martin Goillandeau y Joseph Ataman de CNN contribuyeron con el reportaje. Ivana Kottasová escribió desde Londres.

Inundaciones

Al menos 194 personas han muerto y cientos más siguen desaparecidas después de que catastróficas inundaciones azotaran grandes extensiones de Europa occidental.
La publicación La magnitud de la destrucción en Europa se revela a medida que el agua disminuye tras las históricas inundaciones apareció primero en CNN.Feedzy